Niños celíacos: ¨Adaptación y cambios¨


#1

La conducta de los más chicos es muchas veces envidiada por adultos que luchan diariamente para cuidarse. Esta respuesta no es casual.

Les acercamos algunas reflexiones que nos comparte la Lic en Psicología María Noel Mosquera Afrontar la enfermedad El cómo encaramos la EC, será muy importante a la hora de abordar todas las nuevas situaciones que se plantean y el que se haga con optimismo hará que el estrés y las preocupaciones sean más llevaderas y se produzca un buen compromiso de la enfermedad.

Se debe tomar el diagnóstico como una liberación, no como una carga, de ese modo, nuestra salud se va a ver totalmente mejorada en un corto espacio de tiempo. Es importante, si se tienen dificultades con la aceptación de la enfermedad y el seguimiento de la dieta, tanto como para el niño afectado, como para el entorno familiar, poder acudir a la Asociación o al médico para que puedan orientarlos.

Por supuesto, requiere su tiempo para amoldarse. Hay que aprender a no preocuparse si al principio se cometen equivocaciones. Los comienzos no son fáciles, sobre todo en los niños, que tienen que suplantar las comidas típicas por otras aptas para la enfermedad.

Las transgresiones voluntarias hay que tenerlas en cuenta y evaluar el por qué se producen: llamada de atención de los niños, desconocimiento de cómo llevar correctamente la dieta, etc. Habrá que analizar las causas y si es necesario pedir ayuda.

Hay que tomar conciencia de que las transgresiones provocan un daño severo en la salud a corto y medio plazo. Es importante, recordar que el niño celíaco puede y debe llevar una vida social totalmente normal, asistiendo a celebraciones, fiestas, cumpleaños. Sólo hay que tenerlo en cuenta con anticipación, avisando a quien los invite o, si es necesario, llevar alimentos sin gluten por si les hicieran falta.

Debe ser de importancia informar a los demás de la enfermedad, explicando las peculiaridades más sencillas. Así se podrán intentar adecuar a las necesidades.

El apoyo de la familia y amigos hará que puedan aceptar mejor la enfermedad y así podrán llevar una vida totalmente normal.

Síntomas:

Trastornos del comportamiento
El ánimo, los cambios de humor y las alteraciones mentales son típicos síntomas de celiaquía. Entre los primeros síntomas que presentan los niños celíacos es la apatía, es decir, se desarrolla un progresivo desinterés y decaimiento acompañada de irritabilidad y llanto fácil. En niños, especialmente en edad escolar, suelen mostrar estados de tensión, depresión, irritabilidad e incluso pérdida de concentración que les afecta negativamente en el colegio.

Si se descubre la intolerancia celíaca siendo ya adolescente y el celíaco no apoya adecuadamente su tratamiento dietético con una disciplina psicológica y reemplazando aquellas masas apetecibles, se puede generar una frustración muy grande, sobre todo en quienes no tenían restricciones en su dieta anteriormente y también en aquellos que no se han informado suficiente sobre las consecuencias de la ingesta de gluten.

Es crucial que el niño siga la dieta sin gluten con disciplina, pero a su vez los padres tienen que informarle y alentarle, ya que el cambio en la alimentación y el sentirse “distinto” a los demás puede acarrear una frustración muy grande.
Es de importancia que, los niños celíacos recién diagnosticados, puedan recibir un adecuado apoyo psicológico por parte de un especialista, que trabaje en conjunto con su médico de cabecera.
M. Noel Mosquera Lic. en Psicología (UBA) M.P: 94.365 / M.N. 41.751 www.marianoelmosquera.wix.com/psicologa

Fuente: ■■■■■■■ Gluten


Web-Stat web statistics