Lograron trasplantar células productoras de insulina en el hígado de pacientes diabéticos...Buenas nuevas en diabetes


#1

Un grupo de investigadores canadienses acaba de anunciar un éxito en el tratamiento de la diabetes: gracias a la implantacón de células pancreáticas. los 8 pacientes que participaron de un ensayo clínico hoy ya no necesitan aplicarse su dosis de insulina diaria.

Las células pancreáticas extraídas de donantes se inyectaron en el hígado. Luego ellas se acomodaron en los vasos y comenzaron a trabajar normalmente regulando el nivel de la glucosa de la sangre y segregando la hormona que metaboliza la glucosa.

Los investigadores han estado intentando el trasplante de células para tratar la diabetes desde hace 20 años, pero todos fallaban o funcionaban durante poco tiempo. El éxito del estudio canadiense se atribuye principalmente al uso de una nueva combinación de tres drogas para prevenir el rechazo, lo que permite el trasplante de muchas más células.

Una operación ambulatoria
Para realizar el trasplante, los doctores insertaron un catéter en el abdomen del paciente y lo deslizaron por una vena que lleva sangre al hígado, por la que luego inyectaron las células productoras de insulina. El procedimiento demoró 20 minutos y se realizó dos veces, con unas semanas de por medio, para que cada paciente recibiera la cantidad suficiente de células. En un artí■■■■ publicado en The New York Times, Judith Fradkin, directora de la división Diabetes, Endocrinología y Enfermedades Metabólicas en el Instituto Nacional de Salud en Bethesda, asegura que si los resultados de este estudio se confirman, se creará una demanda sin precedentes de donantes de células pancreáticas.

Pero aunque el mundo recibió la noticia con alegría, es importante puntualizar algunos detalles. "Este procedimiento no es la cura para los pacientes diabéticos -explica Luis Grosembacher, médico del Servicio de Endocrinología del Hospital Italiano-, sino un método para salvar a aquellos pacientes con diabetes lábil : diabéticos tipo 1, insulinodependientes que oscilan entre la hipoglucemia y la hiperglucemia constantemente. Son aquellos que llevan años con un control inaadecuado de la enfermedad. Han perdido la capacidad de compensar una situación de hipoglucemia y padecen sudoraciones, temblores, visión borrosa y desmayos frecuentes.

Balance costo-beneficio
"Los ocho pacientes canadienses a los que se les inyectó células productoras de insulina eran pacientes con estas características -continúa el especialista-. De comprobarse la efectividad del tratamiento, no se lo recomendaría a todos los pacientes con diabetes porque tiene un alto costo: el paciente debe tomar medicamentos supresores del sistema inmunológico para que el cuerpo no destruya las células implantadas, con lo que deja al cuerpo indefenso ante infecciones severas. Además, este tipo de drogas está relacionado con la aparición de algunos tipos de cáncer. Por lo tanto, esta técnica sólo proporciona más beneficios que riesgos en pacientes con diabetes lábil. Y está contraindicada en aquellos que controlan su enfermedad correctamente con la insulina."

Según el especialista, es por esta misma razón que no se cura la diabetes con trasplantes de páncreas.

“En el Hospital Italiano se realizan trasplantes de riñón y páncreas a pacientes diabéticos con insuficiencia renal en diálisis -explica el doctor Grosembacher-. Incluso a siete de estos pacientes les hemos inyectado células pancreáticas, igual que en Canadá. Todavía no lo hemos hecho con pacientes con diabetes lábil, entre otras razones, porque esta terapia es sumamente costosa. A una obra social le costaría más de 50.000 dólares cada intervención.”

En la actualidad, se requieren dos páncreas para poder realizar una intervención. El doctor Grosembacher espera que en un futuro se logre encapsular los islotes pancreáticos trasplantados para protegerlos de la reacción inmunológica del cuerpo o se mejoren los medicamentos inmunosupresores


Web-Stat web statistics