Las diez principales razones para practicar ejercicio fisico


#1

El ejercicio físico ha sido considerado desde hace muchos años como uno de los pilares principales del tratamiento de la diabetes. Nadie puede considerarse en el “buen camino” del tratamiento diabetológico si no tiene en cuenta la importancia de este tipo de práctica.

En los jóvenes, la actividad física, en forma de práctica deportiva, clases de Educación Física o incluso en eventos sociales como el baile, estos postulados no resultan tan fáciles de cumplir, pero ¿Qué ocurre en las personas mayores, a menudo menos motivadas en este sentido?

Para resumir la postura de la ciencia respecto a la actividad física puede ser útil, a modo de recordatorio, señalar las 10 razones por las cuales un diabético debería ejercitarse, según el The American Council on Exercise (institución estadounidense dedicada a los temas vinculados a la actividad física).

Estas 10 razones o elementos motivadores son:

El ejercicio físico:
1- Aumenta la densidad de ósea y previene la osteoporosis.
Ya se comentó la relación existente entre osteoporosis y diabetes (Osteoporosis y diabetes), pero no está demás recordar que el fortalecimiento de los huesos retrasa la aparición de osteoporosis, principal responsable de las fracturas registradas anualmente en individuos mayores.

2- Mejora la autosuficiencia y mantiene un alto nivel de independencia.
Esta circunstancia es particularmente apreciable en el caso de los ancianos, donde pueden aparecer dificultades o limitaciones funcionales articulares y de otra índole.

3- Aumenta el gasto metabólico y el consumo calórico.
La exigencia al sistema muscular promueve una alteración de los procesos metabólicos que acuden a proporcionar el combustible orgánico necesario para la contracción muscular (eje de todo movimiento). El mayor porcentaje de grasa corporal que caracteriza la composición corporal del anciano se ve reducido por este tipo de prácticas.

4- Ayuda a mantener el equilibrio y mejora los reflejos para evitar caídas.
Con la realización de ejercicios apropiados, el equilibrio y la estabilidad física pueden ser mantenidos aún en edades muy avanzadas, con la consiguiente disminución del riesgo de caídas y golpes.

5- Refuerza el sentido de comunidad y de pertenencia.
La práctica grupal de ejercicio físico facilita la interacción social y la creación de nuevas amistades, que comparten el afán de mantenerse saludables.

6- Mejora la función pulmonar
La cavidad torácica sufre deformaciones por las desviaciones que puede experimentar la columna vertebral (secundaria a la degeneración de los discos intervertebrales). El pulmón se ve consecuentemente afectado por este hecho y su función merma. La actividad reduce los cambios de los discos intervertebrales ocasionados por la edad y refuerza la caja torácica.

7- Vigoriza el ánimo.
La depresión, ese fantasma tan temido, puede ser neutralizado y sustituido por un sentimiento de logro y habilidades.

8- Ayuda a regular o prevenir la diabetes.
Tanto los pre-diabéticos como los diabéticos, se ven beneficiados con la nivelación en los valores glucémicos obtenida a partir del ejercicio físico.

9- Mejora la flexibilidad, la escala de movimiento de las articulaciones y favorece la circulación sanguínea.

10- Mejora el rendimiento cardiovascular.
La actividad física aeróbica ayuda mantener un corazón y un sistema cardiovascular saludable. Por supuesto, se requiere un programa de actividades acorde a cada paciente, según su condiciones cardiocirculatorias.

En síntesis, busque su calzado y sus prendas de vestir más cómodas, y ¡A moverse!


#2

gracias, me gusto much!


#3

Que bueno Daniela, ahora a ponernos en practica !!! Besos


Web-Stat web statistics