Mens Sana in Corpore Sano


#1

El cuerpo y la mente no siempre viajan juntos. La clave para mantenerse saludable es evitar el sedentarismo. Un “círculo vicioso” promovido por la misma sociedad, que muchas veces entrega la idea errónea de que la inactividad es sinónimo de confort y de un buen estándar de vida.

La típica imagen de un adulto mayor en una silla mecedora está quedando atrás. Esto, gracias a que cada vez más personas de la tercera edad tienen conciencia de la importancia de llevar una vida activa y saludable. El viejo lema que reza “Mente sana en cuerpo sano” continúa más vigente que nunca. A moverse, a caminar que caminar no engorda.

  1. Camine en lugar de conducir siempre que pueda hasta el trabajo.
  2. Use leche descremada en lugar de leche entera.
  3. Haga sentadillos frente a la TV.
  4. Camine a la hora del almuerzo.
  5. Beba agua antes de una comida.
  6. Menos carnes rojas, más pescado y pollo.
  7. Invite a su familia a caminar después de la cena.
  8. Evite porciones de alimentos más grandes que su puño.
  9. Coma en platos más pequeños.
  10. Evite servirse una segunda porción.
  11. Corte el césped con una cortadora que deba empujar. Haga trabajos en el jardín.
  12. Aumente la cantidad de fibra en su dieta.
  13. Siempre que pueda, lleve a sus hijos caminando a la escuela.
  14. Cómprese un perro y sáquelo a pasear.
  15. Evite los lugares de comida buffet, es el peor lugar para hacer dieta.
  16. Coma alimentos cocinados a la parrilla, al vapor o al horno en lugar de comida frita.
  17. Use aceite de oliva en lugar de aceites vegetales.
  18. Lave el auto a mano.
  19. No se salte comidas.
  20. Retire las ruedas de sus maletas.
  21. Estacione su auto más lejos y camine.
  22. Pídale a un amigo que haga ejercicio con usted.
  23. Hágase un tiempo durante el día para practicar una actividad física.
  24. Mantenga horarios regulares para las comidas.
  25. Dance, baile al ritmo de la música movida.
  26. Tenga calzado cómodo para caminar o correr en su automóvil y en la oficina.
  27. Explore nuevas actividades físicas.
  28. Use las escaleras en lugar del elevador.
  29. Practique natación o cualquier deporte con sus hijos.
  30. Condimente los alimentos con hierbas, especias y otros condimentos con bajo contenido graso.
  31. Coma antes de tener demasiada hambre.
  32. No se salte el desayuno.
  33. Deje de comer cuando se sienta satisfecho.
  34. Coma frutas y verduras entre comidas.
  35. Agregue a su cereal favorito manzanas.
  36. Trate de comer arroz integral o pasta de trigo integral.
  37. Incluya varias raciones de alimentos con granos enteros a diario.
  38. Cuando coma afuera, elija una porción pequeña o mediana.
  39. Beba mucha agua.
  40. Evite usar más grasas o aceites cuando cocine.
  41. Camine en la playa en lugar de tomar baños de sol.
  42. Agrega el que me faltó.

Si quieres mantener una mente y un cuerpo sano ¡Sal a ventilar tus pulmones! Derrota al enemigo del cuerpo y de la mente antes que él te derrote a ti. Luis L. Gavin y sus dulces “garabatos”


#2

Una razón más para no tirar la toalla. ¿Qué? ¿Los mosquitos los prefieren gorditos?
Los mosquitos no pican a cualquier persona. Estos insectos son selectivos al momento de escoger la sangre que van a chupar. ¿Será porque tenemos la sangre dulce y apetitosa? ¿Y por qué a las mujeres de peso? ¿Será en este caso a su alta temperatura corporal? ¿Será porque tienen más espacio para morder?
Una nueva investigación, realizada en la Universidad de Aborden (Escocia), señala que los mosquitos no pican de manera indiscriminada. Un grupo de científicos descubrió que estos insectos prefieren atacar a los hombres altos y a las mujeres con mayor masa corporal.
¿Será una simplemente curiosidad? Espero que esto sea una motivación más para comenzar a caminar. ¡Caminar no engorda!

Mente Sana en Cuerpo Sano. Luis L. Gavin y sus dulces “garabatos”
*Fuente BBC Mundo


#3

Resumiendo la noticia. Acción, mucha acción es la clave.
La práctica de actividad física regular es una de las prioridades en salud pública como forma de prevención de enfermedades crónico-degenerativas especialmente en la tercera edad.
Los principales beneficios evidenciados científicamente son: control del peso corporal, disminución de la grasa corporal, aumento de la masa muscular, fuerza muscular, flexibilidad y densidad ósea, aumento del volumen sistólico, ventilación pulmonar, consumo máximo de oxígeno, disminución de la frecuencia cardiaca y de la presión arterial y mejora del perfil de lípidos; existe también mejora del autoconcepto, autoestima, imagen corporal y disminución del estrés, ansiedad, insomnio, consumo de medicamentos y mejora de las funciones cognitivas y de la socialización.
En esta etapa de la vida están indicadas de preferencia las actividades aeróbicas de bajo impacto, como caminar, nadar, bailar, la hidrogimnasia o bicicleta. Caminar, no engorda e impide botar la toalla. Luis L. Gavin y sus dulces “garabatos”


Web-Stat web statistics