Resiliencia y diabetes


#1

A todos los miembros de esta comunidad, les mando una felicitación por tratar por medio de la palabra y la imagen de establecer un lazo de solidaridad y acompañamiento en nuestros esfuerzos compartidos por controlar la diabetes. A todos ustedes les otorgo el PREMIO A LA RESILIENCIA. A continuación incluyo información sobre el concepto:

En psicología, el término resiliencia se refiere a la capacidad de los sujetos para sobreponerse a períodos de dolor emocional. Cuando un sujeto o grupo animal es capaz de hacerlo, se dice que tiene resiliencia adecuada, y puede sobreponerse a contratiempos o incluso resultar fortalecido por los mismos. El concepto de resiliencia se corresponde con el término entereza.

Esa capacidad de resistencia se prueba en situaciones de fuerte y prolongado estrés, como por ejemplo el debido a la pérdida inesperada de un ser querido, al maltrato o abuso psíquico o físico, al abandono afectivo, al fracaso, a las catástrofes naturales y a la pobreza extrema.

La resiliencia es la capacidad que posee un individuo frente a las adversidades, para mantenerse en pie de lucha, con dosis de perseverancia, tenacidad, actitud positiva y acciones, que permiten avanzar en contra de la corriente y superarlas
E. Chávez y E. Yturralde (2006)

La resiliencia es un proceso dinámico que tiene por resultado la adaptación positiva en contextos de gran adversidadLuthar (2000)

La resiliencia distingue dos componentes: la resistencia frente a la destrucción, es decir, la capacidad de proteger la propia integridad, bajo presión y, por otra parte, mas allá de la resistencia, la capacidad de forjar un comportamiento vital positivo pese a las circunstancias difíciles.Vanistendael (1994)

La resiliencia se ha caracterizado como un conjunto de procesos sociales e intra-psíquicos que posibilitan tener una vida «sana» en un medio insano. Estos procesos se realizan a través del tiempo, dando afortunadas combinaciones entre los atributos del niño y su ambiente familiar, social y cultural.Rutter (1992)

Habilidad para resurgir de la adversidad, adaptarse, recuperarse y acceder a una vida significativa y productiva.ICCB, Institute on Child Resilience and Family (1994)

Concepto genérico que se refiere a una amplia gama de factores de riesgo y su relación con los resultados de la competencia. Puede ser producto de una conjunción entre los factores ambientales y el temperamento, y un tipo de habilidad cognitiva que tienen algunos niños aun cuando sean muy pequeños. Osborn (1996

Capacidad del ser humano para hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas e inclusive, ser transformados por ellas.Grotberg (1995)

La resiliencia significa una combinación de factores que permiten a un niño, a un ser humano, afrontar y superar los problemas y adversidades de la vida, y construir sobre ellos.Suárez Ojeda (1995)

La resiliencia es una respuesta global en la que se ponen en juego los mecanismos de protección, entendiendo por estos no la valencia contraria a los factores de riesgo, sino aquella dinámica que permite al individuo salir fortalecido de la adversidad, en cada situación especifica y respetando las características personales

ste concepto fue introducido en el ámbito psicológico hacia los años setenta por el paido-psiquiatra Michael Rutter, directamente inspirado en el concepto de la física. En la opinión conductista de Rutter, la resiliencia se reducía a una suerte de «flexibilidad social» adaptativa.

El concepto se profundizó al transcender al conductismo, por ejemplo, con las investigaciones del etólogo Boris Cyrulnik, quien amplió el concepto de resiliencia observando a los sobrevivientes de los campos de concentración, los niños de los orfelinatos rumanos y los niños bolivianos en situación de calle.

De este modo se categorizan los sujetos en no-resilientes y pro-resilientes, existiendo una gradación intermedia. Se observa que a mayor actividad cognitiva y a mayor capacidad intelectual aumenta la resiliencia, no sólo emocional, sino de las neuronas de los sujetos. Ciertamente que no es absoluta la relación «mayor nivel intelectual = mayor resiliencia», pero estadísticamente es muy frecuente. El sujeto con mayores conocimientos y mayor capacidad intelectual puede procesar y elaborar más eficazmente los traumas y los factores distresantes.

Ante situaciones de catástrofe (natural o provocada por el ser humano) se debe considerar la formación de las llamadas «comunidades resilientes» y para éstas un tratamiento específico. Teniendo en consideración que la resiliencia psíquica es el resultado de múltiples procesos que contrarrestan las situaciones nocivas, se trata de una dinámica en la cual se podrían señalar las siguientes etapas:

El equilibrio que enfrenta a la tensión
El compromiso y el desafío
La superación
La significación y valoración
La positividad de sí mismo
La responsabilización
La creatividad
Clínicamente se hace una diferenciación neurobiológica entre las personalidades no-resilientes y las pro-resilientes en situaciones de estrés postraumático. En los sujetos no-resilientes o poco resilientes se observan fenómenos llamados de alta call memory; tal call memory se define por la frecuencia e intensidad en que se reactiva en la memoria consciente el momento traumático o altamente distresor. Desde la perspectiva clínica, tales reminiscencias traumáticas se pueden presentar como flash-backs o como pensamientos intrusivos, siempre de modo compulsivo.

