Los mitos sobre la alimentación podrían empeorar la salud de quienes viven con diabetes


#1

fuente http://geriatricarea.com/los-falsos-mitos-sobre-la-alimentacion-empeoran-la-salud-de-las-personas-con-diabetes/

La gran mayoría de personas con diabetes se guía por mitos alimentarios que, lejos de mejorar, empeoran su enfermedad, tal y como se advierte desde el Consejo y la Fundación de Dietistas-Nutricionistas.

Y es que, tal y como afirma Alma Palau, presidenta del Consejo General de Dietistas-Nutricionistas (CGDN), “mientras los diabéticos sigan creyendo que pueden comer sin problema lo que la industria les vende como ‘light’, que no pueden comer determinadas frutas y verduras o que la ingesta de alcohol no es perniciosa para ellos, no van a mejorar su calidad de vida”:

Para Alma Palau cambiar los hábitos de vida y la educación alimentaria es fundamental para frenar el aumento de la diabetes

Para la presidenta del CGDN “cambiar los hábitos de vida y la educación alimentaria es fundamental” para frenar el aumento de la diabetes que afecta a más de 5,3 millones de españoles, cerca del 14% de la población.

Y es que pese a que seguir un estilo de vida saludable puede prevenir hasta el 70% de la diabetes tipo 2, durante muchos años se ha tratado de combatir la diabetes sólo con medicación y se ha descuidado el seguimiento de la dieta de los pacientes.

“En Europa, las autoridades sanitarias ya se han dado cuenta de que hay que abordar esta patología de manera multidisciplinar y han incorporado a los dietistas-nutricionistas en la sanidad pública para llevar un seguimiento más directo de la alimentación de las personas con diabetes y frenar a tiempo, e incluso revertir algunos de los efectos de esta enfermedad como son las amputaciones, los infartos o ceguera”, asegura Alma Palau.

En este sentido, Andoni Lorenzo, presidente de la Federación de Diabéticos Españoles (FEDE), afirma que “diabetes y sobrepreso, en muchos casos, van de la mano. Es más, 1 de cada 6 adultos en España es obeso y el 25% de los niños tienen sobre peso. Con cifras como estas es necesario entender que el control de la diabetes pasa indudablemente por una dieta saludable que reduzca el riesgo de complicaciones en las personas con esta dolencia y evite el diagnóstico de nuevos casos. Es importante apostar por educar al paciente en hábitos alimentarios adecuados y equilibrados, una formación en la que hay que ir de la mano con los diestistas-nutricionistas”.

Por todo ello, desde el Consejo y la Fundación de Dietistas-Nutricionistas se ha puesto en marcha la campaña #CeroDIABETES, con la que se quieren desmitificar las leyendas populares en torno a la alimentación y ayudar a frenar una enfermedad que provoca 5 millones de muertes cada año a nivel mundial.

Los dietistas-nutricionistas han analizado detenidamente los principales mitos y errores que las personas con diabetes siguen en sus dietas para tratar de desenmascararlos. Giuseppe Russolillo, presidente de la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas (FEDN), asegura que “un producto que viene con la etiqueta ‘light’ puede contener niveles de azúcar no aptos para un diabético, ya que a pesar de haber bajado la proporción de azúcar puede seguir siendo demasiado elevada. Además, puede que se llame light porque ha disminuido el porcentaje de otro ingrediente que no sea el azúcar”.

Tampoco es cierto el mito de que las personas con diabetes no puedan comer plátano o uvas, ya que en realidad se debe comer todo tipo de frutas siempre que se respete la proporción entre carbohidratos consumidos y los niveles disponibles de insulina. Lo mismo ocurre con la patata, la pasta o el arroz, que no están prohibidos y además es recomendable que la ingesta de carbohidratos se realice a partir de hortalizas, tubérculos, frutas, cereales integrales o legumbres por encima de otras fuentes de hidratos de carbono, especialmente aquellas con grasas, azúcares y sodio añadido.

Otro mito habitual es pensar que “mientras me tome la pastillita para la diabetes”, puedo comer lo que quiera. Cuidar la alimentación puede ser un arma tan poderosa como la medicación en el tratamiento de las diabetes tipo 2.

