Sensor de glucosa implantable


#1

Científicos de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA) han desarrollado un sistema de medición contínua de glucosa, implantable en el cuerpo, que transmite sus lecturas a un dispositivo móvil y permite el chequeo de los niveles de glicemia varias veces al día, evitando los molestos pinchazos (o piquetes).


¿Cómo funciona?
El mecanismo químico es bastante simple, la verdad: el dispositivo contiene cierta cantidad de una enzima (la glucosa oxidasa) que reacciona con la glucosa y consume oxígeno en cantidad proporcional a la glucosa presente (básicamente lo mismo que ocurre dentro de nuestras células). De este modo, midiendo la cantidad de oxígeno consumido, se puede determinar la concentración de glucosa. Posteriormente los resultados de las lecturas pueden transmitirse a un dispositivo móvil para su visualización, almacenamiento y análisis.

¿Qué ventajas tiene?
Aparentemente el dispositivo puede mantenerse hasta por 500 días implantado, por lo que hacer un reemplazo anual es bastante seguro. De este modo se reduce la necesidad de pincharse, manteniendo la posibilidad de medir los niveles de glucosa en la sangre varias veces al día.

Aparentemente esperan comenzar los ensayos clínicos en humanos en pocos meses, y es posible que en unos años, si todo va bien, obtengan aprobación de la FDA y el dispositivo pueda comercializarse.

La noticia original en 20minutos: [click]

El abstract del artí■■■■ en Science Translational Medicine: [click]


Web-Stat web statistics