Te da curiosidad qué esconde tu ADN?


#1

¿Qué hay en tu ADN? Encuesta de adultos mayores muestra gran interés, con una dosis de escepticismo

ANN ARBOR: Solo un pequeño porcentaje de personas sus cincuenta y sesenta se han hecho la prueba de ADN, ya sea por razones médicas, para aprender acerca de su ascendencia o por curiosidad, pero muchos más tienen interés en realizarse dichas pruebas, según una nueva encuesta.

De acuerdo a la Encuesta Nacional sobre el Envejecimiento Saludable, uno de cada 10 ha realizado pruebas genéticas ofrecidas directamente a consumidores y uno de cada 20 ha realizado pruebas genéticas ordenadas por un médico. En la encuesta de la Universidad de Michigan y la AARP, más de la mitad expresó interés en obtener pruebas de ADN para guiar la atención médica, comprender los riesgos para la salud o conocer su ascendencia.

Sin embargo, dos tercios de los encuestados dijeron que pensaban que las pruebas genéticas podrían llevarlos a preocuparse demasiado por su salud futura.

La encuesta de 993 adultos entre las edades de 50 y 64 años fue realizada por el Instituto de Políticas e Innovación de Atención Médica de Universidad de Michigan (Institute for Healthcare Policy and Innovation) y patrocinada por AARP y Michigan Medicine, el centro médico académico de la U-M.

Los resultados surgen al mismo tiempo que la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) ha aprobado varias pruebas específicas de enfermedades para comercializarlas directamente al público, en lugar de requerir que un médico las ordene.

Los encuestados también respondieron acerca de su interés en realizar pruebas para conocer su riesgo genético de tres trastornos de la vida adulta: la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson y la degeneración macular. Alrededor de dos tercios tenían al menos algo de interés en cada prueba.

Scott Roberts, profesor de la Escuela de Salud Pública de la U-M quien ha estudiado el uso de pruebas genéticas, incluyendo pruebas directas al consumidor, trabajó en el diseño y análisis de la encuesta. Señaló que incluso aquellos que se someten a pruebas genéticas comerciales, principalmente para aprender sobre su herencia ancestral, podrían terminar siendo sorprendidos por los resultados que muestran que tienen un alto riesgo de enfermedades como el Alzheimer.

Dijo que en comparación con los hallazgos previos en la población adulta general, este grupo es un poco más escéptico acerca de los beneficios en comparación con los riesgos de las pruebas genéticas en general.

“La mayoría dijo que podría estar interesada en conocer su riesgo de padecer enfermedades específicas, pero por otro lado, estaban preocupados por el posible malestar psicológico de los resultados”, añadió.

Roberts señala que la precisión de cualquier prueba genética no es del 100 por ciento. También dice que las pruebas ordenadas por los médicos a menudo vienen con la oportunidad de reunirse con un asesor genético, un médico especialmente capacitado que puede ayudar a los pacientes a decidir si realizar las pruebas y prepararlos para manejar los resultados.

Por el contrario, las pruebas directas al consumidor a menudo no incluyen ninguno de estos servicios, y las personas que compran las pruebas de ADN directamente pueden encontrar dificultades para interpretarlas o tener acceso a un asesor genético después de recibir sus resultados. Los asesores genéticos ya tienen una gran demanda de casos clínicos, y los horarios de sus citas son prioritarios para aquellos que tienen una razón clínica para las pruebas de ADN, incluidos los antecedentes familiares de una enfermedad genética grave.

“Puede que los pacientes no piensen en los efectos posteriores de las pruebas genéticas directas al consumidor. Un resultado positivo inesperado puede llevar a varias pruebas adicionales que pueden o no estar cubiertas por el seguro”, dijo Preeti Malani, director de la encuesta y profesor en la Escuela de Medicina de la U-M que tiene una formación especial en medicina geriátrica.

Experiencia con pruebas

El 5 por ciento de los encuestados que ya se habían realizado una prueba genética ordenada por su médico dijo que el médico lo sugirió o porque querían saber más sobre su riesgo de enfermedad o la mejor manera de controlar una condición actual.

El 10 por ciento había tenido una prueba directa al consumidor. De ellos, más del 70 por ciento dijo estar interesado ​​en aprender más sobre su ascendencia, y poco menos de la mitad dijeron que tenían curiosidad acerca de su composición genética. Un poco más de uno de cada 10 dijo que se hicieron pruebas para obtener más información sobre su salud en general o sobre el riesgo de contraer una enfermedad en particular.

Combinando los dos tipos de pruebas genéticas, el 14 por ciento había tenido cualquiera de los dos tipos.

“Estamos viviendo en una era en la que avances como las pruebas de ADN brindan una cantidad asombrosa de información útil sobre la salud”, dijo Alison Bryant, vicepresidente senior de investigación para AARP. “A medida que las pruebas genéticas se vuelven aún más sofisticadas y comunes entre los adultos mayores, el desafío será garantizar que las personas comprendan los beneficios y las limitaciones de estas pruebas”.

Futuro de las pruebas genéticas

Roberts, quien se especializa en pruebas genéticas para la enfermedad de Alzheimer, dice que el 70 por ciento de los encuestados tenía interés en conocer su riesgo de Alzheimer.

Los ensayos clínicos más nuevos de medicamentos que tienen como objetivo prevenir, retrasar o retrasar la progresión de la pérdida de memoria y otros problemas cognitivos en realidad buscan inscribir a personas que tienen un riesgo genético de Alzheimer más alto de lo normal. Por lo tanto, aquellos que deciden comprar una prueba de este tipo, o cuyos médicos la ordenen debido a su historial familiar, ahora pueden tomar una acción en función de sus resultados.

“Antes, no había mucho que pudiéramos recomendar, pero ahora hay más oportunidades de investigación para participar, y sabemos más sobre los comportamientos de salud más tempranos en la vida que pueden afectar el riesgo de Alzheimer y otras formas de demencia más adelante en la vida”, dijo Roberts.

Los encuestados parecían entender cómo las pruebas genéticas ofrecen una ventana potencial hacia el futuro, tanto para sus propios riesgos de salud (el 90 por ciento estaba de acuerdo con esta idea) como para los de sus hijos y nietos (86 por ciento). Pero el 41 por ciento dijo que una prueba genética no era necesaria si ya sabían qué riesgos de enfermedades corren en su familia.

Los encuestados respondieron una amplia gama de preguntas en línea. Las preguntas fueron escritas, y los datos interpretados y compilados, por el equipo de IHPI. Se proporcionaron computadoras portátiles y acceso a Internet a los encuestados que todavía no lo tenían.


#2

Hay quien no se toma la presión arterial, por no saber que esta alto.

Si supongo que para algunos la pre ocupación seria mas dañina que el desconocimiento.


Web-Stat web statistics