¿Quemarse por la diabetes?


#1

¿Quemarse por la diabetes?
En la psicología de los últimos años apareció un nuevo concepto para entender mejor lo que puede pasar dentro de una persona continuamente cargada de una tarea muy difícil.

Primero sólo se usaba la palabra inglesa «burn-out» (quemarse) para definir un proceso en la que una persona después de esforzarse mucho durante un tiempo largo por solucionar un problema crónico se gasta mucho. Al final poco a poco pierde la fuerza para aguantar el estrés, pierde a si mismo sus intereses en la vida, sus contactos con la familia y otra gente. Queda muy sensible y le hace falta mucho más tiempo para descansar y relajarse. Es un proceso parecido a una depresión pero no es lo mismo. Se produce como consecuencia de un conflicto específico del trabajo continuo que exige vivir con una enfermedad crónica.

Como tiene un motivo específico no necesariamente hace falta una psicoterapia para recuperarse. Si la persona busca y puede encontrar mejores soluciones para el conflicto principal entonces es posible que pueda recuperar su fuerza y ánimo de antes.

La palabra burn-out no es muy específica, se confunde a veces con la depresión (le recomendamos leer el artículo sobre depresión en nuestra web). Se usa para aspectos distintos de un proceso de agotamiento psíquico que suele ocurrir después de intentar solucionar un conflicto sin alcanzar resultados buenos. El significado muy apto para entender mejor problemas típicos de personas con diabetes es el siguiente: hay un problema grave que la persona quiere solucionar; encontrar una solución es difícil y la búsqueda nunca termina; los resultados conseguidos son siempre peores que los que la persona quiere conseguir. ¿Te suena algo?

Para muchos éste es conflicto central de la diabetes. Cada persona quiere tratar bien su diabetes pero eso significa también: tener los prerrequisitos de quedarse quemada. Quiere lograr glucemias que a todas horas se encuentren en niveles adecuados, pon todos los medios, se esfuerza bastante para encontrar soluciones que le ayudan conseguirlo (modalidades de tratamiento, consejos del equipo de diabetes, un buen auto-tratamiento etc.). Pero sin embargo raramente llega a conseguir tres o cuatro glucemias normales al día como quiere (y como a veces algunos médicos inexpertos en diabetes creen que es posible).

En la diabetes del mundo real hay hiper e hipoglucemias sin causa conocida incluso cuando se repite el buen tratamiento de ayer que salió con buenos resultados. El afectado primero piensa: “Es culpa mía de no tratar bien a mi diabetes.” Cuanto más ambición tenga la persona más intentará hacer una terapia más intensiva, con más instrumentos para hacer mediciones, una insulina que pueda actuar de una manera más efectiva etc. etc.

Pero a veces los resultados mediocres se mantienen a pesar de más esfuerzo y toda la técnica añadida. Cuando la persona no termina desesperada empieza aquí el camino de quemarse: Volver a intentar cada día buenas glucemias (buenas cifras de tensión y de colesterol, a la vez que reducir peso etc.) y esforzarse continuamente cada vez más sin alcanzar la meta deseada. Con cada paso de acción va desapareciendo la esperanza de poder alcanzar los objetivos . Pero la persona no puede parar de pensar sino sigue su vía de siempre con más esfuerzo.

La solución de ese conflicto casi siempre es hacer menos que antes para aliviar el estrés. ¿Pero que da el permiso para eso? ¿Tu médico o equipo de diabetes? Como cada persona decide al final por si misma, la persona misma debe darse el permiso. Al contemplar el conflicto del tratamiento la persona se da cuenta de que no puede solucionar bien el problema, por lo menos que no puede alcanzar una solución óptima de glucemias o de tratamiento. Se da cuenta de que todo el tratamiento es una solución incompleta para un metabolismo defectivo que no puede restablecer la función del cuerpo al nivel de la salud de antes. Lo más importante para poder cambiar la terapia a menos entonces es corregir las metas para el tratamiento y reconocer que no es posible tener todos los valores metabólicos de una persona sin enfermedad crónica. Se renuncia buscar una solución perfecta para la diabetes que no hay.

