Llamar 'gordos' a sus hijos puede ser contraproducente


#1

Dos estudios enfatizan la relación compleja entre la percepción de los padres y el peso de sus hijos.

Un estudio descubrió que independientemente del peso real de un niño, aquellos cuyos padres creían que tenían sobrepeso aumentaban más de peso. El otro estudio halló que más del 82 por ciento de los padres subestimaron el peso de sus hijos con sobrepeso u obesos.

El primer estudio contó con más de 3,500 niños australianos de 4 a 5 años de edad cuando se inició el estudio. Casi el 20 por ciento de los niños tenían sobrepeso u obesidad y más del 75 por ciento tenían un peso normal. Solamente el 20 por ciento de los padres de niños con sobrepeso identificaron correctamente que su hijo tenía sobrepeso.

Pero independientemente del peso, los niños cuyos padres creían que tenían sobrepeso habían aumentado más de peso a los 13 años de edad que aquellos cuyos padres creían, con o sin razón, que tenían el peso correcto, según el informe.

“Al contrario que la creencia popular, la identificación de los padres del sobrepeso de un niño no es un factor protector contra el aumento de peso, independientemente de si el niño realmente tiene sobrepeso o no. En lugar de eso, se asocia con un mayor aumento de peso en la infancia”, escribieron el autor del estudio, Eric Robinson, de la Universidad de Liverpool en el Reino Unido, y sus colaboradores.

Los autores del estudio añadieron que se necesita más investigación para comprender el modo en que las percepciones parentales del peso de los niños podrían, de forma contraintuitiva, contribuir a la obesidad.

Los autores indicaron que hay evidencias en aumento de que el estigma de ser etiquetado como que se tiene sobrepeso podría llevar a los niños a comer en exceso y a cambiar el modo en que los padres interactúan con sus hijos, como, por ejemplo, al darles comida para reconfortarles.

El estudio se presentó el martes en la Cumbre Europea sobre la Obesidad en Suecia, y también se publicó en línea el 31 de mayo en la revista Pediatrics.

El segundo estudio incluyó a los padres de más de 2,800 niños de Holanda. Los participantes tenían entre 5 y 6 años de edad. Los investigadores hallaron que el 70 por ciento de los padres estimaron correctamente el peso de su hijo.

Pero el 82 por ciento de los padres de niños con sobrepeso u obesidad subestimaron el peso de sus hijos, reveló el estudio.

Los padres de familias en los que más de la mitad de los miembros tenían sobrepeso eran más propensos a subestimar el peso de los niños con sobrepeso y obesos que los padres de familias en los que menos de la mitad de los miembros tenían sobrepeso, mostraron los hallazgos.

El estudio también halló que su estatus socioeconómico afectó a las tasas de niños con sobrepeso y obesidad: la tasa era de un 16 por ciento en las familias pobres, frente al 11 por ciento en las ricas.

El estatus socioeconómico también pareció jugar un papel en si los padres reconocían o no que sus hijos tenían sobrepeso u obesidad. Aproximadamente un tercio de los padres más ricos identificaron correctamente el exceso de peso en sus hijos. Por contraste, menos del 20 por ciento de los padres de familias con un estatus socioeconómico entre bajo y moderado lo lograron, descubrieron los autores del estudio.

“Los padres no son propensos a percibir correctamente el sobrepeso en sus hijos. La percepción del sobrepeso y la obesidad en los niños implica una subestimación en 4 de cada 5 casos”, escribieron Grietje Lijklema, del Centro Médico de la Universidad de Groninga, en Holanda, y sus colaboradores.

“Los padres con un estatus socioeconómico alto perciben con mayor precisión el sobrepeso de sus hijos, pero, en general, de lo que más depende la percepción del peso del niño es del grado de sobrepeso que haya en la familia del niño”, indicaron los investigadores.

Este estudio también se presentó el martes en la reunión sobre la obesidad. Los hallazgos del equipo de Lijklema se deben considerar preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

FUENTE: European Obesity Summit, news release, May 31, 2016


#2

Buenos dias , saludos cordiales, quiero comunicarle de su escrito me es muy interesante, pero no pasa de eso, ya que nuestra población Méxicana donde por muchos años se veia al niño obeso o con sobrepeso como un estatus de buen estado de salud y ese calificativo fue empleado por muchos años por parte de los abuelos, hasta que se fue demostrando que era todo lo contrario y ademas alarmante de como iva ganando terrero la obesidad, por lo que dentro de mi experiencia es importante que delimitemos nuestros conceptos culturales y enfoquemos bien de como lo deebemos de nombrar el cuadro que el niño presenta, la medicina siempre se debe de basar en evidencia y esta enfermedad no esta aparte de ello, todo niño que inica a tener un incremento de peso, es señal de que algo no esta correcto en su ceno familiar y que le esta generando este cuadro y que puede ser corregido a tiempo, antes de que se instaure la enfermedad propiamente.


Web-Stat web statistics