No deseo estas palabras sean una autobigrafía sino


#1

No deseo sea una autobiografía, ni un cuento, ni un relato; sino la experiencia de treinta y siete años conviviendo con la Diabetes tipo 1(insulinodependiente).
Actualmente tengo cuarenta y seis años y se declaró a los nueve.
No todo fue color de rosas, pero pude sacar provecho de esta “alteración metabólica”: No la denomino enfermedad, ya que he podido hacer de todo a pesar de todo.
Al principio cuando era niña (en aquellas épocas no existían todos los productos dietéticos que hoy ofrece la industria alimenticia), me escapaba de mis padres y hacía desordenes alimentarios como comer un helado.
Luego en mi adolescencia tenía que conjugar esta etapa conjuntamente con mis cuidados y resultó difícil, hasta que aprendí que tenía que amigarme con mi diabetes. Así fui aceptando muy bien cuales eran mis compromisos para con migo ya que deseaba tener una vida óptima y nada me lo iba a impedir.
Terminé mi secundario… debía decidir qué elegiría para el futuro; fui a una orientación vocacional y descubrieron con un test dos carreras muy arraigadas en mi personalidad una era Nutrición y la otra Letras.
Analicé que la primera era importante especialmente para mí ya que me enseñaría uno de los pilares fundamentales para la diabetes: la alimentación.
En el año 1986 me recibí de Nutricionista Dietista, me casé y con un embarazo estudié para la licenciatura que, en el año 1990 obtuve el título de Licenciada en Nutrición.
Ejercí y actualmente ejerzo esta profesión con mucha vocación ya que Dios siempre pone a mi alcance la ayuda para diabéticos de diferentes edades.
Incondicionalmente he asistido a charlas para diabéticos en mi Ciudad de Córdoba dando la referencia que yo también soy como ellos y que puedo.
Y mi historia continúa, no me olvidé de la otra gran vocación “letras”.
Concurrí a varios talleres literarios y llegué a publicar un libro de poesías de mi autoría también gané concursos literarios nacionales e internacionales dónde publicaron mis poesías. “El arte es un mecanismo de autodefensa y autoestima que sirvió en mi como medicamento”. Me olvidé por unos años de las letras y en diciembre del 2008 recibí el título de postgrado “Magíster en Gerontología” quería saber más de los adultos mayores ya que mi trabajo diario es para ellos (encargada del Servicio de alimentación y nutrición de ocho geriátricos privados de la Ciudad de Córdoba) y también lo logré a pesar de esta “alteración metabólica”.
Actualmente aparte del trabajo ya mencionado soy ama de casa, mamá, esposa, y me doy tiempo además para ir al natatorio por lo menos tres veces por semana, a veces cuatro.
Las últimas hemoglobinas glucosiladas oscilan entre los valores de 5,8 a 6,7 me coloco una insulina basal y correcciones de ultrarrápida antes de cada comida.
Para finalizar te diré que soy feliz y que vive en mi “una alteración metabólica” que ayudó a evolucionar como ser humano.

Gracias por compartir estas anécdotas con ustedes y para lo que necesiten estaré presente aunque sea por correo electrónico.

Sandra Lis Gómez.
20/04/2009


#2

Sandra, gracias por compartir tu experiencia con nosotros!
Me encanta la frase: “…te diré que soy feliz y que vive en mi “una alteración metabólica” que ayudó a evolucionar como ser humano.”


#3

Gracias Andreina estaremos cerca si tu quieres. Un abrazo.


#4

waw, en verdad que es inspirador leer experiencias como estas, que Dios te bendiga, continúa siendo feliz.
Un abrazo grande


#5

Gracias Angelica, Espero que todo lo que dedique hoy a la página sirva. Un abrazo.


#6

Gracias por compartir tu experiancia…estamos convencidos de que SI SE PUEDE!!! y sos un ejemplo GRANDOTE de eso!!!
Besossss


#7

Me encanto tu historia, ya que yo despues de haberme recibido de algo que no me gusta, me di cuenta que me gusta saber de nutricion y me gustaria haber sido nutricionista. Voy a tomar tu ejemplo y me voy a dedicar a realizar lo que realmente me gusta. Gracias por tu comentario, saludos !!


#8

GRACIAS!!! así de grandotote por el tiempo que te tomaste en contar tu magnífica experiencia de vida, me da mucha esperanza. Tengo un hijo con diabetes tipo 1 desde los 3 años de edad (actualmente tiene 16) y me encantaría que conociera tu historia. Se acaba de unir a la comunidad y le voy a sugerir que lea tu escrito. Un fuerte abrazo


Web-Stat web statistics