Pastas ¿comer o no comer?


#1

Recuperado el 6 de marzo de 2017
Fuente https://www.diabetesselfmanagement.com
Autor Amy Campbell, MS, RD, LDN, CDE Print

Uno de mis alimentos favoritos es la pasta, de hecho, creo que podría comer pasta todos los días y nunca cansarme, Y sobre todo cuando he tenido un día dificil nada me hace sentir mejor que un plato de pasta con mantequilla, queso parmesano y pimienta.

Sin embargo, se ha satanizado mucho a la pasta en el mundo de la diabetes. Me he encontrado con que las personas con diabetes son muy apasionadas cuando de hablar sobre alimentación se trata. Hay gente que considera prohibida la pasta, eleva los niveles de glucosa en sangre considerablemente, nos hace aumentar de peso y es quizá responsable del calentamiento global (okey, no eso quizá fue exagerado). Hay otro grupo de personas que aún comen pasta pero se sienten muy culpables al hacerlo y juran que sólo se comieron media taza .

La pasta puede ser engañosa y ni siquiera lo digo porque eleve hasta el cielo los niveles de glucosa en sangre. Creo que es una lucha con el tamaño de las porciones. Se nos ha enseñado que la pasta es un plato principal y que debería inundar nuestro plato y debe estar cubierto de salsa roja, acompañada de pan. Aquí es donde empiezan los probelmas. Mira las calorías y carbohidratos
en un plato como el que mencioné.

3 tazas de pasta: 135 gramos de carbohidratos, 663 calorías
1 taza de salsa roja: 30 gramos de carbohidratos, 185 calorías
1 rebanada de pan de ajo: 24 gramos de carbohidrato, 170 calorías

Total: 189 gramos de carbohidrato 1,018 calorias

Puntos de la pasta

Los dietistas y nutricionistas no deberían indicar que algunos alimentos son malos pero, algunos es prácticamente imposible defenderlos como los aros de cebolla fritos. La pasta no es mala, según como nos acerquemos a ella. Hay por supuesto cualidades y características saludables en este alimento.

La pasta es un combustible, es decir, es básicamente carbohidratos que es a su vez el combustible para dar energía a nuestro cuerpo. ¿Por qué crees que los maratonistas de boston comen pasta antes del día del maratón? El cuerpo necesita carbohidratos para tener energía.

La pasta es baja en sodio. Por supuesto que la salsa tendrá sodio pero la pasta no lo tiene.
La pasta es baja en grasas y grasas saturadas. Sí, es verdad. Pero claro que si pones algo de salsa Alfredo le quitas este contenido bajo en grasas.
La pasta tiene un bajo índice glucémico. A diferencia del plan blanco, o las papas, la pasta es baja en términos de impacto glucémico. El tema, por supuesto, está en el tamaño de porción. Comer muchos carbohidratos provenientes de cualquier alimento elevarán sin lugar a dudas nuestros niveles de glucosa en sangre.

La pasta con frecuencia está enriquecida con vitamimas B y hierro. La vitamina B ayuda al cuerpo a usar la energía eficientemente. El hierro carga xígeno en el cuerpo entre otras cosas.

Una porción de pasta, que es un intercambio de carbohidratos (15 gramos) es un tercio de taza de pasta cocinada. Eso no es suficiente ni para una ardilla. Pero a menos que estés en una dieta baja en hidratos de carbono tendrás más de 15 gramos para cada comida. De esta forma, si en la comida tienes oportunidad de 45 gramos de carbohidratos puedes comer una taza de pasta.

Así que si mueres de antojo por un espagueti pero no quieres ver números de glucosa elevados en tu medidor, aquí hay algunas cosas que puedes hacer.

  • Intenta pastas con contenido más bajo de hidratos de carbono. En algunos países existen pastas de marca Dreamfields, esta contienen más fibra y proteína que pastas tradicionales. La compañía alega que 2 onzas contienen solo 5 gramos de carbohidratos por lo que no habrá elevación mayor de glucosa en sangre luego de comerla. Mi recomendación es comerla y luego revisar la glucosa 2 a 3 hora posteriormente para ver cómo funcionó.

  • Mezcla vegetales: Pon vegetales en tu pasta. Así comerás menos pasta

  • Cómelo como acompañamiento o guarnición. Los alimentos en grano ocupan un tercio del plato. Haz esto pensando en evitarlo como plato principal.

  • Cocínalo al dente: la pasta muy cocinada tiene mayor índice glucémico, esto significa que elevará más tu glucosa en sangre más que al dente.


#2

Yo como de 100 a 200g, dependiendo el día, si después de entrenar toca pasta voy con la porción más grande de 60g HC.
Y es muy cierto, cuando se acompaña de una buena ensalada con la proteína, además de saciar más rápido el hambre minimiza el impacto en la glucosa.
Siempre al dente :wink::wink:.


#3

Hace años cambiamos a las pastas integrales y nos va muy bien con ellas. Con 3 adolescentes super activos y siempre moviendonos de partido en partido es una excelente alternativa de comidas on the go. Preferimos llevar un sabroso y saludable plato de pasta y sus vegetales, que comprar en algun fast food.


#4

Nos compartirías la info nutrimental de esas pastas integrales? Fíjate que ayer que fui a hacer mi supermercado no vi una sola integral. Imagino tendré que ir de expedición a otros supers jaja


#5

Sí es causante del calentamiento global me han platicando que te produce gases y si a eso le sumas lo que las vacas producen pues ahí nos hallan


#6

Un ejemplo, más o menos la carga en carbohidratos es la misma, restando los 5g de fibras se saca un poquito de ventaja.


#7

Ya me hicieron dar hambre de tanto leer de pasta. Ciertamente como pasta integral de vez en cuando, bien la que compro o la que yo misma hago con harina intagral. Por lo general hago ensalada de pasta con su respectiva proteina. Aqui les dejo una receta que publiqué hace ratito en la comunidad, esta es con pasta normal.


Web-Stat web statistics