Los principales aliados en el control de la diabetes


#1

El modo de vencer las dificultades que se presentan a diario en el control de la diabetes es recurrir a pensamientos, acciones y personas que actúan como aliados.


Jorge se sentía realmente abrumado. Hacía algo más de 3 años que le habían diagnosticado diabetes y, aunque al comienzo se propuso seguir al pie de la letra las indicaciones de su médico, organizar su tiempo para hacer actividad física y alimentarse de manera más ordenada, con el correr del tiempo las cosas cambiaron. Casi sin notarlo fue descuidando sus controles, ya no se preocupaba por el tamaño de las porciones de alimento, en ocasiones olvidaba tomar la medicación y cada vez pasaba más tiempo frente al televisor y la computadora.

Los resultados de laboratorio y la charla con el especialista en su consulta semestral lo hicieron recapacitar sobre su descuido, pero a la vez sufría pensando que todos eran obstáculos y que le resultaría muy difícil volver a encaminar sus controles.



Recurriendo a los aliados

Como sucede en todo enfrentamiento o lucha, los enemigos suelen ser claramente visibles y los obstáculos (salvo para optimistas empedernidos) surgen de manera espontánea sin que los tengamos que buscar demasiado. Sin embargo, como en toda empresa o batalla, es muy importante saber que, así como existen enemigos, también existen los aliados. A continuación, mencionaremos a modo ilustrativo cuáles son los principales aliados que una persona con diabetes debe tener en cuenta.


  • Tratar de mantenerse con un estado anímico relativamente estable: como dijimos, no se trata de tener un estado de euforia permanente, sin prestar atención a nada de lo que suceda alrededor. Sólo es deseable no decaer frente a lo que parece una complicación. Por ejemplo, cambió el horario de nuestro trabajo y resulta complicado hacer las compras de comestibles. En este caso, habrá que averiguar los horarios de los negocios próximos al domicilio, pensar en la posibilidad de realizar una compra online, solicitar al encargado de nuestro edificio o a una persona de confianza que reciba el pedido del supermercado o de la frutería del barrio y otras alternativas. Tampoco se trata de confiarse en valores de glucemia por debajo de 110 mg% en el autocontrol. Recuerde que el valor de la glucemia oscila durante el día y que si suspendemos o disminuimos la dosis de la medicación por nuestra cuenta, pronto los niveles aumentarán demasiado. Si se siente deprimido, busque ayuda en su entorno, si se siente eufórico trate de mantener su rutina de cuidados y controles.

  • Propóngase objetivos reales y evite conductas obsesivas: es frecuente que, sintiéndose culpable o asustado por los resultados de los análisis, muchas personas con diabetes se propongan “castigarse” y supriman por completo la ingesta de galletitas, pan y pastas. También es posible que se controle 4 o 6 veces al día en su afán de no superar los 140 mg% de glucemia, o se levanten casi al alba para salir a correr 3 km todos los días del año. Aunque en sí no sean conductas perjudiciales para el control de la diabetes, se corre el riesgo de obsesionarse, alterar todas las actividades cotidianas y, en un momento dado sentirse agobiado por tanto esfuerzo y… nuevamente abandonar todo. Converse con su médico acerca de los plazos lógicos para cada objetivo. Por ejemplo, si debe bajar de peso, sería deseable comenzar el próximo mes.


  • Autocontrol de la glucemia: procure tener a su alcance los mejores métodos para poder controlar el nivel de glucosa a intervalos periódicos o siempre que acontezcan situaciones especiales. Para ello, es conveniente que cuente con un aparato para medir glucemia, tirillas reactivas o bien alguna farmacia o enfermero cercano a los que pueda acudir para controlarse. El autocontrol y otras medidas de autocuidado no lo son todo en el control de la diabetes, aunque sirven como señal de alerta para consultar al médico o efectuar ajustes al tratamiento en forma temprana.

  • Acercarse a familiares, amigos e instituciones que colaboren: aunque cada paciente (en especial si es un adulto), es responsable de los cuidados de su salud, contar con el apoyo de la familia, tanto respecto a cuestiones económicas como de ayuda doméstica (preparación de alimentos, por ejemplo) es muy importante. También lo es la presencia de amigos y allegados que tengan en cuenta sus necesidades, que lo apoyen en sus decisiones y actitudes favorables (ejercicio físico, control en las comidas, aplicación de insulina). Las asociaciones de asistencia a pacientes diabéticos también constituyen aliados valiosos, en particular en la resolución de problemas de índole legal, orientación laboral, grupos de autoayuda y difusión de novedades sobre el tema.

  • Reducir el nivel de estrés: como se comentara en notas previas, el estrés conspira con el control de la glucemia. Por lo tanto, incluya actividades (paseos, pasatiempos, técnicas especiales) que lo ayuden a relajarse, para contrarrestar el estrés cotidiano al que estamos sometidos en el mundo moderno.



    Tenga en cuenta a estos aliados y recurra a ellos con asiduidad, para poder superar momentos como el que atraviesa Jorge.

#2

Gracias Humberto eres un angel por dedicarnos arto de tú marabilloso tiempo, que Dios te bendiga ahora y siempre.


#3

No para nada María Angélica, gracias a ti por tu interés en el tema y por tu gentil comentario!


Web-Stat web statistics