Recordando a la Dra. Lois Jovanovic


#1


ESCRITO POR: Jessica Lynn, CNM, CDE

Nota del editor: La Dra. Lois Jovanovic falleció el 18 de septiembre de 2018 a la edad de 71. Ella fue pionera en el mundo de la diabetes Tipo 1 por sus contribuciones acerca de embarazo y diabetes. El impacto que tuvo en la comunidad de personas que viven con diabetes es incalculable y su legado vivirá a través de su trabajo y las millones de vidas que tocó.

Cambiando vidas

La Dra. Lois Jovanovic cambió el mundo para las personas con diabetes, especialmente para las mujeres. Ella fue la primera en demostrar que a través de la normalización de la glucosa en la sangre, podemos tener embarazos y bebés saludables. Una ávida investigadora, la Dra. Jovanovic publicó más de 500 artículos, muchos sobre la diabetes en el embarazo. Guiada por su liderazgo apasionado, el Instituto de Investigación de Diabetes Sansum se convirtió en un centro reconocido internacionalmente con misiones combinadas en investigación, atención clínica y apoyo comunitario para personas con diabetes. La Dra. Jovanovic amplió personalmente la educación y la programación especializada para mujeres con diabetes, incluidas las poblaciones locales de latinas en California. Nunca dejó de buscar una cura para la diabetes Tipo 1 y fue líder en los primeros ensayos de páncreas artificiales.

Tuve la gran fortuna de conocer a la Dra. Jovanovic durante más de 30 años. A mediados de la década de 1980, mis padres anunciaron con entusiasmo que una nueva endocrinóloga se había mudado a Santa Bárbara desde Nueva York y querían que la conociera. En ese momento, tenía más interés en mi apariencia que en mi diabetes. Yo hacía caso omiso de los médicos que parecían centrarse en mis padres, pero en cuanto se presentó la Dra. Jovanovic, supe que esto sería diferente. Era una mujer pequeña, con postura firme como la de una bailarina, su ropa tenía unas flores negras y brillantes con un lápiz labial de lo más rojo. Tenía un hermoso cabello largo y negro tirado hacia atrás, enfatizando sus intensos ojos. Para mí, la Dra. Jovanovic parecía una mujer de una tierra lejana. Ella me habló directamente, y yo escuché atentamente.

Aprendiendo de la mejor

La oficina de la Dra. Jovanovic estaba cerca del laboratorio, donde pronto supe que ella estaba experimentando con ratones y células beta. Ella tenía una máquina para la A1c y un “club para menores de siete años” del cual, incluso siendo una niña, estaba emocionada de ser una miembro. Estaba decidida a complacer a mi atenta y cariñosa doctora. Pronto, lo que ella se proponía a hacer se me pegó y empecé a querer cuidarme a mí misma, un regalo por el que estoy agradecida todos los días.

A lo largo de mi adolescencia, el embarazo estaba lejos de mi mente, pero curar la diabetes Tipo 1 comenzó a parecer algo genial. Me ofrecí como voluntaria en el laboratorio de la Dra. Jovanovic, ayudando a su equipo de científicos a inyectar células beta en ratones. Entre las citas con sus pacientes, ella entraba, y llevaba su brillante entusiasmo con ella. Al igual que la Dra. Jovanovic, todos en Sansum estaban inspirados para curar la diabetes Tipo 1. Entrar en el edificio me hacía sentir como que si iba a entrado a un lugar de esperanza, ¡me encantaba!

Cuando tenía 21 años, quería comenzar a usar una bomba. Llevé la caja sin abrir a Sansum y la Dra. Jovanovic misma me mostró todas las partes y cómo funcionaban. Ese fue el día en que descubrí que la Dra. Jovanovic sabía lo que era tener una bomba, ¡porque ella misma llevaba una! Más tarde supe que ella nos ayudó a muchos de nosotros que teníamos diabetes Tipo 1 a comenzar nuestros recorridos con la bomba. Incluso alentaba a los endocrinólogos prominentes a “usar” la bomba para que pudieran entender a sus pacientes.

