Libérate de las corazas


#1

¿Te han lastimado en alguna oportunidad?, ¿en algún momento en tu vida has sentido traición, humillación, abandono, soledad, pérdidas o miedo?, es poco probable que alguien no haya experimentado algo semejante. Posterior a estas experiencias dolorosas, comienzan a aparecer las corazas emocionales.

Nadie nace con corazas, cada persona al no saber cómo responder ante el dolor, especialmente cuando es muy hondo y sentimos que nos quema o aprisiona el pecho… se levanta la coraza para protegernos del dolor, es como un escudo protector que permite no sentir, eligiendo entonces, muros en lugar de puentes.

El “acorazado emocional” evita ser dañado, no permite que le afecte lo que viene de afuera, pero tampoco expresa lo que siente. Tiende a aislarse en ocasiones o se vuelve defensivo evitando el amor, la ternura, la alegría, la bondad y todo aquello por lo que vale la pena vivir, evitando así el crecimiento personal.

Elisabeth Kubler-Ross refiere: “no existen casualidades en la vida. Las cosas que ocurrieron tenían que ocurrir… La adversidad sólo nos hace más fuertes… La vida es como ir a la escuela; recibimos muchas lecciones. Cuánto más aprendemos, más difíciles se ponen…Pero, cuando se aprende la lección, el dolor desaparece”.

He comprendido que después de la tormenta viene la calma y después del dolor, se disfruta más la vida y todo cuanto hay en ella. Entonces, podemos elegir quedarnos en la negatividad, buscando culpables o elegir seguir amando, puesto que la única finalidad de la existencia es madurar.

Mercé Conangla y Jaume Soler sostienen que “tenemos la responsabilidad de hacer limpieza de las relaciones que no nos permiten crecer y ser. Se trata de buscar o crear espacios donde sea posible ser uno mismo con el otro, en libertad y sin corazas”.

Nuestro trabajo de crecimiento personal radica en reconocer nuestras cualidades y potencialidades, dejar fluir la tristeza, asumir la responsabilidad por las elecciones que hacemos en lugar de culpar a los otros, intentar tolerar las diferencias, cultivar la aceptación y la empatía.

Te invito a desafiar y cambiar voluntariamente, todas aquellas creencias que te generan dolor emocional, despégate de pensamientos, sentimientos y hábitos. Elige ser parte de la solución y no del problema, activa tu poder, transforma tu realidad, estudia, busca ayuda y recuerda: tu vida está en tus manos y sólo tú puedes lograrlo.

¡Que fluya tu vida


#2

hola gladis gracias x eso k me mandaste no sabes cuanto bien me hace me ayudas mucho gracias x ser asi


#3

Como acertadamente dices Gladis; muchas veces el “acorazarse” nos lleva a un rincón. Incluso la familia puede empezar a sentir que los “rechazas” o los amigos de pronto te preguntan “oye que te pasa?” “estas a la defensiva” “nadie te esta atacando”…
Trataré de ejemplificar mi propia experiencia; con una parábola de campo. Cuando llueve, la madre tierra se nutre, se fortalece, se renueva y rebrota esplendidamente.
Exactamente lo mismo sucede cuando lloramos…
Y no me refiero a andar por los caminos del mundo con el moco, colgando de las narices. Sino a ese llanto sosegado, acompañado de una oración que viene a ser como un bálsamo sobre el corazòn.

La cruz de la Diabetes …
Toda ciudad en definitiva es un bosque, una selva, una colmena de cruces,
¿Y sabes amigo por qué a veces nuestra cruz resulta intolerable?
¿Sabes por qué llega a convertirse en desesperación y suicidio?
Porque entonces nuestra cruz, es una cruz sola, sin Cristo,
solamente se puede tolerar, cuando lleva un Cristo entre sus brazos.
Una cruz laica, sin sangre ni amor de Dios, es absurda,
no tiene sentido, por eso, se me ocurre una idea.

Yo tengo un Cristo sin cruz y tú tienes, tal vez, una cruz sin Cristo.

Los dos están incompletos. Mi Cristo no descansa, porque le falta su cruz,
tú no resistes tu cruz porque te falta Cristo.
¿Por qué no le das esta noche tu cruz vacía al Cristo?
Tú tienes una cruz sola, vacía, helada, negra, sin sentido.
Te comprendo, sufrir así es irracional y no me explico
¿Cómo has podido tolerarla tanto tiempo?
Tienes el remedio en tus manos… anda, dame esa cruz tuya,
dámela, te doy en cambio, este Cristo sin reposo y sin cruz.
Tómalo, es tuyo, dale tu cruz, toma mi Cristo;
júntalos, clávalos, abrázalos y todo habrá cambiado.
Mi Cristo roto descansa en tu cruz,
tu cruz se ablanda con mi Cristo en ella.
Hemos encontrado una cruz, la nuestra,
que resulta ser la de Cristo.


#4

Eso nos recuerda que en este mundo no estamos solos requerimos de alguien quien es ese alguien dios nos lo manda esta de nuestro lado y no sabemos encontrarlo, como lo encontramos buscandolo debe ser nuestro amigo nuestra esposa nuestra amiga un compañero nuestro vecino busquemoslo y lo encontraremos. No hay que perder la fe


#5

hola les kiero decir k esto me gusto mucho pero es muy dificil kitarse la corazas cuando toda la vida las has traido y es cierto a mi no me gusta hablar de mis sentimientos es mas mi mama siempre me dijo k yo era una animal k no tengo sentimientos y siempre he pensado k es cierto x eso no me kiero yo no soporto verme en un espejo me siento horrible no me gusta retratarme no me gusta salir siempre ando en mi casa con pants y pantunflas xk siento k yo no merezco ni comprarme ropo no me keda me veo ridicula como hago para salir de esto? ¿como kitar esas corazas? para poder demostrar cariño a mis hijos a mis nietos me da verguenza hacerles un cariño decirles una palabra de amor


Web-Stat web statistics