La rebeldía del adolescente con diabetes


#1

Los adolescentes o jóvenes, en una edad en que están llenos de vigor y esperanza, nunca esperarían tener diabetes, una enfermedad asociada, por lo común, con gente de mayor edad. A menudo la gente joven es valiente y suele enfrentar la adversidad con ánimo sereno, especialmente cuando ésta se abate de improviso, pero no está preparada para soportar algo “para siempre”.
Para esto conviene entender las diferentes concepciones que poseen los chicos y los adultos acerca del tiempo y tratar de ubicarnos en la perspectiva que los adolescentes puedan tener.

Actitud de los padres

En el tema que nos ocupa tiene una capital importancia la actitud de los padres del adolecente con diabetes y esta actitud está profundamente influida por la menor o mayor aceptación que hayan hecho de la enfermedad de su hijo. A ellos también suele resultarles más fácil enfrentarse al reto de una enfermedad aguda, que superar la intrusión de una enfermedad para la cual no hay todavía cura.
Cuanto menos elaborada se encuentre esta situación, de menos tolerancia podrán disponer los padres frente a su hijo y menos aún lo comprenderán a pesar que sea el propio hijo el directamente afectado.
Y si las complejidades propias del cuidado y tratamiento, los aplastan y los asustan, es muy raro que puedan actuar con calma y serenidad en esta cuestión y que los chicos no perciban la angustia paterna. Es bueno aclarar que la ansiedad no sólo la transmiten las palabras (porque a veces los padres callan) sino y especialmente otros mecanismos más sutiles -gestos o actitudes reveladoras- que son fácilmente decodificadas y percibidas por los hijos.

Los jóvenes

Veamos, sumariamente, que les pasa a los jóvenes. Como a todas las personas de su edad se sienten golpeados por los cambios que se presentan desde la pubertad en adelante y por la desubicación que se expresa en el área corporal, afectiva y social, característica de este periodo.
Antes que tener diabetes, estos chicos son adolescentes, vale decir, seres cambiantes, cuyo mundo repentinamente complejizado los desorienta y ante el cual reaccionan, paradójicamente, con una falsa seguridad despectiva o mordaz, en ocasiones que no hace más que ocultar profundo miedo e inseguridad.
Dado que el mundo de los adolescente se tambalea permanentemente sus actitudes son el reflejo de ese constante vaivén.
Ahora bien, ¿Cómo armonizar con esta inestabilidad los cuidados esmerados y continuos que una persona con diabetes debe cumplir?, y ¿cómo no afligirse o preocuparse si los chicos transgreden?

De lo que veíamos del mundo adolescente resulta casi obvio pensar que transgresiones ha de haber y que de la conducta de los padres ante ellas dependerá que ellas se conviertan en transitorias o no. La situación se acentúa cuando los padres suponen que esto es algo que los chicos les hacen a ellos. Y en realidad el joven con diabetes debe aprender desde muy temprano, a cuidarse no para agradar a nadie, sus padres o a su médico, por ejemplo sino para él, para cuidar por sí mismo de su propia salud.

Si las cosas no se encaran bien dentro de la familia, la diabetes puede convertirse en un gran resonador de la adolescencia y en la excusa adecuada para sintetizar dificultades que no tienen que ver con ella.
Importancia del grupo
Otro fenómeno característico de este período evolutivo es la importancia que adquieren otras personas y grupos -fuera de los familiares- para el adolescente. El lugar privilegiado que antes tuvieron los padres en el espíritu del chico, ahora es ocupado por los amigos a quienes hay que parecerse lo más posible.
Para ser estimado y valorado es preciso ser y hacer lo que el grupo es y hace, esto explica la búsqueda de la aprobación del grupo y la huida del individualismo. Cualquier elemento extraño al estilo de vida usual (la alimentación o las pruebas de sangre, por ejemplo) pueden ser muy odiosas y exponer a los jóvenes al sentimiento de estar “fuera”. Por ello suelen aparecer o intensificarse depresiones más o menos intensas.
Es muy común así que algunos adolescentes se cuiden a los doce, trece, o catorce años y a los quince, repentinamente, tiren la toalla y esperen que otro la recoja.

