Metas claras para bajar de peso


#1

Si tu objetivo es bajar de peso, ten en cuenta que debes tener metas claras y realistas, pues si deseas disminuir grandes cantidades, el problema sería más grande y no obtendrás los resultados esperados.

Mentalidad firme

Si ya tienes clara y firme la idea de bajar de peso, el primer paso es acudir con un especialista, quien calculará tu índice de masa corporal (IMC) a partir de tu peso y altura, pues con estos datos se podrá averiguar si estás en un peso saludable.

Recuerda que el médico es la única persona autorizada que indicará cuáles son los procedimientos que debes seguir para que puedas adelgazar sanamente.

Antes de bajar de peso, revisa estos puntos:

Nadie más que tu médico, puede forzarte a que bajes de peso. Sólo un especialista podrá guiarte para que sepas qué hacer.

La motivación es muy importante, sin ella, las metas que te propongas difícilmente las conseguirás.

No estás solo, pues tienes el apoyo de tus familiares y amigos. Una idea que podrías llevar a cabo, es unirte a grupos de ayuda en las que hay personas con tu misma situación.

Sé sincero contigo.
Cuestiónate qué hábitos alimenticios debes cambiar y si estás dispuesto a superar a vencerlos.

Si recientemente te fue diagnosticada la diabetes, aprovecha este tiempo para adelgazar, siempre bajo supervisión médica.

El ejercicio físico forma parte de tu programa de adelgazamiento. Tu médico puede asesorarte o proporcionarte una guía de ejercicios.

Si luchas por tu objetivo y haces todo lo posible por lograrlo, ten por seguro que el bajar de peso se convertirá en algo fácil de realizar.

Establece metas reales

Si te hayas a punto de empezar tu dieta, la clave es empezar sin exigirte demasiado. Es decir, si al final del año quieres bajar 30 Kg., lo mejor será que dividas por bloques tus objetivos, convirtiéndolos más pequeños.

Durante el primer mes, podrías bajar entre 1 a 2 Kg. Una vez conseguido, proponte alcanzar otra meta y así consecutivamente.

Planea de qué manera vas a bajar de peso. Crea un esquema en el que establezcas la forma en que adelgazarás. Este aspecto lo podrás consultar con tu especialista médico.

Dentro de dicho esquema, es importante que incluyas una dieta rica en frutas y verduras. Día a día, puedes crear recetas nuevas en la que mezcles ambos grupos alimenticios.

Camina 30 minutos, por lo menos cinco veces a la semana.

Lleva un registro del total de calorías que consumes al día. Un nutriólogo o dietista puede ayudarte a lograrlo. Para esto, se debe tomar en consideración el sexo, la estatura, peso y estado de salud para saber cuántas calorías hay que consumir diariamente de acuerdo al peso de cada persona.

Los pequeños detalles también cuentan.
No comas sólo por antojo, si no tienes hambre evita ingerir cualquier cosa. Para evitarlo, es mejor que te distraigas con cualquier otra actividad, ya sea leer, hablar con un amigo, escuchar música o caminar.

Si te diriges a un evento social y sabes que estarás tentado a comer de todo, lo mejor será que comas sanamente antes de salir de casa. Ya en el lugar de la reunión consume pequeños bocadillos así como algo de vegetales.

Recuerda que lo mejor de la vida cuesta tiempo y esfuerzo, y tu salud debe ser primordial ante cualquier otra cosa. Asimismo, ante cualquier frustración que llegase a presentarse, no des marcha atrás y recuerda cada uno de los objetivos que has ganado.

Fuente : Referencia informativa


Web-Stat web statistics