Para el "Homo Sapiens", los pies son de gran valor


#1

“Una onza de prevención vale una libra de curación”. Así que a “poner los pies en la tierra o más bien en remojo” y seguir el viejo aforismo que dice “más vale curar que lamentar”.

“La obesidad, junto con la diabetes, son los únicos problemas de salud importantes que están empeorando rápidamente en este país”, advirtió Dr. Thomas R. Frieden, “El estadounidense promedio tiene ahora un sobrepeso de 23 libras (poco más de diez kilos)”.

Para el “Homo Sapiens”, los pies son de gran valor. Sí esto es una verdad indiscutible, vigile sus pasos y cuide sus pies. El trabajo de los pies es caminar, correr y saltar durante un promedio de 84 años (promedio de nuestra vida).

Tan importante es el cuidado de los pies que las personas que están en el ejército, consideran que sus pies se encuentran entre sus principales armas y hay que mantenerlos en perfectas condiciones de salud.

Nadie puede negar la importancia de las funciones que cumplen los pies que sostienen el peso de nuestro cuerpo. Hablando de peso y obesidad aquí en los EE. UU., la obesidad alcanza proporciones de epidemia. Imagínese el trabajo de los pies a lo largo de toda la vida cargando kilos o libras de más.

Nuestros pies nos llevan de un lugar a otro, pero ellos viven la mayor parte del año embutido en zapatos y zapatillas inadecuadas y muchas veces, no tienen las atenciones que se merecen.

Sólo nos acordamos de ellos cuando están enfermos y tenemos que visitar al podólogo – especialista en el cuidado de los pies -. Cuidar los pies es una prioridad que debe convertirse en un hábito, sea o no sea usted diabético.

El refrán dice que “más vale prevenir que curar”. Para evitar el dolor en los pies las recomendaciones de los especialistas son:

a. Retire su calzado tan pronto como sea posible después de una
larga caminata o ejercicios.
b. Lávese los pies con tanta frecuencia como sea posible.
c. Seque sus pies a fondo, especialmente entre los dedos.
d. Déle masajes a sus pies.
e. La clave un buen calzado

El mejor momento para estrenar los zapatos, es un día caluroso y después de una marcha o de haber hecho ejercicio físico. Esto es así porque los pies se expande a lo largo y ancho de 1 / 4 a 1 / 2 pulgada aproximadamente.

A los pies, hay que darle su importancia. Ellos cargan con todo el peso de nuestro cuerpo y muchas veces los maltratamos al estar pasaditos y pasaditas de kilos o libras de más. Agreguemos a esto con uñas mal cortadas, zapatos apretados o tacones muy altos, caminar descalzos en lugares de riesgo para contraer infecciones; si no les prestamos la debida atención, es posible que terminemos adquiriendo un problema más graves que un simple dolor en los pies. Las recomendaciones de un “podólogo” es buscar el calzado adecuado.

“Prevenir vale más que lamentar”, por eso es muy importante que los pacientes diabéticos no lleguen a tener “pie diabético”. No hay pastilla, crema, inyección que cure la diabetes, tampoco hay medicina para “el pie diabético”. Pero se sabe que una úlcera o una lesión, se puede prevenir, pero una vez instauradas son difíciles de curar.
Resumiendo:
• Lavarse los pies cada día con agua fría o tibia y jabón.
• Secarse muy bien, sobre todo entre los dedos.
• Ponerse crema hidratante, en talón, empeine, toda la pierna
hasta la rodilla.
• Utilizar zapatos anchos, cómodos, flexibles, de piel, a poder ser
con cordones, suela gruesa de goma, que no pese.
• Utilizar zapatillas deportivas de piel, con suela de goma gruesa, con cámara de aire y cordones para hacer ejercicio (caminar, correr, etc.).
• No utilizar prendas de vestir apretadas (medias, ligas,
calcetines, etc.).
• No autotratamiento (no navajas, no tijeras, no cuchillas de
afeitar, no callicidas).
• Acudir siempre que tengan alguna lesión al terapeuta (médico,
enfermera, podólogo).
• No dormir con bolsas de agua caliente, no acercarse a estufas,
braseros, cuidado con los baños de agua muy caliente.
• No fumar.
• Buen control de la glicemia. Vigilar la hemoglobina glicosilada.
• Buen control del peso.
• Buen control de los lípidos.
• Tomar la medicación regularmente.

Si soy un ente pensante conocido como “Homo Sapiens”- , debo a partir de hoy PENSAR que debo cuidar mejor mis pies.

Luis L. Gavin

Fuente: http://ww.Revistapiediabetico.com/Revista_ Octubre_09


Web-Stat web statistics