Los padres suelen tomar las cosas como definitivas (si no se cuida hoy no lo hará ya nunca más) y “se enganchan” en peleas -ignorando que los hijos tienen más interés en el propio cuidado que el que dejan traslucir- que llevan a fijar la situación convirtiendo a la diabetes en el campo de batalla de otra cuestión: los intentos crecientes, dificultosos y a menudo equivocados de los adolescentes por adquirir independencia y desprenderse de la tutela paterna.
No olvidemos también que a todos los padres les asusta “soltar” a sus hijos y que la enfermedad pueda constituir también una excusa para ellos.
No se pueden dar reglas generales ni sugerir conductas apropiadas: cada ser humano es único e irrepetible, cada familia tiene características que le son exclusivas: pero sí debemos decir que la diabetes es una contingencia más en la vida de un individuo, no la cusa que lo explica todo. Suponer esto entraña el riesto de llegar a la paradoja de que la enfermedad se vuelva indispensable a nivel psicológico.-

FRANCISCO CARLOS BARAN

PD: SALUDOS CORDIALES PARA TODOS USTEDES, ESTOY ABIERTO A TODA PREGUNTA O INQUIETUD Y GRACIAS POR ESTE ESPACIO EN ESTA PRESTIGIOSA PÁGINA DE INERNET.


#2

#3

En miadolesencia era bastante rebelde, no tomaba ni queria tomar conciencia, despues al ir creciendo y ver que mi familia se preocupaba, empeze a educarme, aprender, y todo lo que se relaciona, pero, cuando llevas una enfermedad, siempre tenes una resistencia, no se si en realidad se asimila o en mi caso un 100%, rebelde? bueno hay veces que retraso el monitoreo, alguna que otra la salto, pero al final del dia me medi las veces que necesitaba. En mi caso, donde le pongo un poco de rebeldia es al momento de hacerme una glucemia, son 5 segundos, pero pesa un poco, hace años que vengo informandome, haciendo pruebas, cuestionado, opinando, dando ideas, para que la diabetes sea menos complicada, claro que he tenido errores, pero ser rebelde no sirve para nada.
Si soy rebelede para aplicarme, puedo tener una hiperglucemia y terminar en el hospital.
Si soy rebelde para monitorearme, puedo tener una hipoglucemia severa.

No hay nada mejor que saber lo que uno tiene, aprender, educarse, educar a quien lo precise.