Giuseppe Russolillo advirte también sobre el etiquetado de los alimentos, “porque la etiqueta ‘apto para diabéticos’ no es sinónimo de barra libre”, afirma. Russolillo asegura que en muchos casos se sustituye el azúcar por otro edulcorante calórico o un ingrediente que pueda afectar a la glucemia. También ocurre que hay alimentos que efectivamente están hechos con edulcorante no calóricos, pero que su ingesta excesiva conduce a situaciones de distrés intestinal.

Otro mito típico es el considerar que la miel es mejor que el azúcar, cuando en realidad la ingesta de miel comporta también azúcares libres con efectos sobre la glucemia parecidos a los del azúcar.

El mito de que la sacarina es un producto que puede producir cáncer también está muy extendido, pero según la OMS, se trata de un aditivo seguro siempre que se tome dentro de los límites recomendados, que son de 5 mg por kg de peso corporal.

Tal y como afirma Alma Palau, el problema radica en que “no se pueden dar hojas impresas con dietas universales a los diabéticos, hay que enseñarles a alimentarse, personalizar sus dietas, guiarlos, acompañarlos en su camino para conseguir una mayor calidad de vida y que no lleguen a desarrollar los efectos secundarios de la enfermedad, tan dolorosos para el paciente”.


#2

"o que la ingesta de alcohol no es perniciosa " ese es justamente otro mito, estudios robustos han demostrado que diabeticos que consumen moderadamente alcohol tienen un mejor pronostico que los que no lo toman (obviamente ambos grupos tienen mejor pronostico que en el caso de los pacientes con consumo excesivo). Si vamos a romper mitos que sea con todos! Invitemos a todos los diabeticos a tomarse un trago de vez en vez, ser felices y saludables…salud!!

**Les dejo la conclusión principal del estudio y la liga al artí■■■■ original

The present evidence from observational studies suggests an ∼30% reduced risk of type 2 diabetes in moderate alcohol consumers, whereas no risk reduction is observed in consumers of ≥48 g/day.


#3

El secreto con el alcohol y la diabetes es conocer los efectos del mismo en los niveles de glucosa en sangre. Diferentes bebidas afectarán de forma distinta los niveles de glucosa en sangre y para eso hay que estar preparados e informados…

Como en todos los escenarios la EDUCACIÓN EN DIABETES es el arma más poderosa. Y claro, todo radica en la moderación ¿no?


#4

Pregunta a la educadora en diabetes, se dice que una copa de vino al día es saludable, es posible concluir que, es mucho mejor tomarse unas 25 al año, pero en un mismo día? La verdad es que hay veces que no es opcional, uno necesita (realmente lo necesita) beberse unos tragos y ponerse borrachito, pero si es una vez al año eso es moderación no?


#5

Eso también es moderación, si es sólo una vez al año. El problema con los alcoholes es que son una de las causas más frecuentes de hipoglucemia severa. Cada alcohol, como tu sabrás como experto en tragos (digo como científico jajaja) tiene diferentes concentraciones. La coctelería si es un tema prácticamente prohibido por los altos contenidos de hidratos de carbono. Las cervezas tienen un contenido moderado de HC (12- 16 gramos por envase approx) y si se combina con una botanita con grasa (cacahuates en su respectiva porción) se puede evitar una hipoglucemia varias horas después. Ahora bieeeeen, la borrachera no la recomiendo pues los síntomas en muchos son casi idénticos a los de una hipoglucemia y peor aún ¿cómo te darías cuenta de que tienes hipoglucemia estando pedo? (disculpe el francés, estamos en confianza).


#6

Gracias Mariana por la orientación. Si tienes alguna entrada en tu blog del tipo “un diabetico en la cantina” sería super útil conocerlo. Hoy en día el diabético no solo quiere evitar complicaciones sino también vivir una vida plena, sin limitaciones, creo que la mayoría de las personas en algún evento social se enfrentan a la situación de seleccionar una bebida alcohólica y que mejor tener algo de conocimiento del impacto que puede tener en nuestra glicemia. Yo en fin de año me tomé “varías” de vino, alternando tinto con blanco, evitando los vinos duclces y seleccionando los secos, pues estos ultimos una mayor cantidad de azucares se han convertido en alcohol durante la fermentación, entonces son más fuertes y más sanos para nosotros, a pesar de las copas mi glicemia estuvo dentro del rango que suele estar con un regimen dietetico estricto, así que…seguiré siendo un bebedor social por un rato más…


Web-Stat web statistics