¿Y que hacer con el miedo de ponerse más enfermo con menos terapia? No es tan simple perder este miedo. Pero estando quemado ya estás más enfermo que antes, no? La solución es poner un sentido realista para cada cosa que permita hacer menos (y gozar más la vida de cada día con lo que puedes hacer bien). La enfermedad pertenece a la vida como la salud. No hay nadie sano para siempre. Tenemos que vivir bien con las enfermedades en vez de intentar erradicarles aunque sea el fin deseado. Es como la vejez y nuestra muerte. La solución queda en encontrar una buena balanza entre todos los motivos de la vida y poner todo en su sitio. En el caso de la diabetes la solución implica o menos terapia, menos esfuerzo para la terapia de antes o bajar algunas metas de la terapia para tenerlas más accesibles.

Una vez José, un hombre de 28 años, que lleva una bomba de insulina desde hace 5 años, contestó mi pregunta cual fuera su meta de hemoglobina glicosilada que quiera alcanzar, diciendo “es ocho por cien”. Les dio un susto a los pacientes presentes y le preguntaron "¿ocho? Es muy alto. Vas a perder años de tu vida.

Contestó él “Sí, es posible. Pero haga qué haga, tengo la terapia más avanzada, nunca he alcanzado menos de 8 por cien. Y no quiero perder todo mi ánimo y quemarme en una lucha que no puedo ganar… Necesita mi tiempo para disfrutar la vida.”

Entonces además de volver a buscar una terapia mejor regularmente hay que parar y pensar: ¿Cuales son los valores de metabolismo que puedo alcanzar con una fuerza adecuada, que puedo mantener durante mucho tiempo? Si no es posible alcanzar más, ¿puedo vivir con menos, aceptar más las complicaciones posibles, y poner más esfuerzo en disfrutar cada día lo más que pueda?

Esa solución la encuentran muchas personas que salen del conflicto central y que ya estaban quemadas durante un tiempo. No es fácil pero es posible. Poner todo en su sitio propio y no tener miedo antes de cosas que no se pueden solucionar ni evitar. La vida no es sólo la diabetes sino mucho más. La vida tampoco es sólo la salud, sino además alegría, amistades, ánimo, aventura, ocio, emoción y entusiasmo.

Unos consejos para prevenir y tratar el estado de «estar quemado»

  1. Busca una terapia que te ayuda a restablecer la salud con valores metabólicos más normales que antes. Tu equipo de diabetes te va a ayudar.

  2. Detenerse regularmente a pensar ¿He logrado mis metas? Si no, me puedo comprometer más a la terapia? ¿O es que me he esforzado tanto ya que no puedo más? ¿Cuanta fuerza me queda para probar otras terapias o un nivel de terapia exigente? ¿Cuanto esfuerzo llevo ya invertido? ¿Estoy quemado ya?

  3. Cuando te sientas próximo al agotamiento, relaja un poco deja de poner más esfuerzo en la terapia. Piensa en “mínimos” es decir conformarse con el limite bajo que no quieres traspasar para mantener una terapia aceptable y que además puedes mantener sin agotamiento. Recuerda que somos todos distintos, contempla la regla de que no todo es igual de bueno para cada persona.

  4. No dejes de hablar sobre tus pensamientos y planes con tu equipo de diabetes. Van a entender tus problemas y no van a exigirte más de lo que tu puedas hacer (si no la hacen así, entonces hay que cambiar el equipo). Tal vez ellos te puedan sugerir alguna cosa que podrías realizar sin demasiado esfuerzo y te olvidaste de hacer. Pruébalo.

  5. Sin claras evidencias que a ti te convenzan, no te dejes convencer siempre para probar todas las últimas terapias y añadir más tratamientos. Deja de buscar el óptimo y acepta conformarte con «lo mejor posible». Tú sólo decides que terapia es posible en tu propia vida. Como tu vives las consecuencias de algunas posibles complicaciones que nadie de verdad te puede asegurar que las puedes evitar con total garantía. Dirige tu atención a tu vida y disfrútala lo más que puedas.

Axel Hirsch

Gentileza de una gran amiga Ana Sapir.