Saludos


#4

Sr Fco.C.Baran !! su nota ha sido para mi de mucha significancia, dado que es, justamente en un 100x100 mi (nuestro) caso familiar. Teniendo ya dos hijos casados y ya padres tb, nuestro “pequeno principe” de 23 años, fue diagnosticado tipo 1 en diciembre del 2007.
Pese a ser una flia. ordenada, encaminada, con un nivel social e intelectual medio + ; el mundo se nos derrumbo, asi de como lo expreso, se derrumbo.
Conocia bastante bien los " variados , y complicados componentes" de esta enfermedad, ya que en mi flia de adolecente habia varios casos, abuela, tia, mi mama, y mi hermana, y…genetica es genetica; no tome jamas en cuenta que esto podria pasarle a uno de mis hijos, pero !!! aqui estamos, y…o, te enfrentas o te derrumbas.
Tal cual lo expresa en su comentario, paso en nuestra casa, de un dia al otro, TODO, TODO cambio
A sus 23 años, lleno de vida sana, sin privaciones y clasico ejemplo de esa juventud, que el mundo es chico para oponerse a sus deseos, mi hijo cayo en un pozo muy hondo, y nosotros, mi esposa y yo ( 35 años) de matrimonio, en vez de tirarle la zoga para rescatarlo del pozo, nos tiramos junto con el, en su duelo, en su dolor, en su desolacion, en ese “repentino odio” hacia todo, hacia todos, hacia la vida. Hemos pasado meses de infierno, ya que al no querer el, aceptarnos como socios, tampoco a pesar de nuestra capacidad tuvimos vision para intentar ayuda externa, y pagamos un precio muy alto, en tristesa, en noches sin dormir, en no poder concentrarnos en nada que no fuera la diabetes, y ahi estuvo el error. Hoy , 10 mese despues, comenzamos a trepar ese pozo hacia la luz otra vez. Los primeros meses fue imposible que se inyectara insulina, si se cuidaba con las comidas; penso que era un tratamiento, y hoy ya entiende que es un sistema de vida; hace solo un mes comenzo a medir diariamente y con conducta su glucosa; todavia, no acepta el ir cada 3 mese a examenes reglamentarios, no toma alchol, fuma muchisimo menos, pedio 15 kilos de su peso, y no hacia falta que los bajara. Como bien lo expresa ud. tarde comprendimos que con los ojos, actos, gestos, podemos hacer mas daño que con palablas. El camino hacia la “normalidad” es largo todavia, pero ya estamos en el. Esta tratado por un gran endocrinologo que a su vez es tb diabetico desde los 7 años, y tiene su influencia, tb por una doctora de gran capacidad y paciencia.
En resumidas cuentas Sr Baran. su nota tendria que ser entregada por los medicos a todo padre , que lamentablente debe enfrentarse con este, nada facil examen de la vida.
Con respeto y admiracion lo saluda muy atte. Enrique Stamler.


#5

Sr. Enrique, me empapa en lágrimas su atenta nota!!!. Le agradezco responder a esta inquietud sincera y que se atreba “Compartir” en esta comunidad aquellos momentos familiares que hicieron padecer sinsabores, angustia y dolor en su amada familia.
Mi experiencia de veterano diabético, puesto que llevo 22 años de enfermedad con 30 de vida, me dicta que cuanto más intrincados son los caminos, mayor debe de ser nuestro ímpetu para batallar con denuedo este camino lleno de sorpresas y caminos por recorrer.
Renuevo mis votos y le hago llegar mi más cálido mje de amor, paz y prosperidad para su hermosa familia poniéndome a su entera disposición para lo que estime corresponder.-

Atte. Francisco Carlos Baran


#6

GRACIAS !!! Fransisco; quiera DI"S y pronto, todas esas experiencias y estudios que se realizan con intensidad, den el resultado, tan esperado. Mientras tanto seguiremos aprovechando, los logros de la ciencia (merecedores de elogios y agradecimientos) hasta ahora, y la experiencia ( elemento muy importante) de aquellas personas( como tu), que ya han recorrido, sin duda, con alti-bajos, gran trayecto de ese camino , que no es facil, pero si posible.
Suerte y gracias por tu amabilidad, seguramente la dinamica de esta interesante web, ya nos volvera a cruzar en algun dialogo
Con afecto te saluda Enrique. enristam@yahoo.com


#7

tengo 19 años aun no estoy controlada y no lo he hecho, no por rebeldia o hacer sufrir a mi madre, en lo unico que pienso es en saciar mi placer por los dulces, chocolates y helados, me fascinan y cuando se me viene a la mente que quiero uno, siempre consigo comer lo que deseaba, despues me siento culpable. pero siento que es una adiccion, el dulce es como una droga.


#8

en cuanto a las inyecciones no tengo problema ni miedos con las jeringas, no tengo tiras por que son muy costosas, lo bueno es que mañana ya tengo cita medica con un medico internista, para que me las formule ya que en la EPS por medio de una tutela me las tienen que dar.


