Mi primer Encuentro


#1

Mi primer encuentro con la diabetes fue hace poco más de 20 años (hoy tengo 38), en los que vi casos muy severos y recuerdo que me dije “A mí nunca me pasará eso, prefiero tomar una pistola y darme un tiro, pero no quedaré como esas personas, dependiendo de otras para salir adelante día a día”, estaba en la plenitud de mi adolescencia y tampoco sabía ni lo que decía, ni lo que hacía, en pocas palabras actuaba sin madurez…

Hace siete meses tuve que ser intervenido quirúrgicamente por una complicación de Angina de Ludwig, una infección que afecta el piso de la boca y parte de la garganta, fue ahí, preparándome para una pequeña intervención que me dieron la noticia, mis niveles de azúcar eran muy elevados y no podían intervenirme a menos de que me inyectaran insulina.

Esa fué la primera vez, todos aquellos recuerdos de los casos severos vinieron nuevamente a mi mente, personas con piernas amputadas, otras con ceguera total, sillas de ruedas, terapia intensiva, dependencia, etc.,etc., fueron llenando de repente todo el espacio disponible en mi memoria y todo había sido causado por la diabetes.

Esos primeros días después de la intervención fueron muy difíciles, no podía asimilar mi nueva condición de diabético, en pocas palabras sentía que me moriría al día siguiente, la depresión era total y así fué durante toda mi estancia en el hospital.

Logré salir del hospital a las dos semanas de haber ingresado, ya que mis niveles de azúcar parecían una montaña rusa, obviamente inyectándome insulina por la mañana al medio día y por la noche todos los días y sintiéndome anímicamente mal, muy, muy mal.

Llegó el momento de ver a mis hijos y cuando Jimena (de seis años) me abrazó y se puso a llorar y aunque sé que aún no comprende lo que es la diabetes en sí, si sabía que había estado internado en un hospital y con la voz quebrada por el llanto me dijo “Prométeme que no te vas a morir”, no aguanté más y junto con ella me puse a llorar de una manera descontrolada hasta que después de un rato pude recobrar la serenidad y le dije: “Algún día me voy a tener que morir, lo que sí te prometo, es que la diabetes no me va a matar, moriré de viejo, no de enfermo”.

Fué entonces que decidí cambiar mi actitud hacia la vida y hacia mi nueva condición, no iba a permitir que la Diabetes me controlara. Dejé de llamarme “Diabético” y comencé a ser sólo una persona con Diabetes. Me preparo día a día a mi mismo para cualquier resultado, y eso incluye perder la vista, un miembro o un órgano. Mi situación no es especial y no creo que se trate simplemente de mala suerte, es más, la suerte no tiene nada que ver con esto.

Viví una vida de Diabetes mal controlada, por falta de información, conciencia, inmadurez o como queramos llamarlo y era prácticamente un hecho que gracias a mis malos hábitos alimenticios, mi sobrepeso y las malpasadas que por costumbre hacía, sería inevitable que mi cuerpo adquiriera esta complicación.

Hoy día mi reto es diferente, cada mañana despierto pensando que hoy la diabetes desaparecerá de mi vida y aunque en el fondo sé que eso es imposble, gracias a ejercicio y dieta, he dejado de inyectarme la insulina, solamente me controlo con medicamentos orales y espero (o eso ansío) ir bajando poco a poco las dosis hasta que desaparezca.

Sabemos que nadie es perfecto, nuestro defecto se llama Diabetes…


#2

JUAN CARLOS, tu testimonio muy valioso y a mi particularmente me sirve para conocer mas aun a los seres humanos, yo te cuento que en el año 2001, cumpliendo mis 50 años., voy hacerme mis rutinas anuales que si glucosa, colesterol ect., cuando llevó mis resultados al medico, dice Gladys, repité la glucosa esta alta 189, hazte un pospandial, asi lo hizé , resultado 170, dice eres diabética, estas gordita, y tu dices en tu histoia clinica que tu padre murió 70 años con diábetes, toma el tratamiento una pastillas de 500 mgs. y una de 1 mgs, haz dieta y ejercicio,. Amigo JUAN,
no se si me lo crees, pero jamas,ni ahora ni nunca, he pensado en nada negativo sobre mi vida y mi salud, hago lo que el me recomendó y mi madre se enteró hace 5 meses de mi condición, mis amigos, y mi familia no saben para qué.para mi fué, como cuando mi peluquero me dice, el color del tinte de cabello no te va a quedar igual al que escogistes, es algo que he asumido como parte de mi vida, con esto no quiero decir que todo el mundo tiene que ser como yo. Por primera vez en esta dulce
comunidad que habló de mi condición, y es que yo jamas he visto que la gente diga hola hipertenso como estas, hola diabético, hola artritico, jamas, Yo no digo en una fiesta no pudo comer tal cosa por diabética, yo asumí mi barranco como una condición de vida, GRACIAS A DIOS, que la llevó sin bajos ni altos, ni super reque, ni malosa, normal, pero vivo una vida intensa disfrutando con mi esposo e hijos, pero si he podido sopesar y ver siempe para un lado que hay muchas enfermedades que uno no tiene el control, y en esta condición, YO TENGO EL CONTROL
DE MI VIDA. y dios quiera que tus sueños de cura sean realidad, la fe mueve montañas.


#3

Hola Juan Carlos:
La grandeza de un hombre no se mide por lo que es,sino por lo que ha sido y es capaz de hacer,y tu eres grande,muy grande.
No se si tu conseguiras acabar con tu diabetes,pero lo que esta clarisimo es que ella no va poder acabar contigo.
Tengo una hija de 9 años con diabetes,y confio le sirvas de ejemplo para el resto de su vida.
Por cierto ,como tu dices todos hemos de morir algun dia,pero me da en la nariz que tu lo haras de viejo…muy muy viejo,y diciendo “ahi queda eso”,el que pueda que lo supere…Un abrazo…Jesus.


#4

Juan carlos, tus palabras son una inyección…pero de ánimo!!! De fuerza y valor…Mañana va a hacer cuatro meses que me diagnosticaron y aunque en un principio me costó mucho aceptar la enfermedad, hoy sé que cuidandome y luchando día a día, voy a estar bien…(aunque tenga bajones cada tanto…). Tengo que estar bien, por mi, y por mi familia, y los hijos ayudan mucho en eso…nos necesitan y eso hace que tratemos todos los días de estar un poco mejor. Saludos!


#5

WAyyy que bonito tu testimoniooooooooooo!

Felicidades por el cambio de actitud, qué padre que cada vez seamos más “personas con diabetes” que han decidido morir por viejos y con mucha salud =)


#6

Estoy a túr órdenes para loq ue gustes y necesites.


Web-Stat web statistics