Cuando puse mi bomba meticulosamente metida en la ropa ese día, la Dra. Jovanovic me abrazó diciendo: “Tu bomba te cambiará la vida”. Durante una semana, me llamó a diario para ver cómo me iba y para ayudarme a ajustar las tasas basales. Cuando la vi en persona, me mostró trucos para mantenerla impermeable en la ducha y cómo hacer un pequeño agujero en el bolsillo de mi falda para alimentar el tubo y mantener la bomba en mi bolsillo. Comencé a usar faldas flojas con bolsillos como ella.

Avanzando

Cuando me mudé a Nueva York para convertirme en una enfermera comadrona, mantuve la sabiduría de la Dra. Jovanovic conmigo, pero ya no nos vimos por muchos años. Después de conocer a mi esposo David, él quería conocer a la mujer a la que yo acreditaba mi buena salud, por lo que visitamos Sansum. Me encantaba que ella y David estuvieran muy contentos de conocerse. La Dra. Jovanovic se mostró absolutamente contenta ese día, nos mostró un modelo de los primeros páncreas artificiales y dijo: “NOSOTROS lo resolveremos, pero hasta entonces, ya sabes qué hacer”. Me llevó de vuelta a mis días en su laboratorio.

Pronto, David y yo estábamos pensando en un embarazo. Revisando la literatura sobre la diabetes en el embarazo, el nombre de la Dra. Jovanovic aparecía una y otra vez. Seguí su consejo de mantener mis números en un rango increíblemente estrecho. El día en que vimos una prueba de embarazo positiva, antes de reunirme con alguien en Nueva York o de decirle a mi familia, le escribí un correo electrónico en el que le anunciamos nuestra “blástula”. Ella me contestó de inmediato: “¡Me encantaría ayudar a que tu blástula se convierta en un hermoso bebé feliz!” Y lo hizo a través de muchos correos electrónicos de apoyo. También me convertí en uno de sus temas de investigación. En ese momento, estaba evaluando los niveles de péptido-c para ver si la inmunosupresión que ocurre naturalmente en el embarazo podría permitir cierta producción de insulina, lo que potencialmente podría llevar a una cura para la diabetes Tipo 1. Miriam nació y se convirtió en una de “Los bebés de Lois”. Estaba muy orgullosa, y ella me decía a menudo que ella también. Incluso hizo una página para nuestro libro de bebé, refiriéndose a dos milagros: el descubrimiento de la insulina y el nacimiento de nuestra hija.

Contribuyendo a la causa

Reflexioné sobre la buena suerte de tener el cuidado de la Dra. Jovanovic durante mi embarazo y me preguntaba cómo han hecho otras mujeres para superarlo. Decidí incluir la educación en diabetes en mi práctica de comadrona, y la Dra. Jovanovic asumió un nuevo rol como mi mentora. Consultaba con ella mientras preparaba las pautas para el sistema de hospitales públicos de Nueva York. Alentó mi participación en una organización sin fines de lucro de diabetes perinatal que fundó en California llamada SSEP. ¡Acabamos de tener nuestra primera conferencia en Nueva York, algo de lo que la Dra. Jovanovic y yo habíamos hablado con entusiasmo! También tengo el honor de trabajar con el Dr. Castorino, a quien conocí durante el estudio de embarazo en el que participé en Sansum. Ahora estamos estudiando la medición continua de la glucosa y los resultados del embarazo en mujeres con diabetes Tipo 1.

Dra. Jovanovic, echo de menos sus mensajes de apoyo por correo electrónico, sus charlas apasionadas y nuevos manuscritos. Aún así, llevo sus enseñanzas conmigo todos los días y continuaré este trabajo en su honor. Estoy agradecida por usted en esta temporada y para siempre.

SOBRE EL AUTOR:
JESSICA LYNN, CNM, CDE

Jessica Lynn, CNM, CDE es oradora, escritora, investigadora y clínica especializada en diabetes perinatal, mujer con diabetes Tipo 1 y madre de dos bebés sanos.


Web-Stat web statistics