La diabetes y la salud de la mujer


#1

He encontrado este texto en una página de internet que habla sobre la diabetes y la salud de la mujer segun su edad y etapas de la vida…
Espero que les parezca igual de interesante que a mi…
Muchos besitos a tod@s!!!

La diabetes y la salud de la mujer en las distintas etapas de su vida: una perspectiva de salud pública
La diabetes es un problema de salud serio que puede afectar a la mujer en cualquier momento de su vida. Tiene características especiales en la mujer porque puede afectar la salud de la madre y sus futuros hijos. Debido al incremento de la esperanza de vida de la mujer y el rápido crecimiento de los grupos minoritarios en los EE.UU., continuará aumentando el número de mujeres que corren el riesgo de sufrir de diabetes y sus complicaciones. Esto ejercerá una mayor presión sobre el sistema de atención médica. La diabetes y la salud de la mujer en las distintas etapas de su vida: una perspectiva de salud pública analiza las dificultades y los riesgos planteados por la diabetes en las distintas etapas de la vida de la mujer.

De los 15.7 millones de personas que sufren de diabetes en los Estados Unidos, más de la mitad (8.1 millones) son mujeres. Las minorías raciales y étnicas son las más afectadas por la diabetes tipo 2; la prevalencia de la enfermedad en las mujeres afro-americanas, hispanas, indias americanas y de las islas del Pacífico y Asia es como mínimo de dos a cuatro veces mayor que en las mujeres blancas.
Entre un 90% y un 95% de las mujeres con diabetes sufren de
diabetes tipo 2 (anteriormente denominada diabetes de la edad adulta).
La diabetes tipo 2 suele aparecer después de los 40 años de edad y se manifiesta cuando las células del organismo se hacen resistentes a la insulina. La insulina es una hormona segregada por el páncreas que permite que la glucosa (azúcar) ingrese a las células del organismo y sea transformada en energía. La diabetes tipo 1 (antiguamente denominada diabetes juvenil) se manifiesta cuando el páncreas produce poca o ninguna insulina.
El riesgo de enfermedades cardiacas, la complicación más común de la diabetes, es más elevado en la mujer que en el hombre. Entre las personas con diabetes que han sufrido un ataque al corazón, las mujeres tienen tasas de supervivencia más bajas y menor calidad de vida que los hombres.
Los niños expuestos a la diabetes en el vientre materno tienen una mayor probabilidad de ser obesos durante la infancia y la adolescencia y de sufrir de diabetes tipo 2 posteriormente.
Las mujeres con diabetes tienen una menor esperanza de vida que las que no sufren de esta enfermedad, y corren un mayor riesgo de perder la vista a causa de la diabetes que los hombres.
Las barreras económicas, sociales y políticas a veces impiden a las mujeres con diabetes beneficiarse de un tratamiento de calidad y dificultan su acceso a la atención médica.
Los problemas económicos y sociales dejarán a muchas mujeres de edad avanzada que sufren de diabetes en una vida de soledad y pobreza. La pobreza también es una mayor preocupación para las mujeres en edad fértil que sufren de diabetes.
Todos los segmentos de la sociedad, públicos y privados, tienen una función que desempeñar para enfrentar los problemas de salud pública asociados a la reducción del impacto de la diabetes en la mujer.


La adolescencia (10 a 17 años)
La mayor parte de los adolescentes entre los 10 y 19 años que sufren de diabetes padecen el tipo 1, una forma autoinmune de la enfermedad en la que el páncreas produce poca o ninguna insulina. Al no haber insulina, la grasa y el azúcar permanecen en la sangre y a la larga causan daños a órganos vitales.
En el caso de las adolescentes que sufren de diabetes tipo 1, complicaciones agudas como la cetoacidosis (acumulación de ácidos en la sangre) o hipoglucemia (nivel muy bajo de glucosa en la sangre) son más comunes que las complicaciones crónicas.
La tasa de mortalidad en las jóvenes que sufren de diabetes tipo 1 es casi cinco veces mayor que la de la población general de mujeres jóvenes de 10 a 17 años de edad.
Alrededor de 61,500 jóvenes menores de 20 años de edad sufren de diabetes tipo 1; 92% son blancas, 4% afro-americanas y 4% hispanas o estadounidenses de origen asiático.
Al alcanzar los 20 años, entre un 40% y un 60% de las personas con diabetes padecen de retinopatía, una enfermedad de los ojos típica de la diabetes. La retinopatía puede causar ceguera si no es tratada. El riesgo de sufrir de retinopatía proliferativa, la forma más grave de la enfermedad, es más elevado en el caso de las adolescentes.
Las evidencias disponibles actualmente parecen indicar que los casos de trastornos alimenticios podrían ser mucho más altos entre las jóvenes que sufren de diabetes tipo 1 que entre las jóvenes de la población en general.
La incidencia de la diabetes tipo 2 parece estar aumentando entre los jóvenes de cualquier sexo, especialmente en algunas minorías étnicas y raciales. La diabetes tipo 2, antiguamente denominada diabetes de la edad adulta, suele aparecer después de los 40 años de edad. A diferencia del tipo 1, la diabetes tipo 2 está vinculada a la obesidad y a la falta de actividad física y se presenta cuando el organismo pierde la capacidad de utilizar la insulina. Las complicaciones de la diabetes tipo 2 son muy similares a las del tipo 1.
El aumento de la obesidad entre las adolescentes puede que haya contribuido a la multiplicación por diez del número de casos de adolescentes afectadas por diabetes tipo 2 en la década de los noventa.
Los cambios físicos y mentales de la pubertad hacen más difícil tratar y controlar la diabetes.


