Mi diabetes se llama Celia


#1

Hola a todos! Antes que nada una disculpa por estar tan alejada del blog. Este semetre ha estado de locos, tanto académica como emocionalmente, y por fin estas vacaciones, ya en mi casita en Cozumel, tengo la oportunidad de retomar pendientes.


Les cuento que pues, en la escuela estuve haciendo un trabajo alusivo a la celebración del Bicentenario de la Independencia de México. Muchos datos súper interesantes los cuales jamás te contarán en los libros de historia de la primaria. A final de cuentas las cosas salieron muy bien y esperamos darle seguimiento a los proyectos que surgieron de dicha investigación. Emocionalmente pues corté con mi novio con el que duré dos años, un golpe algo fuerte y debo admitir que mi salud tmb recibió el golpe, pero ya con más calma volví a buenos niveles, más sonrisas e incluso ahorita estoy quedando con otro niño, maravilloso jajaja. Tmb por eso aproveché para hacer un pequeño update en mis fotos.

Ahora con respecto al titulo de este artí■■■■. Siempre he sido el tipo de persona que busca el lado positivo a todo lo que pase en la vida. Una de las cosas que me ha cambiado en muchos aspectos es precisamente la diabetes. Y después de 2 años de tenerla como compañía, he decidido bautizarla con el nombre de Celia.

El nombre Celia es alusivo a la gran cantante Celia Cruz. Y el bautizo nació de una reunión de amigos, a los cuales quiero muchísimo y debo mencionar, ya que en las reuniones que hacemos, viajes y demás toman en consideración mi dieta. Incluso déjenme contarles que en un viaje que hice con ellos en enero, el encargado de comprar los alimentos de dicho viaje me preguntó primero qué es lo que podía comer, para que el menú sea sano para todos e incluso le pidió a otro amigo que estudia medicina tablas nutrimentales para ver qué tipo de alimentos comprar y cómo prepararlos para hacer algo rico, sano para todos y que no repercutiera en mi salud. Bueno, volviendo al tema del bautizo de Celia, precisamente estábamos en ese viaje, cuando empezamos a crear toda una historia, en la cual todos eramos una familia muy fuera de lo común. Con decirles que mamá resulto ser un amigo (mamá hace pipí parado) y papá es una amiga (papá está en sus días). Ya si les cuento el resto de vericuetos y roles familiares sería como platicarles la trama de una telenovela! El caso es que en esa plática mis amigos llegaron a la conclusión de que soy diabética por que Celia Cruz al morir quiso reencarnar en mi cuerpo.. pero fue tanta aaaazzuuucaaarr!!! que me volví diabética.

Desde ese entonces ahora cuando estoy con mis amigos o familia ya no dijo "no gracias, no puedo comer azucar" sino "gracias, pero Celia no me da permiso" o "tengo que alimentar a Celia" al momento de ponerme la insulina o "Voy a ver cómo se está portando Celia" cuando me hago las pruebas de glicemia.

Esto se los platico por algo muy sencillo. Todos sabemos que la diabetes es una deficiencia de sumo cuidado. Pero no podemos andar por el mundo amargados. Mejor veamos las cosas positivamente. Como yo, los invito a crear historias, bromear con sus familiares y amigos cercanos al respecto. Esto ayuda no sólo a que nuestros parientes y amigos dejen de vernos como personas delicadas o susceptibles a ciertas cosas, (¿nunca les ha pasado que les ofrecen algo dulce y luego les dicen "ay que pena! se me olvido que no podías comer postre"?) mejor denle la vuelta al asunto y diviértanse con lo que les da la vida. Sé que no es cosa fácil, sobre todo con los que están empezando a vivir con esta deficiencia, pero de que se puede, se puede.

Un abrazo a todos y gracias por tomarse el tiempo de leer este post.


Web-Stat web statistics