Prevenir antes que curar


#1

La diabetes o el nivel de azúcar muy elevado en la sangre, es una enfermedad crónica que con el paso del tiempo, puede causar daños en ciertas partes u órganos del cuerpo, tales como: los nervios, los pies, los riñones, problemas en el aparato digestivo y los ojos. Esta también aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas, trastornos óseos, y daños articulares, disfunción sexual, y problemas en los dientes y en las encías. La diabetes tiene la capacidad de dañar el cuerpo en forma ascendente por lo que es indispensable que todos los pacientes sean pre diabéticos o tipo 1 o 2 o Lada 1.5 diagnosticados o en tratamiento aprendamos a reconocer los riesgos actuales y nos conviértanos en expertos en prevenir y cuidar nuestro cuerpo de las complicaciones y de reconocer los síntomas y las señales de alarma para buscar la ayuda especializada.

LAS NEUROPATIAS DIABETICAS:

LA POLINEUROPATIA

Las neuropatías son lesiones micro vascular provocadas por el aumento de la glucosa en la sangre o hiperglucemia diabética que involucra los vasos sanguíneos menores que suministra los nervios de los vasos. En condiciones fisiológicas normales, la glucosa se convierte en glucosa-6-fosfato con la ayuda de la enzima hexoquinasa. Pero cuando se presenta una hiperglucemia, por ese exceso de glucosa da origen a otra sustancia llamada sorbitol, el cual al incrementarse ocasiona daños en los tejidos que necesitan la ayuda de la insulina para absorberla y en los que el contenido de glucosa se asemeja al plasma estos son: los nervios periféricos, el glomérulo renal, la retina, la cornea y el cerebro; lo que disminuye la actividad del nervio, pero puede ser revertido con medicamentos específicos. Las más conocidas entre los diabéticos son Mononeuropatía múltiple; polineuropatía; neuropatía autonómica y la toracoabdominal.

Como hemos dicho la polineuropatia diabética es capaz de lesionar los nervios, impidiendo o dificultando la comunicación de estos al cerebro o a otra parte del cuerpo, especialmente en los pies y en las piernas por encontrarse más lejanos del cerebro, aunque también se presentan en otros órganos o en la manos y brazos, que pueden llevarnos a la pérdida o sensibilidad del dolor impidiendo que percibamos lesiones, inflamaciones o callosidades, que con el tiempo podría infectarse y llegar a convertirse en ulceras, si es en los pies se conoce como pie diabético que puede degenerar en una gangrena y conducir a la pérdida del miembro por amputación .


Web-Stat web statistics