#9

HOLA, ME ENCANTO TU TEMA ESTA PADRISIMO Y DE GRAN IMPORTANCIA

QUISIERA COMPARTIR MI EXPERIENCIA, AMI ME DIAGNOSTICARON A LOS 18 AÑOS, Y EN REALIDAD FUE MUY DIFICIL ADAPTARME A LA NUEVA VIDA, A DECIR VERDAD HASTA HACE UNOS CUANTOS MESES ENTENDI QUE ERA DE VITAL IMPORTANCIA CUIDARME Y LLEVAR UN CONTROL, MI PADRE FALLECIO EN DICIEMBRE DE 2007 POR COMPLICACIONES DE NUESTRA ENFERMEDAD (INSUFICIENCIA RENAL), Y PARA MI FUE COMO UN BALDE DE AGUA FRIA, PUES SOLO TENIA 52 AÑOS.
DURANTE 5 AÑOS YO NO ME CUIDE PARA NADA, TOMABA, COMIA TODO LO QUE SE ME PONIA ENFRENTE Y NO ME IMPORTABA NAD, PESE A SER ESTUDIANTE DE MEDICINA, NO TOMABA CONCIENCIA DE LA REALIDAD, HOY SE QUE DEBO DE MANTENER UN ADECUADO CONTROL DE MI GLUCEMIA, ME ESTA COSTANDO MUCHO LOGRARLO, A PESAR DE LAS DIETAS, EJERCICIO, NO HEMOS ENCONTRADO EL ADECUADO TRATAMIENTO FARMACOLOGICO QUE ME MANTENGA ESTABLE, HE PROBADO LA INSULINA NPH Y RAPIDA, ASI COMO LA GLARGINA, Y OTROS HIPOGLUCEMIANTES ORALES, PERO CON NINGUNO HE TENIDO EL RESULTADO ESPERADO, ES QUISAS POR EL TIEMPO QUE DEJE PERDER O POR QUE COMO DICE MI MEDICO TU ORGANISMO SE ADAPTO A MANEJAR CIFRAS DE 300 mg/dl, NO LO SE, SOLO ESPERO QUE PRONTO ME PUEDA REESTABLECER.

SOLO QUIERO DEJARLES UN PEQUEÑO CONSEJO A AQUELLOS PORTADORES DE DMI, CUIDENSE, LO QUE NOS DICEN ES POR NUESTRO BIEN, YO LO ENTEND A TIEMPO, PUES AUN NO PRESENTO COMPLICACIONES.
Y A LOS PADRES, NO EXAGEREN EN LA FORMA DE TRATAR A SUS HIJOS, ES QUISAS POR ESO QUE NO LES HACEMOS CASO, LA REBELDIA ESTA A FLOR DE PIEL.
GRACIAS


#10

Daniela, tu pertenecez a esa afortunada generacion que cuando lleguen a la edad 30 a 35 , podran decir, si, yo tb TUBE !!! diabetes cuando era adolecente, y justamente, el saber que, la solucion llegara, es lo que debe darte, fuerza, inteligencia, y paciencia, para mantener una vida disiplinada y controlada. Aquellos que no logran o tal vez no pueden controlar , los parametros fundamentales en el vivir con diabetes, estaran contentos cuando llegue el momento tan esperado de la solucion, pero , cabe la gran posibilidad que a esa altura , ya el deterioro del descuido sea irrevercible; por eso Daniela se furte, conciente y en especial tolerante, en especial con tu Flia. si te llaman la atencion en algo, y esto tb es para Angel M.; ser padres es un oficio muy antiguo, y a pesar de los tiempos , internet y multimedia, todavia nadies hizo un manual de intrucciones al respecto; querais o no, y a pesar de que son uds. los que se privan de comer , los que tienen que pincharse, los que sienten el malestar del hipo y el mal humor de la subida de nivel, los padres somos vuestros socios, por que los hijos son lo unico y masimportante que una persona tiene.


