Mi sombra


#1


Treinta años después respiro hondo y profundo… Casi imposible evitar las lágrimas más mil y un de emociones encontradas, mi proceso existencial ha sido intenso, porque no he sido solo una persona viviendo con diabetes sino un ser en busca de su verdad, a ciencia cierta ignoro si ya la encontré o voy a medio camino pero las respuestas que he hallado han sido muy buenas; gracias a ellas me siento realizada, triunfante, bendecida.
Hoy conmemoro treinta años de sobrevivencia con otro nivel de entendimiento y congruencia, la parte médica y física de mi enfermedad ha sido controlada eficientemente gracias a la tecnología, madurez y el factor prueba – error de todo proceso. Sin embargo hoy después de treinta años puedo ver que mi sombra ha sido la diabetes, a pesar de hacerla mi amiga y darle por su lado, de cuidarla, de ayudarla, de comprenderla y sobreponerme a ella… Muy en el fondo sigue siendo una limitante emocional en mis días, es una especie de condicionamiento mental que se detona con cada hipoglucemia o hiperglucemia, que se instala en las justificaciones para negarme la posibilidad de verme y sentirme completamente realizada, ha sido un eco silencioso de un “no puedes por” basado en miedo, ignorancia pero sobretodo en la imposibilidad de entender que no soy diferente o especial, tal vez frágil, tal vez más consiente, pero menos nunca jamás.
La sociedad compadece a las personas como yo por que no se sabe de muchas quienes vivan una vida sin vicisitudes, eso de que te quedas ciego, que te pueden amputar un pie, que no te sirven los riñones, que tienes sobre peso, que todo te pega doble no suena nada bien pero ciertamente todo el mundo tiene sus problemas, en mayor o menor escala todo el mundo carga su cruz, cada quien tiene su sombra, cada quien tiene una lucha, cada quien viene a este mundo a experimentar, a aprender, a enriquecerse espiritualmente y crecer.
Ha sido mi obligación egoístamente vivir por mí y para mí, ciertamente he ido tan profundo en mí ser para encontrar luz, para hallar consuelo, para encontrar fe, fuerza y temple que materialmente he traído lo de adentro para afuera; y una vez con ese todo a flor de piel, me he dado cuenta que aún no he aceptado a mi sombra, ese reflejo inevitable de quien soy, y que no acepto.
Hoy abrazo a mi sombra por primera vez y le digo –me digo- que esta amarga dulce vida soy yo, y que cada minuto vivido ha valido la pena, que no importa mi edad, mi talla, mi peso, el color de mi cabello, mi profesión, mi estado civil, mi estado mental, mis triunfos, mis fracasos, mis traumas, mis frustraciones, mis alegrías, mis problemas, mis soluciones, no importa nada absolutamente nada más que aceptar que mi sombra soy yo misma, sin pretensiones, sin limitaciones, sin miedos, sin dudas, libre y plena, una sombra que me ha obligado a vivir responsablemente porque lo que hace mal hace la cabeza lo paga el cuerpo, una sombra que me ha dado entereza, carácter, y un propósito por ser, estar y permanecer sana, por amarme a mí misma y abrir mi corazón para amar a mis semejantes empezando por mi familia, mis amistades, mis días y ofrecer mi experiencia a cualquiera que lo necesite en su propio proceso sea a través de la diabetes o no.
Treinta años y contando, treinta años y cómo no!!! me voy a comer un cup cake sugar free!!!!... A celebrar cada día de la vida, a vivirla consiente y responsablemente, aceptando lo que venga como venga y cuando venga…


#2

Hola Monica!!! Antes que nada FELICIDADES!!! Con mayúsculas, porque eres un ejemplo a seguir, felicidades por esos 30 años de lucha, dedicación, por tu responsabilidad, por tus ganas de seguir adelante sin importar cuan difíciles son las adversidades. Te admiro y me da orgullo saber que hay personas como tu, que sabes disfrutar de la vida y de los tuyos, que disfrutas, que vives cada día al máximo; pero con responsabilidad, manteniendo a tu diabetes a tu lado; pero sin permitirle que lleve el control.

Ten entiendo perfectamente; por que la diabetes si puede llegar a ser nuestra sombra, porque también se que cada hipoglucemia o hiperglucemia me quiere dar para abajo. Pero también se que yo puedo llevar el control de esa sombra y que no le voy a dar la oportunidad de truncar mi vida, la diabetes no debe limitar nuestro existir, simplemente nos tiene que hacer mas fuertes antes los desafios que se nos presentan día con día.

Enhorabuena por tus 30 años con diabetes Monica!!! y que siga la cuenta, te deseo lo mejor, que siempre permanezcas libre de complicaciones y que sigas compartiendo con nosotros tus experiencias y tu sentir acerca de todo lo que conlleva la diabetes.

Saludos cordiales...!


#3

Gracias Abraham!!!


#4

waoo te felicito monica eres un ejemplo a seguir por Dios tanta templanza ahora entiendo cuando me dicen vale nadie se va de este mundo por diagnósticos médicos y con base te lo escribo niña tengo 18 años con un Adenocarcinoma de origen oculto que hasta el patología dr torrenz no cree que este viva uyy gracias niña esto me afianza a seguir ahora con mi sombra diabetica de hace 2 año tipo 2 bendiciones en tu ser


#5

Aydee, me da mucho animo leerte, mi intención con esta nota es motivar o seguir adelante no importa que, gracias x la retroalimentación, desconozco por completo el tema de la Adenocarcicoma, prometo investigarlo y darte una opinión al respecto, cuidate muchisismo tanto fisicamente como espiritualmente. Excelente día!!!


#6

graciass Monica besos y bendiciones en tu ser


Web-Stat web statistics