Los familiares de diabeticos pasamos a ser dm4


#1

Hasta ahora se hablaba de la diabetes tipo 3 sólo en sentido
figurado, para referirse al “proceso” que padecen quienes conviven
con un enfermo diabético. Pero una reciente investigación avala la
posibilidad de que realmente exista una alteración específicamente
cerebral del metabolismo de la insulina. Así como hay una diabetes
tipo 1 por un déficit en la producción de insulina en el páncreas, y
un tipo 2 por una resistencia a la acción de esta hormona en el
organismo, los autores del estudio proponen el término diabetes tipo
3 para caracterizar la alteración en la producción y/o en la acción
de la insulina a nivel cerebral.

La idea de que el cerebro produce insulina es sólo relativamente
nueva, pues hay numerosos hallazgos previos que la sustentan, pero lo
que sí es una aportación novedosa de este trabajo es la comprobación
de que en la enfermedad de Alzheimer hay un déficit de producción de
insulina y de receptores cerebrales para esta hormona. Aunque la
conexión entre la falta de insulina cerebral y el Alzheimer ya se
venía sospechando desde hacía tiempo, la investigación que se publica
en el número de marzo de 2005 del Journal of Alzheimer’s Disease
aporta las primeras pruebas consistentes.

El equipo de Suzanne de la Monte, neuropatóloga del Hospital Rhode
Island y catedrática de patología de la Brown Medical School de EE
UU, ha descubierto que el metabolismo de la isulina y sus factores de
crecimiento asociados (el IGF-1 o factor de crecimiento similar a la
insulina tipo 1 y el IGF-2 o factor de crecimiento similar a la
insulina tipo 2) está alterado en la enfermedad de Alzheimer, y que
el déficit de la hormona en el cerebro contribuye a la degeneración
de las neuronas, un primer signo del Alzheimer.

“Estas anormalidades no corresponden a la diabetes tipo 1 y 2, sino
que reflejan un proceso de enfermedad distinto y más complejo que se
origina en el sistema nervioso central”, se dice en el trabajo.
Además, los investigadores descubrieron en estudios post mortem de
tejido cerebral de pacientes con Alzheimer que los niveles de IGF-1 e
IGF-2 estaban disminuidos en el hipocampo, una región del cerebro
relacionada con la memoria; también descubrieron que la insulina y el
IGF-1 disminuían significativamente en el córtex frontal, el
hipocampo y el hipotálamo, zonas todas ellas afectadas por la
progresión de esta demencia, mientras que en el cerebelo, que
generalmente no sufre neurodegeneración, no observaron la misma
reducción de IGF-1 e insulina. Todos estos hallazgos apuntalan la
idea de que existe una conexión entre la insulina, u otra molécula
relacionada, con el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer, o al
menos con alguna de sus variedades. Está por ver si los hallazgos
observados son causa o efecto de la neurodegeneración y si triunfa el
término diabetes tipo 3 para designar este mecanismo patogénico, pero
dada la trascendencia de ambas patologías a buen seguro que pronto
habrá nuevos datos sobre esta insulin connection.

Fuente: http://www.intramed.net


#2

:open_mouth: valal q estudio tam interesante ojala encuentren ams ahallazgos al respecto gracias gabriela


#3

Amen, QUE ASÌ SEA.


Web-Stat web statistics