Revisemos nuestros ojos, prevengamos la retinopatía diabética


#1

La revisión de nuestros ojos es parte importante del cuidado de nuestra diabetes. El manejo inadecuado de nuestros niveles de glucosa en sangre nos ponen en riesgo de desarrollar “retinopatía diabética” que es una condición que puede llevarnos a la pérdida de la visión de no atenderse a tiempo.

La retinopatía diabética como seguramente ya has leído se presenta cuando nuestros niveles de glucosa en sangre permanecen elevados y ello afecta los vasos sanguíneos más pequeños que dañan a su vez una porción de nuestro ojo conocido como retina.
Cuando los vasos sanguíneos en la parte central de la retina son afectados se presenta una condición que conocemos como maculopatía diabética.

La retinopatía diabética es una de las causas de ceguera entre personas en edades productivas. Sin embargo, hay que estar alerta y realizar pruebas y exámenes periódicos pues estas condiciones en sus inicios pueden pasar desapercibidas.

La retinopatía diabética no siempre tiene sintomatología, por ello la insistencia que hacemos en las revisiones periódicas. A menudo, las primeras etapas de esta condición no tienen sintomatología.

Sin embargo, a medida que la enfermedad progresa, los síntomas de una retinopatía diabética pueden incluir:

• Manchas, puntos o algo similar a hilos de telarañas oscuras flotando en la visión (llamados miodesopsias, manchas flotantes o “moscas” volantes);
• Visión borrosa;
• Visión que cambia periódicamente de borrosa a clara;
• Áreas oscuras (completa o parcialmente) en el campo de visión;
• Mala visión nocturna;
• Colores que aparecen descoloridos o diferentes;
• Pérdida de la visión.

Los síntomas de la retinopatía diabética afectan, por lo general, a ambos ojos.

Cualquier persona con diabetes (de cualquiera de sus tipos) debe programar una revisión de la retina a partir de los 12 años (en otros países mucho antes pero depende del consejo y revisión médica previa). Realizar estas revisiones toma cerca de media hora y se trata básicamente de analizar el fondo de ojo tomando fotografías de la retina.

Fondo de ojo ¿cómo se realiza?

Al llegar deberás recibir una explicación sobre el procedimiento. Se dilatarán tus pupilas utilizando unas gotas, al pasar entre 15 y 20 minutos se te pedirá acomodarte en una silla desde donde se tomarán fotografías de tu retina.
Verás una luz brillante cada vez que se tome una fotografía pero esta cámara no tocará tus ojos. No sentirás demasiada incomodidad a pesar de que la luz es muy brillante. En algunos casos sentirás un poco de ardor (muy leve) por las gotas pero nada de lo que tengas que preocuparte. Tu visión estará un poco borrosa algunos minutos después de esta prueba. Dependiendo del tipo de gotas tendrás dificultades para ver entre 2 y 6 horas que es el tiempo que dura esta dilatación de tu pupila pero al pasar este tiempo tu visión regresará a la normalidad. Debido a estos efectos es que se sugiere que asistas acompañado.

Generalmente los resultados de esta prueba te serán comunicados en ese momento a menos que se requieran otras pruebas. Los resultados pueden ser

  • No retinopatía: tus ojos permanecen sanos y debes seguir cuidándolos
  • Retinopatía de fondo: también conocida como retinopatía de estadío 1 (o tipo 1 o clase 1)
  • Distintos grados de retinopatía: esto significa que necesitarás la valoración de un retinólogo o especialista para determinar el grado en el daño de tu retina y el tratamiento que necesitarás

Puedes consultar más información en los siguientes enlaces.



Tengo niveles altos de glucosa y veo un poco borroso
Web-Stat web statistics