#11

Hola,os voy a contar mi caso. tengo dos hijos un chico de 23 años y una chica de 16 , de dos relaciones . El padre de mi hijo es diabetico , debuto con 30 años, cuando le diagnosticaron la diabetes a mi hija mis oidos no daban credito a lo que oian , pues pense que era una equivocacion. Durante 23 años he vivido pendiente de mi hijo con relacion a la diabetes, no le dejaba comer muchos dulce, le regañaba , cuando iba a casa de su padre le pedia que le hiciera la prueba, conclusion era una obsesion total. Asi que cuando ingrese a mi hija no lo podia creer, todos estos años pendiente de uno sin pensar que esto es algo que le podia pasar a cualquier persona Y lo gracioso es que se lo detecto mi hijo. el fue el que me dijo que le hiciera la prueba a su hermana ,que tenia los sintomas de la diabetes. Al principio cuando estaba ingresada , se lo tomo muy bien , incluso le pedia a los enfermeros que la enseñaran a pincharse con el boligrafo, si antes aprendia , antes salia. El problema vino despues al llegar a casa, a ella le dan mucho miedos las agujas y no queria pincharse, se lo hacia yo , lloraba , me tiraba los boligrafos contra la pared, hasta que decidi llevarla al psicologo de la asociacion de diabeticos , el nos ayudo bastante , nos dijo que ella tenia que pasar por una series de fases y que poco a poco las iria superando. Se que al dia de hoy nos queda mucho camino , solo hace 9 meses que debuto , ingreso con una glicosilada de 10.50, al dia de hoy la tiene en 5.80, estoy muy orgullosa de ella, pues todos los dia me demuestra su entereza, se ha vuelto muy responsable, a finales del curso pasado habia suspendido 7 asignaturas , por tanta perdida de clase , pensamos que tendria que repetir curso , y no, ha superado todos sus examenes en septiembre, y ha comenzado 1º de bachiller , esta feliz , y contenta , algunos dias tiene agun bajoncito, pero aqui estamos todos para levantarla , pues tiene una familia que la quiere con locura , aunque por dentro estemos rotos. Se llama DULCE Mª y nos ha dado una leccion a todos.


#12

yo debute a los 12 años y tuve un par de años muy bien despues ya se me escapo las diabetes de las manos y he de reconocer que tuve un par de años macabros para mi salud, mi familia y para mi!! por suerte recapacite y todo eso quedo atrás como una pesadilla, pero hay edades en las que no comprondes porque te toco a ti? y por más que te digan no entran en tu cabeza nos damos cuenta cuando ya lo hemos superado!
un besazo


#13

Daniela, yo tengo una hija de 14 años, y siempre le repito lo mismo que te acaba de decir Enrique: De aquí a unos años, la Diabetes no será más que un recuerdo y una experiencia de vida para ustedes las jóvenes de hoy; de allí la importancia de que te cuides mucho para que tu cuerpo esté en las mejores condiciones posibles cuando llegue esa cura que tarde o temprano va a llegar. Yo sé que no es fácil, ya que todos los días le repito a mi hija que tiene que ser más responsable con su condición; ella ya está mas grande y yo no puedo estar encima de ella todo el tiempo para estar segura de que está haciendo lo correcto. Tampoco me gusta asustarla con las consecuencias de un mal control, pero lamentablemente esa es la realidad. Cuídate mucho, para darle largas a esas complicaciones relacionadas con la diabetes. Apóyate en tus padres y tus amigos, y si quieres, aquí también estamos todos nosotros en esta comunidad dispuestos a ayudarte para hacerte la vida más llevadera. Yo sé que los pinchazos son un fastidio, mi hija me lo dice cada vez que puede y si algo me va a dejar a mí esta diabetes que tiene ella es una paciencia infinita, porque hay que tener mucha paciencia para poder seguir andando con ustedes los hijos este camino “no tan dulce” que Dios nos mandó a todos los que de una u otra manera estamos afectados por la diabetes.

Cariños y mucho ánimo.