#2

Gracias a ti Rosa por leerlo.
Un abrazo desde Argentina.


#3

muy bueno el articulo Sandra… de hecho conocemos a el autor del libro "Diabetes Burnout: What To Do When You Can’t Take it Anymore, el doctor William Polonsky presidente del Behavioral Diabetes Institute, en San Diego. Es muy interesante su trabajo.


#4

Qué bueno que pones la cita clara Andreína, este artí■■■■ me lo facilitó Ana y puse las citas que que tenía Axel Hirsch, pero ahora con tu aclaración podrán introducirse aún más en el trabajo realizado por el Doctor Wiliam Polonsky.
Muchas gracias Andreína.


#5

Sufre ud. o alguna persona conocida de Burn out,? No puede saberlo ya que es un término relativamente nuevo, se puede decir que es una patología muy severa y que está íntimamente relacionada con el ámbito laboral y el estilo de vida que lleva la persona. Es provocado por el trabajo, y trae una serie de consecuencias tanto físicas como psicológicas cuando el fenómeno se somatiza. El Burn out es un síndrome descrito desde hace tiempo atrás, pero que en este momento se está evidenciando más, quizá se deba a los altos niveles de exigencia a los cuales están sometidos los trabajadores de la empresas, lo cual se expresa en un gran aumento de la carga laboral, largas jornadas de trabajo, así como el no reconocimiento de las tareas desarrolladas, lo cual va generando en el individuo una serie de frustraciones, que conllevan a una serie de alteraciones psicosomáticas que van mermando con la salud del individuo. Suele presentarse más en las mujeres que en los hombres, quizá se deba a los altos niveles de exigencias a los cuales s e encuentran sometidas, ya que tienen que responder a las demandas del hogar, laborales, etc. Se manifiesta con un agotamiento emocional, acompañadode fatiga crónica, estado de negativismo perenne hacia el trabajo y en sus relaciones con los demás. Otras veces se puede experimentar, tics nerviosos, palpitaciones, aumento de la presión arterial, dolores musculares, cefaleas, problemas digestivos, trastornos del sueño entre otros. El problema se presenta cuando los horarios no permiten solucionar todo lo que tienen que hacer, aunado a ello los bajos sueldos, los escasos o nulos incentivos profesionales. Este síndrome trae como consecuencia una serie de factores de riesgo como el sedentarismo, el sobrepeso, tabaquismo, riegos de diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares, etc. Un diagnóstico temprano de esta afección podría logar que la persona no llegue a padecer los síntomas antes mencionados, y pueda aplicar las medidas correctivas en pro de mejorar su calidad de vida, que a fin de cuentas es lo más importante y lo que debemos preservar. Es necesario que en esta sociedad tan acelerada que nos ha tocado vivir evaluemos que es lo verdaderamente necesario e importante y buscar el equilibrio en todas las actividades a las cuales nos dediquemos. La practica de una actividad física puede lograr milagros ya que a través de los beneficios de la actividad deportiva se puede lograr aumentar nuevamente el rendimiento laboral, ya que cambia el entorno, originando la optimización en el funcionamiento muscular y óseo, con lo cual se logar prevenir la parición de posibles enfermedades.

Es importante que las organizaciones, traten de lograr el mayor número de incentivos, y reconocimientos para sus trabajadores, como un medio de lograr que estos se identifiquen con la organización para la cual prestan sus servicios.

http://www.articulo.org/articulo/4443/sufre_usted_del_sindrome_del_burn_out.html


#6

Y nuestra doctora Nikki realizó un blog al respecto este es el link:


Está super. Agrego mi comentario a su blog: llevo ya 39 años con diabetes y gracias a la perseverancia, al cuidado y al tomar esto como que soy diabética y no que esta enfermedad me tiene a mi, he podido llevar mi vida ´con altibajos si, pero todos superados y encaminados.
A continuar mi labor de familia, profesional, deportista, de investigadora, y de poeta.
Nada me lleva a agotarme o a quemarme al contario me ha enseñado a superar obstáculos, y derribar esos obstáculos con firmeza y con convicción.
Todo esto me ha enseñado a construir con diabetes y creo que estoy construyendo muchísimo.
Un abrazo para todos.


