Los adolescentes que duermen poco tienden a engordar


#1

Las horas de sueño y la obesidad van de la mano en los adolescentes, ya que los jóvenes que duermen menos de ocho horas por día comen una proporción mayor de comidas grasosas y snacks, concluyó una nueva investigación.

www.neomundo.com.ar

Las horas de sueño y la obesidad van de la mano en los adolescentes, ya que los jóvenes que duermen menos de ocho horas por día comen una proporción mayor de comidas grasosas y snacks, concluyó una nueva investigación.

Los autores de la Escuela Universitaria de Case Western Reserve (Estados Unidos) subrayaron que su estudio sugiere que dormir poco se asocia a un riesgo mayor de desarrollar un sobrepeso u obesidad, ya que la falta de sueño parece generar cambios en los patrones de alimentación.

La obesidad es actualmente una epidemia mundial que afecta tanto a adultos como a niños y adolescentes. Los jóvenes con este problema tiene un riesgo muy alto de continuar sufriendo esta patología en la adultez. Este tema es importante porque la obesidad aumenta el riesgo de sufrir múltiples complicaciones de salud.

DORMIR PARA ESTAR BIEN

Para estudiar la relación entre el descanso y la obesidad en los adolescentes, los autores trabajaron con 240 chicos de 16 a 19 años. Los autores les presentaron un cuestionario destinado a averiguar sus hábitos de sueño y analizaron su estado de salud, midiendo especialmente la presencia del sobrepeso y la obesidad.

Susan Redline, la autora principal, dijo que los chicos que dormían menos horas por semana tenían un riesgo mucho mayor de consumir más calorías de grasas y menos de carbohidratos. Los investigadores recalcaron que esta relación fue más fuerte en las mujeres que en los hombres.

"El aumento del 2,2% en el consumo de grasa en los adolescentes que duermen poco contribuye a un aumento acumulativo en la ingesta de energía, una situación que incrementa el riesgo de desarrollar la obesidad y las enfermedades cardiovasculares", dijo la autora.

La investigación también encontró una asociación entre la falta de sueño y el mal hábito de picar. Por cada hora de aumento en el descanso, las posibilidades de consumir muchas calorías por snacks bajó un 21%. “Los cambios en la alimentación de los chicos que duermen poco podría responder a un stress metabólico que contribuye a una disfunción metabólica”, concluyó Redline.

http://salud.latam.msn.com/xl/latinoamerica/articulo_periodismo.aspx?cp-documentid=25890353


Web-Stat web statistics