" lo que es comun para otros, para nosotros............... "


#1

Muchos de los rituales diarios que cualquier persona que no padece diabetes ni se para a pensar, o que lleva a cabo de manera automática o con un mínimo de atención, son actividades que requieren una reflexión muy cuidadosa por parte de aquellos que si la padecemos, muy especialmente en lo que concierne a la dieta.

Me refiero a que nosotros, debemos contínuamente tomar decisiones sobre actividades que aún siendo de lo más básicas, son aquellas de la que depende nuestro bienestar. La entrega que debemos mostrar al llevar a cabo esta tarea interminable es total, ya que son muchos los riesgos si nos descuidamos.

Para cualquier actividad que emprendemos, debemos vigilar con frecuencia nuestros niveles de glucosa en sangre y actuar, en consecuencia. Obviamente, la sola posibilidad de llevar a cabo estos controles, el hecho de disponer de la tecnología que permite esta vigilancia de los índices y la auto administración de la insulina, lo considero todo un provilegio y todos los que lo hacemos, debemos ser conscientes de ello.

Esta necesidad de mantener la atención, esta constante alerta respecto al estado de nuestro cuerpo, estos contínuos ajustes en la dieta, esta permanente percepción y sensibiidad respecto a nuestro estado, influyen de manera significativa en nuestro carácter, ya que cada vez que medimos nuestro nivel de glucosa, en el fondo estamos tomando una decisión sobre nuestro deseo de vivir, sobre nuestra resolución de retar a la enfermedad..

Nosotros, los diabéticos, debemos desarrollar y favorecer aquellas facetas de nuestra personalidad que no habíamos desarrollado, pero que se mantenían en potencia. Se trata de una constante presión interna que provoca exigencias emocionales que ni siquiera la persona más allegada a nosotros, puede imaginar.

Ese tener siempre la ineludible fragilidad interna, es diferente a cualquier otra clase de conocimiento ó certeza. Esa conciencia representa un orden de vulnerabilidad muy diferente a aquellos peligros que acechan a los qe no padecen la enfermedad.

Esta semana tuve una hiperglicemia como jamás la había tenido, lo que me llevó a reflexionar de una manera más profunda sobre la enfermedad.
A pesar de tener 14 años de padecer diabetes, aún no comprendo del todo los detalles de la enfermedad ni el modo en que afecta mi dia a día y quizá, nunca llegue a comprenderla por completo.

Las personas diabéticas no podemos permitirnos el lujo de ignorar o suspender las actividades más básicas, ni siquiera por períodos de tiempo muy cortos. Debemos comer regularmente, incluso cuando estamos deprimidos o simplemente inapetentes. No podemos permitir que ni la tristeza ni la alegría nos distraigan.

Para finalizar: El control de la diabetes es responsabilidad personal. Una vez que ejercemos poder personal sobre el manejo diario de la diabetes, notamos que toda nuestra perspectiva cambia. Nos sentimos más poderosos.

QUIENES NOS COMPROMETEMOS PERSONALMENTE CON NUESTRO CUIDADO, GENERALMENTE TENEMOS MÁS EXITO QUE AQUELLOS QUE PASIVAMENTE DEJAN EL CUIDADO DE SU SALUD ÚNICAMENTE EN MANOS DE LOS MÉDICOS..

Como siempre, dejo para cada uno de ustedes un ABRAZOTE


#2

hola mary,no me comentaste nada sobre esa hiperglucemia,pero,k bueno k el hecho de haberla sentido,te haya sensibilizado un poco mas caerca de lo k es el control,y como dice el dr rinner,el control de un paceinte diabetico no es solo personal,es conjunto con el medico,es un tarbajo de equipo en el cual,dependiendo del empeño k se ponga para la comunicacion con el medico y el parendizaje de la diabtes,invariablemente,resulta en un exito total el control,k bueno k ya estas mejor,un abrazo hasta la bella xalapa.


#3

Y yo insisto en que eres la mejor amiga…Un abrazote.


#4

Muy cierto tu comentario Mary…gracias…


Web-Stat web statistics