#14

gracias por tu comentario, la s verdades que estas diciendo en este comentario me llegaron. yo tengo mi hija de 15 años con diabetes y por ahi se nos hace dificil sobrellevar algunas situaciones .es mas de todo como vos decis nos cuesta soltarle la mano creyendo que todo depende de nosotro, creo que es que nos cuesta ver que se esta haciendo cada vez mas independiente y nosotros debemos acompañar y guiar pero ella debe tomar sus decisiones.
gracias. un besote enorme.gaby


#15

Gaby no meresco las gracias solo deje mi opinión para lo que necesites aqui estare, suerte y ánimo con tu hija, ojala salga todo bien.
un besazo


#16

ESTIMADO ANGEL: TU APORTE SINCERO ES DE GRAN IMPORTANCIA PARA TODOS LOS HERMANOS DE ESTA GRAN FAMILIA. GRACIAS. HONESTAMENTE ES EMOCIONANTE VER QUE MI HUMILDE AMBICIÓN HECHA AQUÍ UN FRUTO: EL DE MOTIVARLOS A PARTICIPAR Y, POR CONSIGUIENTE, A INTERACTUAR.
TE DOY NUEVAMENTE LAS GRACIAS Y TE ENVÍO UN CORDIAL SALUDO.

Atte. FRANCISCO CARLOS BARAN


#17

yo tengo 14 años,hace unos dias empeze a tener conciencia de que tengo que empezar a cuidarme nuevamente…hace unos meses atras no me importaba nada ni nadie, hacia lo que yo queria.
no me daba cuenta de que mi familia y mis amigas se preocupaban por mi, encima yo les discutia, lo unico que yo queria era que no me molestaran… sin darme cuenta de que la que estaba lastimando a los demas era yo, ademas de estarme lastimando yo misma.
desp de asistir a una reunion sobre diabetes tome mas conciencia… y ahora estoy empezando a hacer los controles y todo lo que tenga que ver con esto ya sean las insulinas,etc


#18

Laiih !! sos digna de admiracion por tu inteligencia y tu madurez al respecto. Teniendo concienciencia de lo que tenes que hacer y lo que no!! tenes que hacer, estas aportando justamente lo nesario para que tu joven vida siga trasncurriendo con la esperanza, sueños y programas que debe tener una persona de tu edad. El cuidarte es lo que tu futuro nesecita para ser una chica alegre, sin complicaciones , y en especial dandole a tu Flia. y amigos esa tranquilidad y alegria que se merecen por ser las personas que te rodean, te protegen y te aman. El camino que elejiste, a pesar de que pueda tener avecez , baches, alti-bajos, y subidas dificiles, es el unico que te conducira a un destino , en cual puedas proyectar tus anelos sin !! que la diabetes, sea obstaculo alguno, para lograrlos. BRAVO !!! muchacha, y suerte en todo. Tengo un hijo de 24 años que despues de pelear un año entero contra el, contra el destino, contra su Flia, contra la diabetes, entendio que solo firmando un contrato de “mutuo respeto” con la diabetes, puede empezar de nuevo, aprovenchando todo lo vivido, hasta el momento en el que se vio enfrentado a su nueva realidad; por eso me atrevo a “decirte” todo esto.
Con admiracion te saluda Enrique.


#19

Hola me llamo erika y tengo 15 años, llevo 2 años con esta enfermedad y la verdad si me ha costado mucho ya que me gustan muchos los dulces y es muy dificil dejarlos, ahora creo que le estoy poniendo mas atencion a mi enfermedad ya que he estado varias veces en el hospital por altas cantidades de azucar en la sangre pero en estos momentos me he estado cuidando mas y he notado que no es tan dificil llevar esta enfermedad, solo hay que pensar en positivo y pensar que es para nuestro bien.
ahora que me he unido a estudiabetes espero aprender mas cosas sobre esta enfermedad y pienso que este articulo es muy bueno e interesante.


#20

Muy buen post, un saludo!


Web-Stat web statistics