La investigación neurológica ha demostrado que tales evocaciones del trauma se generan con activaciones autónomas de diversas partes del cerebro, en especial las de la memoria y las de vigilancia, es decir, regiones del cerebro tales como los núcleos de la amígdala, el lugar azul o locus coeruleus, el hipocampo, y luego el neocórtex.

De este modo se categorizan los sujetos en no-resilientes y pro-resilientes, existiendo una gradación intermedia. Se observa que a mayor actividad cognitiva y a mayor capacidad intelectual aumenta la resiliencia, no sólo emocional, sino de las neuronas de los sujetos. Ciertamente que no es absoluta la relación «mayor nivel intelectual = mayor resiliencia», pero estadísticamente es muy frecuente. El sujeto con mayores conocimientos y mayor capacidad intelectual puede procesar y elaborar más eficazmente los traumas y los factores distresantes.

Ante situaciones de catástrofe (natural o provocada por el ser humano) se debe considerar la formación de las llamadas «comunidades resilientes» y para éstas un tratamiento específico. Teniendo en consideración que la resiliencia psíquica es el resultado de múltiples procesos que contrarrestan las situaciones nocivas, se trata de una dinámica en la cual se podrían señalar las siguientes etapas:

El equilibrio que enfrenta a la tensión
El compromiso y el desafío
La superación
La significación y valoración
La positividad de sí mismo
La responsabilización
La creatividad

Clínicamente se hace una diferenciación neurobiológica entre las personalidades no-resilientes y las pro-resilientes en situaciones de estrés postraumático. En los sujetos no-resilientes o poco resilientes se observan fenómenos llamados de alta call memory; tal call memory se define por la frecuencia e intensidad en que se reactiva en la memoria consciente el momento traumático o altamente distresor. Desde la perspectiva clínica, tales reminiscencias traumáticas se pueden presentar como flash-backs o como pensamientos intrusivos, siempre de modo compulsivo.

La investigación neurológica ha demostrado que tales evocaciones del trauma se generan con activaciones autónomas de diversas partes del cerebro, en especial las de la memoria y las de vigilancia, es decir, regiones del cerebro tales como los núcleos de la amígdala, el lugar azul o locus coeruleus, el hipocampo, y luego el neocórtex.

Esta información es de Wikipedia y en la red pueden ustedes encontrar información y bibliografía al respecto de este interesante término.

Con un abrazo cariñoso
Marcela Capdevila


#2

Excelente artí■■■■ Marcela a llevar a la práctica el significado de esta buena palabra y para todos nosotros los dulces.
Un abrazo.


#3

El concepto lo tenía en mente,más no la palabra.Me gusta,porque se aprende con personas como ustedes,generosas en sus conocimientos.(un beso,Marcela)


#4

En realidad hay que admitir que vivimos en ambientes diabetogénicos es decir en ambientes que favorecen el desarrollo de la enfermedad. En donde había una cocina económica cada día aparece un OXXO con sopas Maruchan. En las cooperativas escolares se venden sabritas y cocacola. Mientras esos sucede, las campañas de radio nos invitan a cuidar de la salud. ¿Y la responsabilidad compartida, dónde queda?.
Abrazos anti-diabetogénicos.
Marcela


#5

Adoso otro archivo interesante sobre este tema.
Un abrazo.
8668-Resiliencia.doc (26 KB)


#6

Lisan
Gracias por el artí■■■■ sobre la Dra. Stephanie Metzger. Su planteamiento está en consonancia con un proyecto que estoy planteando con la Universidad Autónoma Metropolitana en la Ciudad de México.
Me va a encantar compartir este proyecto contigo. Ahora sí lamento que no vivamos en la misma ciudad, pero tenemos este maravilloso recurso para trabajar juntas.
Te mando u n abrazo


#7

para que hacerse la vida mas complicada… con un termino mas… solo hay que cuidarse y ser responsables de nuestra enfermedad…


#8

Veremos que se puede hacer por esta vía mail Marcela.
Un abrazo.


#9

Miguel es tu punto de vista a veces el studiar a fondo estas cuestiones ayudan de sobremanera a personas que puedan estar con alguna afección como la diabetes, la obesidad etc.
Es muy importante realizar estudios ya que con ellos se beneficia a muchas personas también.
Un abrazo amigo.


#10

Querido Miguel

Hay dos caminos hacia la salud: la primera es una autopista rápida, directa y sin escalas.
La segunda es un camino rural, lleno de bifurcaciones y pequeñas veredas.
Hay quienes disfrutamos los trayectos largos llenos de sinuosidades y de encuentros inesperados.
A los que tomamos el camino largo nos gusta ser sorprendidos por el lenguaje y nos encanta conocer nuevas palabras.

Lo bueno de todo esto es que los dos caminos son igualmente recomendables.
Finalmente hasta en el cuidado de la salud, hay estilos diferentes.
¡saludos y gracias por tu comentario!
Marcela


#11

Miguel,en todos los campos,la ignorancia paraliza,limita e incomoda.El tener oportunidad de aprender de cosas que ignoramos,debería ser motivo de alegría y agradecimiento.Dios nos hizo con la capacidad de aprender,y nos dio un amplio repertorio para que todos satisfagamos dicha capacidad,a ti no te gustarán estos temas,a otros sí,lo importante es que no estanquemos la mente en lo básico y ampliemos nuetro panorama cultural,hará de nosotros personas más aptas para sobrevivir en la sociedad actual.(un abrazo)


Web-Stat web statistics