La edad reproductiva (18 a 44 años)
Las tasas de diabetes aumentaron en un 70% entre las mujeres de 30 a 39 años de edad entre 1990 y 1998.
La tasa de mortalidad entre las mujeres con diabetes de 25 a 44 años es tres veces más alta que entre aquellas que no sufren esta enfermedad.
Cerca de 1.85 millones de mujeres en edad reproductiva (18 a 44 años) padecen de diabetes; cerca de 500,000 de ellas no saben que tienen la enfermedad. Las mujeres pertenecientes a minorías raciales y étnicas tienen una probabilidad de dos a tres veces más alta de sufrir de diabetes tipo 2 que las blancas no hispanas.
La diabetes tipo 2 es responsable de la mayoría de los casos de la enfermedad identificados durante esta etapa de la vida. En la mayoría de las mujeres que sufren de diabetes tipo 1, la enfermedad fue diagnosticada durante la infancia o adolescencia.
Las mujeres en edad reproductiva que sufren de diabetes tipo 2 tienen menos años de estudios, ingresos más bajos y es mucho más probable que estén desempleadas en comparación con aquellas que no sufren la enfermedad.
Entre el 2.5% y el 4% de las mujeres estadounidenses sufren de diabetes gestacional durante el embarazo. Este tipo de diabetes es el resultado de la resistencia del organismo a la acción de la insulina. Esta resistencia durante el embarazo es causada por hormonas producidas en la placenta.
La diabetes gestacional generalmente desaparece después de dar a luz, pero las mujeres que han sufrido diabetes gestacional tienen un riesgo de hasta el 45% de que la enfermedad vuelva a aparecer en el embarazo siguiente y un riesgo de hasta el 63% de sufrir de diabetes tipo 2 posteriormente.
Aunque las mujeres embarazadas que sufren de diabetes pueden tener, y de hecho tienen, embarazos sanos y dan a luz sin problemas, presentan un mayor riesgo de complicaciones tales como preeclampsia (una condición tóxica en la etapa final del embarazo que produce un aumento súbito de la presión sanguínea, aumento de peso e hinchazón), cesáreas e infecciones.
Un número creciente de mujeres, especialmente mujeres no blancas, tienen riesgos de sufrir complicaciones durante el embarazo a causa de la diabetes. Las indias americanas presentan tasas de diabetes gestacional muy superiores al promedio nacional. Por ejemplo, la prevalencia de esta enfermedad en las madres indias zunis es de 15.1% y de 10.4% entre las indias de la tribu Navajo de 30 a 39 años de edad.


La mediana edad (45 a 64 años)
Se calcula que para el año 2010, el número de mujeres de mediana edad (45 a 64 años) habrá pasado de aproximadamente 27 millones a 41 millones. Las mujeres en esta etapa de la vida son más vulnerables a enfermedades crónicas importantes como la diabetes.
Casi todas las mujeres con diabetes de 45 a 64 años de edad sufren de diabetes tipo 2.
En el caso de las mujeres de mediana edad, la diabetes tipo 2 es por lo menos dos veces más común en las no blancas que en las blancas. En el caso de las mujeres de 50 a 59 años de edad, la prevalencia es de un 23% entre las afro-americanas, un 24% entre las méxico-americanas y un 9.7%entre las blancas.
La tasa de prevalencia entre las mujeres de 45 a 55 años fue inferior al 2% en la década de 1960, pero aumentó sin interrupción en las décadas de 1980 y 1990. A principios de la década de 1990, la tasa general fue de un 6% entre las mujeres de 45 a 64 años de edad.
La diabetes es una causa principal de mortalidad entre las mujeres estadounidenses de mediana edad. A continuación se señalan las tasas correspondientes a 1996: quinta causa entre las mujeres blancas, cuarta entre las afro-americanas e indias americanas, y tercera entre las hispanas de 45 a 64 años de edad.
Las enfermedades coronarias son una causa principal de trastornos entre las mujeres con diabetes de mediana edad. Las tasas son de tres a siete veces más altas entre las mujeres con diabetes de 45 a 64 años de edad que entre aquellas que no sufren esta enfermedad.
En general, las mujeres de mediana edad que sufren de diabetes tipo 2 tienen menos años de estudios, ingresos más bajos y es muy probable que no estén empleadas en comparación con aquellas que no tienen la enfermedad.
Más de la mitad de las mujeres de 45 a 64 años de edad con diabetes tienen un ingreso familiar anual de menos de $20,000, y el 28.5%, de menos de $10,000, comparado con el 30.5% y el 11.3%, respectivamente, entre las mujeres que no tienen diabetes.
Las mujeres de mediana edad que sufren de diabetes tipo 2 tienen menos probabilidades de estar casadas que las que no tienen la enfermedad (58.3% las primeras, 72.2% las segundas); más probabilidades de quedar viudas (15.6% y 9.4%, respectivamente); o divorciadas o separadas (19.3% y 14.5%, respectivamente).
Las indias americanas son particularmente vulnerables a la diabetes. Un estudio determinó que un 70% de las indias pimas de 45 a 64 años de edad padecen de diabetes. Se estima que un 41% de las mujeres de la tribu Navajo en el mismo grupo de edad sufre de esta enfermedad.