#7

Gracias Ana Lili tu también eres un verdadero ejemplo de tenacidad.
Un fuerte abrazo para ti .


#8

Extraordinaria tu discusión Sandra, como siempre.
Muchas gracias.


#9

Gracias por leer el artí■■■■ María.
Un abrazo para ti.


#10

Leo abslutamente todo lo que compartes con nosotros, te lo aseguro…Gracias por todo Sandra.


#11

Excelente artì■■■■… oohhh si conozco esa sensaciòn del bun out… jajaja

gracias Sandra!!!


#12

Espero haya sido solo una sensación superada Helena.
Un beso.


#13

Si hiciéramos una encuesta sobre el burn out y las condiciones de vida de nuestra sociedad, les aseguro que un gran porcentaje de la población tendría el síndrome por el sólo hecho de vivir cotidianamente las condiciones de precariedad en las que se vive el trabajo, la relación con la familia, los trayectos de ida y vuelta por caminos de tráfico y contaminación. No es de sorprendernos que a este coctel molotov se añada la diabetes con su imperativo de un “estilo de vida saludable”.
El desafío es mayúsculo y creo que todos los pacientes con diabetes que logran un adecuado control de la enfermedad deberían recibir el premio de resiliencia. Es decir, el premio a la capacidad de sobreponerse al dolor y a las pérdidas. Para todos ellos mi reconocimiento y cariño.


#14

Exácto tu comentario Marcela, este fenómeno existe a nivel mundial y no solo para los que tienen una enfermedad sino también las condiciones de muchos trabajadores; aquí en Argentina, hasta los médicos (profesionales que conocen los estilos de vida saludable) esán sufiendo este fenómeno. Lo destacó el último informe de Intramed de Argentina.
Pero es así la resilencia es la capacidad que hay que tener o aprender para no quemarse o tener este fenómeno.
Es posible cuando el entorno y la propia vuluntad de la persona fabriaca tales elementos emergentes.
La creación es uno de estos elementos por ejemplo.
Un fuerte abrazo y gracias por tu comentario.


#15

Me alegra Irais que tu hallas conseguido este equilibrio. La definición del fenómeno muy cierta.
Creo es la intención y más aún la de esta comunidad lograr este entorno para lograr las mejores estrategias para revertir un comienzo de agotamiento.
Gracias por tu comentario.
Un abrazo.


#16

ES LO MEJOR QUE HE LEIDO ACERCA DE DIABETES, ES COMO QUE DISTE JUSTO EN LA TECLA DE LO QUE ME VA SUCEDIENDO SANDRITA.
SIN DUDA QUE APARECÉS PARA SORPRENDER, Y LO MEJOR ES QUE SIEMPRE ESTÁS.
SOLO ME SALE DECIRTE GRACIAS HERMANA, GRACIAS POR EXISTIR!!!


#17

No te quemes nunca Francisco, ya sabes que que este año los dulces Argentinos te necesitamos y mucho para la Reforma de la actual ley del Diabético.
Un abrazo para ti, amigo y mucha fuerza para que tu emprendimiento resuelva el no “quemarnos varios diabéticos en la linda Argentina”.


#18

Que interesante comentario,a veces se nos pasa el tiempo en ver que metodos funcionan para poder llegar a controlar las glicemias y nos olvidamos de darle sentido a la vida,tengo mi pequeño hijo que es diabetico e insulinodependiente y sus glucosas siempre son muy altas con decirles que es normal en su organismo hace poco se cayo de la bicicleta y se fracturo la clavicula ese dia hizo 545 de glucosa y lo normal en el es de 462,364 a 290 en ayunas hace 240 a 280.De hoy en adelante hare que la vida de mi pequeño sea excelente y muy felizzzzz


#19

Maria si es así como tu dices tiene que ser feliz pero además trata en lo posible y con la ayuda del equipo de salud de lograr que esas glucemias mejoren un poco.
Espero lo logres y con mucho amor.
Un abrazo desde Córdoba Argentina.


Web-Stat web statistics