MI DIABETES, MI PIANO

#1

ESCRITO POR: Betsy Rodriguez

Mi prima Glenda publicó en su muro de Facebook lo siguiente, “¡Así es la vida! ¡Gracias Dios porque durante las teclas blancas has estado, pero en las negras me has sostenido! Unas veces tocando una bella melodía y otras desafinada, pero todas con un propósito.” De inmediato mi mente voló.

La vida con diabetes se asemeja mucho a las teclas de un piano. La hermana de Glenda, mi prima Grisel respondió, “No sé mucho de música…pero sí sé que las teclas se identifican como bemoles y sostenidos… ¿Cómo se pudiera unir sonidos para crear una melodía si no están identificadas? …. Asumí que por eso unas teclas serían blancas, otras son negras.

Quien quiera que haya escrito ese mensaje se inspiró en las experiencias de la vida: unas buenas, enriquecedoras a nuestro espíritu, y otras “malas”, las que nos hacen derramar lágrimas y nos causan dolor.

Todos hemos pasado por unas y por las otras. El mayor problema del hombre es que se empeña en no ver la realidad y la realidad es que existen momentos blancos y momentos negros en nuestra vida.

La diferencia la hace el AMOR”. Palabras sabias.

Las teclas blancas en la diabetes

Comer saludablemente Llevar un plan de alimentación personalizado y adecuado a las necesidades de la persona que vive con diabetes. Esta tecla es básica pues es vital alimentarnos bien para mantener o conseguir un peso adecuado y sobre todo para alcanzar nuestras metas de niveles de glucosa.

Mantenerse activo Establecer un plan de actividad física constante y de acuerdo a nuestras a nuestras preferencias. Sabemos ahora que ayudará a normalizar los niveles de glucosa y contribuye al control metabólico. Caminar 30 minutos diarios al menos 5 de la semana es suficiente para a ver resultados. Esta tecla también te ayuda a dormir mejor y a relajarte.

Medir los niveles de glucosa: Llevar un registro diario de tus valores de glucosa es una herramienta de gran ayuda para trabajar en equipo junto con tu médico y educador en diabetes. Realizar un monitoreo adecuado permite modificar tu tratamiento con base en la observación de las fluctuaciones de glucosa y te ayuda a conocer cómo reacciona tu cuerpo a la comida, la actividad física, tus emociones e incluso cuando estás enfermo.

Tomar tus medicamentos: Los antidiabéticos orales y la insulina apoyan en el control de los niveles de glucosa. Es necesario conocer tus medicamentos para la diabetes y los efectos que producen en tu cuerpo, así como respetar los horarios de toma sugeridos.

Aprender a enfrentar retos diarios de vivir con diabetes: la educación en diabetes es tu mejor herramienta para empoderarte. Una persona que se conoce y que conoce su diabetes reduce la posibilidad de desarrollar complicaciones y aumenta la probabilidad de tener una mejor calidad de vida.

Asumir una actitud positiva y adaptarse vivir con diabetes: Relájate, acepta e incluye TÚ diabetes a TÚ vida para aprender a vivir mejor con ella.

Disminuir riesgos: no fumes, limita el consumo de alcohol (o si te es posible evitarlo, ¡evítalo!), revisa tus pies todos los días, revisa tu salud ocular cada año, vacúnate contra la influenza anualmente, aprende a detectar, manejar y prevenir la glucosa alta o baja, visita tu medico al menos cada tres meses, visita a tu dentista o especialista en salud dental al menos una vez al año y busca a un educador en diabetes.

Las teclas negras en la diabetes

La negación “No puedo creer que tenga diabetes”. Al principio, cuando somos diagnosticados con diabetes, es posible que nos sintamos perplejos, confundidos. Algunas personas, incluso, se convencen de que el diagnóstico es incorrecto y que no puede ser verdad. Esto es peligroso, ya que puede conducir a negarse a dar los pasos correctos para manejar la diabetes. La negación también puede ocurrir más adelante, cuando realiza su plan de control. Algunas personas progresan en el tratamiento de la diabetes, pero luego retornan a un estado en el que la información y los cambios en el estilo de vida se tornan una carga demasiado pesada.

Miedo. La diabetes resulta aterradora al principio debido a que es algo nuevo y seguramente no conoces mucho sobre esta condición. No estás seguro de lo que sucederá próximamente. ¿Cómo afectará tu mente y su cuerpo? ¿Qué tan grave es la enfermedad? ¿Y las complicaciones? Todas estas preocupaciones son las esperadas.

Emociones negativas no significa emociones “malas”. Todas las emociones son legítimas y hay que aceptarlas. La maldad solo es atribuible al comportamiento que provoca la emoción, a lo que hacemos con las emociones, pero no a la emoción en sí. Las emociones, tanto las positivas como las negativas, son reacciones psicofisiológicas que todos experimentamos ante determinadas circunstancias, ayudándonos a adaptarnos al entorno. Las teclas negras dificultan tu rendimiento o desempeño de la tarea, por lo que controlarlas te aportará muchos beneficios.

Las teclas negras del piano se llaman alteraciones , y son simplemente eso: los sostenidos y bemoles del piano.

Las teclas blancas del piano se llaman naturales . Producen una nota natural al ser presionadas, a diferencia de un sostenido o un bemol. A lo largo de la historia han existido diferentes tipos de pianos, pero los más comunes son el piano de cola y el piano vertical o de pared.

Decide qué piano serás. ¿Cómo se pudiera unir sonidos para crear una melodía si no están identificadas?

Quien escribe estas líneas se inspiró en las experiencias de la vida viviendo con la diabetes: unas buenas, enriquecedoras a nuestro espíritu y a nuestro cuerpo, y otras “malas”, las que nos hacen derramar lágrimas y nos generan dolor. El gran problema del hombre, como dije al inicio, es que se empeña a no ver las realidades, y la realidad de lo que significa vivir con diabetes. Hagamos que las teclas blancas sean parte natural y orgánica de nuestra vida.

1 me gusta
Web-Stat web statistics