¿La diabetes cambia la persona que eres?


#1

(Originalmente publicado en el blog de uno de nuestros participantes en la comunidad en inglés GreatBG.com)

¿Soy diferente ahora? ¿Acaso la diabetes hizo que me convirtiera en una persona distinta a la que era antes?
Para mi, la respuesta es no, pero sí.

Después de todo, la diabetes sí cambió mi relación con la comida. Me ha orillado a hacer cambios importantes en cómo vivo día a día. Me ha puesto en una posición en la que tengo que considerar y tomar en cuenta cosas que antes habría ignorado. Las complicaciones de todo esto han cambiado la forma en la que tengo interacción en mi mundo y con todo el mundo. Por un tiempo me llevó a que la persona extrovertida que era se convirtiera en hermitaño. Y, por algún tiempo robó mi confianza. Pero, no mi determinación.

Así que no, no cambió la forma en la que realmente soy pero me ha tomado algún tiempo darme cuenta. Todas las cosas que se convirtieron en distintas tomaron tiempo en ajustarse. De verdad que pensé que esta condición me había cambiado, pensé que ya no era la persona que antes era.

Pero, a medida que escribo sobre estas experiencias me he dado cuenta de algo. Y esto es el hecho de que sigo siendo yo. Ha sido un gran reto llegar hasta el punto donde pude darme cuenta. Todos estos ajustes que he tenido que realizar no han cambiado mi escencia. Sólo han cambiao la forma en la que “hago” muchas cosas.

Algo similar nos pasa a los demás de forma natural el día que nacemos. Como un bebé y niño pequeño pasamos por muchos cambios que afectan la forma en la que interactuamos con el mundo a nuestro alrededor. Cada etapa de la vida lleva la necesidad de que realicemos ajustes similares. A través de nuestra vida estamos en continua adaptación a nuevas realidades y conocimiento. Es sólo una parte natural de nuestro crecimiento como seres humanos.

Estos cambios se agregan a nuestra estructura, a la de nuestras vidas, y si tenemos suerte con este crecimientoi nuestras vidas se enriquecen. Pero seguimos siendo las mismas personas, con la misma integridad, con la misma alma y personalidad. Realmente, la diabetes es sólo uno de estos cambios en nuestra vida. Puede ser que sea no bienvenida pero en realidad no es tan distinto. Si pensamos en nuestra pubertad tal vez no sea incluso más retadora que esa etapa para algunos de nosotros.

Fue bastante esclarecedor cuando me di cuenta de que me sentía como “yo” otra vez. No me había dado cuenta de lo mucho que me había alejado de la persona que realmente soy. Fue uno de esos momentos cuando sentí que un gran peso me había sido retirado. Ahora, poco a poco me reconstruyo con nuevas realidades. No tengo que pelear mas. Sólo tengo que ser yo.


#2

Muy bueno, me encantó :ok_hand:


#3

A mi tambiéeen está bastante interesante :slight_smile:


#4

Yo no soy diabetica pero tengo prediabetes con HR y si es verdad q algo cambia en tí hasta q te acostumbras y coges d nuevo el ritmo normal. Al principio mucho miedo a salir sola x si se te baja el azúcar en cialquier lugar te cambia los habitos d comida pues solo piensas en comer antes d hacer cualquier cosa para q no se te baje y muy pendiente de pincharte para medirla y te vez cada vez mas deprimida al ver q no consigues volver a ser quien eras .Pero sí poco a poco y con mucha paciensia se puede y es verdad q ya no es lo mismo pero con nuevos habitos y una rutina en alimentacion se consigue y te das cuenta q si eres la misma d antes aunque aya cambiado algo pero con esfuerzo y paciencia se puede . Saludos


Web-Stat web statistics