Jet Lag y diabetes Tipo 1, cómo combatir


#1


El jet lag (también conocido como descompensación horaria) es inevitable en la mayoría de casos cuando viajas grandes distancias. Los efectos de los cambios drásticos en el huso horario a menudo pueden arruinar tu viaje si no estás preparado. Tener diabetes Tipo 1 puede empeorar el jet lag y no tener tu rutina de comida y alimentación puede factorizar las respuestas impredecibles del cuerpo.

¡Estas son algunas cosas importantes que debes saber, así como algunas sugerencias y recomendaciones para demostrarle al jet lag quien tiene el control viajando por el mundo!

Planifica con anticipación

Al cambiar huso horario, debes tomar en cuenta que tu reloj interno se lleva aproximadamente un día por cada huso horario para recuperarse. Con varios días de anticipación, comienza a preparar tu cuerpo para el nuevo huso horario ajustando tu hora de dormir una o dos horas antes o después (dependiendo de dónde vas a ir) cada noche.

Excepción: ¡Si vas a hacer un viaje corto de uno o dos días, trata de mantener tu horario lo más posible!

Duerme en el avión

Si es posible, duerme lo más que puedas en los vuelos nocturnos. Hay algunos somníferos que los especialistas del sueño recomiendan como Ambien y Sonata, pero estos medicamentos se deben usar con precaución especialmente para los que tienen diabetes Tipo 1. Si es necesario, siempre debes estar lo suficientemente alerta para monitorear tu nivel de azúcar en la sangre.

¡Si ya salió el sol, ve afuera!

La luz solar es el indicador natural en nuestro sistema para estar despierto. Si tu vuelo llega temprano en la mañana, debes exponerte lo más que puedas a la luz solar en cuanto llegues. ¡Cuando sea hora de dormir, aprovecha esa oscuridad! Apaga las televisiones, computadoras y otros dispositivos. Cualquier tipo de luz te hará estar más alerta. ¡Recuerda que debes evitar hacer siesta! Tu reloj corporal se va a confundir si haces siesta durante el día cuando acabas de llegar.

Come bien

Tu cuerpo es más vulnerable cuando estás viajando. Los cosas que te afectan en casa pueden ser más exageradas cuando viajas. Evita comer alimentos que sean muy desconocidos para tu sistema por lo menos hasta que estés más aclimatado en tu viaje. Debes evitar abundantes cantidades de alcohol que podrían agravar el jet lag e interrumpir los patrones del sueño, y cabe también mencionar que así es más difícil controlar el nivel de azúcar en la sangre.

Debes mantener tu rutina con la diabetes Tipo 1

Por supuesto que las rutinas se descarrilan hasta cierto grado cuando viajas a tierras lejanas ya sea porque pruebes comidas nuevas o porque te canses porque te la pases todo el día explorando. Sin embargo, para evitar anomalías en el nivel de azúcar en la sangre, cuestiones gastrointestinales y fatiga, es una buena idea incluir lo más que sea posible de tu rutina normal; es decir, debes encontrar comidas a las que tu sistema reaccionará favorablemente que ya conoces y cuánta insulina se requiere. Debes asegurarte de descansar cuando lo necesites durante estos días para monitorear tus niveles de glucosa en la sangre, comer un bocadillo, administrarte bolus o sólo para descansar.

Consulta con tu médico antes de tu viaje

¡Siempre consulta con tu endocrinólogo antes de un viaje largo al extranjero! Tal vez sea necesario ajustar tus requerimientos de insulina especialmente si te inyectas. La dosis de Lantus (y otros medicamentos que caducan) puede ser complicada a medida que tu cuerpo se ajusta al huso horario.

Lee más sobre Viajes.


Web-Stat web statistics