La edad avanzada (65 años o más)
Se calcula que el número de mujeres de 65 años de edad o más pase de aproximadamente 20 millones en 1995 a 23 millones en 2010. Debido a que las mujeres viven en promedio unos 7 años más que los hombres, el número de mujeres en edad avanzada es casi el doble que el de los hombres del mismo grupo de edad, por lo tanto, el número de mujeres en edad avanzada que sufren de diabetes es mayor que el número de hombres de la misma edad con diabetes en los Estados Unidos.
Alrededor de 4.5 millones de mujeres de 60 años de edad o más padecen de diabetes, y una cuarta parte, 1.2 millones, no lo sabe. La mayor parte de las mujeres en edad avanzada que sufren de diabetes tienen el tipo 2 de la enfermedad.
Entre 1980 y 1994, el número de nuevos casos reconocidos de diabetes en las mujeres de 65 años de edad o más aumentó de 97,000 a 181,000 (45.7%).
Las mujeres tienen el doble de probabilidad que los hombres de vivir en condiciones de pobreza al alcanzar los 65 años. Casi la mitad (47.7%) de las mujeres en edad avanzada con diabetes tienen ingresos anuales de menos de $10,00, en comparación con el 31% entre aquellas que no tienen diabetes.
La diabetes es una de las principales causas subyacentes de mortalidad en las mujeres de 65 años de edad o más. La tasa de mortalidad por diabetes aumenta con la edad. Las mujeres de raza afro-americana en edad avanzada tienen una tasa de mortalidad por diabetes dos veces más alta que las blancas, y las mujeres méxico-americanas en edad avanzada tienen una tasa casi cuatro veces más alta.
Entre las mujeres de 60 a 74 años de edad, un 33% de las afro-americanas o méxico-americanas padecen del tipo 2, en comparación con un 16% de las blancas. Un 32% de las indias americanas mayores de 65 años de edad padece de diabetes.
La edad avanzada y la diabetes producen una mayor incidencia de complicaciones tales como enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, trastornos renales y ceguera. Las mujeres en edad avanzada tienen un riesgo particularmente alto de padecer de trastornos cardíacos, problemas de la vista (cataratas y glaucoma), hiperglucemia (nivel extremadamente elevado de azúcar en la sangre) o hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en la sangre) y depresión.
La obesidad, el aumento de peso y la falta de actividad física son los principales factores de riesgo de la diabetes tipo 2 entre las mujeres. En el caso de las personas de 65 años de edad o más que padecen de diabetes, el 70.4% de las mujeres tienen un peso 20% superior al deseado, en comparación con el 38.2% de los hombres, y el 25% son obesas (un peso 50% superior al peso deseado).


#2

Interesantísimo el artí■■■■. Muy informativo.
Pero, más allá de ser considerados solo datos estadísticos y numéricos, más allá de la clasificación realizada por medio de las razas, el sexo o la edad de los enfermos diabéticos, es fundamental que nos reconozcamos y que nos reconozcan como SERES HUMANOS. Teniendo en cuenta esta general clasificación, con las particularidades de cada ser humano diabético lo importante es saber qué se puede hacer para solucionar los problemas que acarrea el padecimiento de la enfermedad en el corto, mediano y largo palzo. Qué hacemos cada uno, qué exigimos al Estado, a los seguros sociales, a la ciencia, a las empresas farmacéuticas, … a la sociedad en general… en fin…
Este sitio refleja la gran solidaridad existente en cada miembro para con los de más, uniedo gente de distintos países y continentes. Esto pareciera ser el comienzo de un gran cambio. Pero queda para la reflexión el hecho de que en cada lugar los beneficios y el acceso a la medicación son diferentes. ¿Acaso los derechos humanos no son los mismos? ¿a quién recurrimos para que se cumplan nuestros derechos?
Pienso que una adecuada educación, la solidaridad, la voluntad y la lucha permanente de quienes padecemos la enfermedad pueden hacer variar esos datos estadísticos escalofriantes.
Un gran abrazo a todos…


#3

En linea con el tema de la diabetes y las mujeres, aprovecho para mencionar que en la comunidad tenemos un grupo (privado) llamado “Diabees y Sexualidad (Mujeres)” creado para ofrecer a las damas un espacio seguro donde conversar acerca del tema:
http://estudiabetes.com/group/diabetesysexualidadmujeres


Web-Stat web statistics