La importancia de nuestro peso corporal y su relación con la diabetes tipo 2


#1

Con mucha frecuencia leemos que el estilo de vida ayudará a prevenir la diabetes tipo 2. Esto es cierto “a medias” ya que nuestro estilo de vida y específicamente nuestro peso NO es lo único que determina si viviremos o no con diabetes tipo 2. No será posible, en todos los casos prevenir la diabetes tipo 2 y por eso algunos programas instaurados por algunos gobiernos no funcional “del todo”. Chécate, muévete, mídete suena interesante y sin duda nos invita a un estilo de vida mucho más saludable pero, no siempre será posible prevenir la diabetes tipo 2.

Los factores de riesgo podemos dividirlos en:
a) modificables
b) no modificables

En la primera categoría verás que se encuentra justamente nuestro estilo de vida y con estilo de vida no nos referimos exclusivamente a alcanzar un peso saludable sino a alimentarnos sanamente, hacer ejercicio, no fumar y esas otras cosas.

En la segunda categoría encontramos nuestra raza, nuestra genética y factores hereditarios que por mucho que quisiéramos no podremos modificar.

Es así como no siempre será posible prevenir la diabetes tipo 2. Pero, independientemente de eso, el peso de nuestro cuerpo juega un rol importante en nuestra salud en general.

Platiquemos un poco al respecto.

Hay muchas formas de medición que se usan para evaluar el exceso de peso de una persona; sin embargo, el método más comúnmente usado es calcular el índice de masa corporal (IMC). El IMC es un número que se calcula dividiendo el peso de una persona en kilogramos por su altura en metros. El IMC es una herramienta útil usada para determinar el nivel de exceso de peso de una persona. Puedes calcular el tuyo visitando este tema.

Cuando una persona con predisposición a la diabetes tiene exceso de peso, las células en el cuerpo se vuelven menos sensibles a la insulina que se libera del páncreas. Hay cierta evidencia de que las células grasas son más resistentes a la insulina que las células musculares. Las personas con diabetes tipo 2 que hacen ejercicio parecen reducir la severidad de la resistencia a la insulina porque los músculos que se ejercitan usan el azúcar extra que se encuentra en la sangre; por lo tanto, el cuerpo no secreta insulina y el azúcar ya no se desvía a las células con exceso de grasas. Esta es una de las muhcas razones por las que creemos en EsTuDiabetes que el ejercicio debe ser siempre prescrito.

El riesgo mayor de problemas de salud resulta no sólo del peso de una persona, sino también de dónde las personas acumulan más peso en el cuerpo. Las personas con más peso alrededor de la cintura (forma de manzana) son más propensas a tener problemas relacionados a la obesidad que alguien que tiene más peso en la cadera y los muslos (forma de pera). La obesidad y la obesidad severa aumentan significativamente el riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2, ciertos tipos de cáncer, apnea del sueño, osteoartritis y mucho más.

Podemos decir que entre más peso en exceso tengamos, más resistentes se vuelven los músculos y los tejidos a su propia insulina.

Ahora, sobre el sedentarismo

Las células musculares tienen más receptores de insulina que las células grasas, de manera que una persona puede reducir la resistencia a la insulina con ejercicio. Realizar más actividad física también reduce los niveles de glucosa en la sangre y contribuye a que la insulina sea más efectiva. ¿Osea no necesitamos más razones o si?

Esperamos tus comentarios, ayúdanos compartiendo la información que traemos para ti para que los mensajes lleguen lejos.


Web-Stat web statistics