Técnica de inyección de insulina (FORTI) Parte 1


#1

Hemos leído que muchos tenemos dudas sobre la técnica adecuada de inyección de insulina, este es un tema que atendemos con relativa frecuencia pero del cual siempre surgen actualizaciones y consejos útiles para quienes vivimos con diabetes. Hace poco se llevó a cabo un foro donde se discutió toda esta información, los datos serán publicados pronto. Durante 2013 en México tuvimos la fortuna de asistir al Foro de Técnica de Inyección México (FORTI) a partir del cual se publicaron muchas recomendaciones mismas que iremos compartiendo con ustedes. No dejen de participar, entre todos podemos ayudarnos y ver de qué forma realizar bien nuestros procesos.

Revisión previa de la zona de inyección de acuerdo con las recomendaciones FORTI

  1. Los sitios deberían ser revisados y palpados por el individuo antes de la inyección.
  2. Evitar utilizar el sitio si muestra signos de lipohipertrofia, inflamación, edema o infección
    hasta que el problema haya sido resuelto.
  3. Las inyecciones deben aplicarse en un sitio aseado y con las manos limpias.
  4. El sitio debería lavarse con agua y jabón cuando no esté limpio.
  5. Generalmente no se requiere la desinfección del sitio de inyección; sin embargo, se pueden usar toallitas con alcohol antes de la inyección en el hospital o en casa.
  6. Asegurarse de que el sitio de inyección de insulina esté limpio.

Zonas donde se sugiere la inyección de acuerdo con las recomendaciones FORTI

Consejos para hacer una inyección menos dolorosa:
• Mantener el medicamento inyectable en uso a temperatura ambiente.
• Usar agujas más cortas y más delgadas.
• Utilizar una aguja nueva en cada aplicación.
• Insertar la aguja con un movimiento suave y rápido a través de la piel.
• Inyectar lentamente y asegurarse que el émbolo (en caso de la jeringa) o el botón
(en caso de la pluma) ha sido totalmente presionado.
• Evitar masajear la zona después de la inyección.
• Si el paciente utiliza toallitas con alcohol, inyectar cuando el alcohol se haya secado
totalmente.

Fuente: Manual FORTI México, Becton Dickinson y Federación Mexicana de Diabetes


Moretes por inyección de insulina
#2

Me dijo mi doc k después de inyectar contará del 1001 al 1010 antes de sacar la aguja


#3

Siiiii es un buen consejo, cada semana estaremos compartiendo más consejos citando la misma guía que empleamos como fuente para esta publicación. Muchas gracias por compartir con nosotros :slight_smile:


#4

s porque tanto tiempoo no sabia nada sobre eso


#5

Mas por aqui…

Zonas recomendadas para inyectar la insulina

Aquellas personas con diabetes que para su control diario necesitan inyectarse insulina, deben tener en cuenta las zonas del cuerpo donde se la suministran, ya que ello va a tener bastante influencia en la efectividad que tendrá para controlar la glucosa en sangre.

En algunas zonas del cuerpo la insulina es absorbida más rápidamente que en otras. Además, si vamos a realizar algún tipo de ejercicio físico poco después de la inyección, no es recomendable que nos pongamos la insulina en la parte del cuerpo que más vamos a utilizar realizando ese ejercicio, pues ello acelerará la absorción y utilización de la insulina, lo que unido al ejercicio físico puede provocarnos una hipoglucemia.

También debemos tener en cuenta las insulinas que estemos utilizando y su rapidez a la hora de actuar en nuestro organismo, utilizándolas en aquellas zonas del cuerpo más adecuadas según sus características. En la siguiente imagen podemos ver un esquema de la rapidez de absorción de la insulina según la zona donde la inyectemos:

– Brazos: Zona recomendable para las insulinas de acción rápida. Se debe inyectar en la zona externa-superior.

– Abdomen: Dado que es la zona donde la insulina se absorbe más rápidamente, es ideal para aquellas de acción rápida. Se debe evitar la zona próxima al ombligo.

– Nalgas: Ideal para las insulinas de acción lenta, debe inyectarse en la zona externa-superior.

– Muslos: Aquí es donde más lentamente se absorbe la insulina, por lo que es recomendable para aquellas de acción lenta. La zona de inyección debe ser la parte lateral-externa y superior.

Por otra parte, a la hora de inyectar la insulina, debemos hacerlo en zonas lo suficientemente grasas para no hacernos daño, ya que debemos evitar aplicarla directamente en zona muscular. Por ello, lo más recomendable es realizar un pequeño pellizco para asegurarnos de que la zona es adecuada para que la inyección sea subcutánea y aplicarla poco a poco.

Según el tamaño de la aguja será necesario inclinar un poco o no el dispositivo para evitar una inyección demasiado profunda. El objetivo es que la inyección sea subcutánea sin que llegue a ser superficial, lo cual impediría su correcta absorción. Una vez aplicada la insulina no debemos retirar la aguja hasta pasados unos segundos, para conseguir que toda la insulina que pusimos en el medidor sea inyectada. Lo del pellizco es algo a realizar siempre que sea posible, aunque en algunas zonas como los brazos, se hace difícil pellizcar e inyectar la insulina a la vez. En esos casos puedes apoyar la zona en algún sitio para mullirla y asegurarte de que no la inyectas directamente al músculo.

También hay que tener en cuenta que la rotación de las zonas donde nos vamos inyectando la insulina es fundamental. Si nos la administramos siempre en el mismo sitio, corremos el riesgo de que se produzcan abultamientos y pérdida de tejido graso (lipodistrofia), volviéndose esa zona difícil para que la insulina pueda hacer bien su efecto.

No menos importante que todas estas recomendaciones es asegurarnos de que en todo momento utilizamos convenientemente todos los utensilios necesarios para la inyección. Debemos lavarnos convenientemente las manos antes de empezar todo el proceso, utilizar una aguja nueva para cada inyección y que esta sea adecuada en su tamaño según la cantidad de grasa que tengamos en nuestro cuerpo. Yo soy una persona más bien delgada y utilizo agujas de 8 mm. (aunque últimamente me estoy planteando cambiarme a agujas de 5 mm.) que aseguran una inyección subcutánea correcta y sin dolor. Si te haces con una rutina diaria rotando las zonas de inyección te asegurarás de que la insulina trabaje lo mejor posible y evitarás problemas en la piel.

Fuente


Web-Stat web statistics