¿Tiene usted más de 50 años? Necesita esta vacuna para proteger su visión


#1

La Academia Estadounidense de la Oftalmología urge a las personas más jóvenes a vacunarse contra la culebrilla para proteger su salud y visión

La culebrilla ya no es una enfermedad de las personas mayores. Casi una de cada tres personas en los Estados Unidos contraerá la culebrilla (herpes zoster), con el mayor número de casos ocurriendo en personas de 50 años y mayores. Algunas sufrirán una complicación extremadamente dolorosa y desfigurante llamada herpes zoster oftálmico que puede causar la ceguera. Aunque una vacuna efectiva está disponible, muchas personas siguen sin vacunarse. La Academia Estadounidense de la Oftalmología recomienda que las personas de 50 años y mayores obtengan la vacuna contra la culebrilla – 10 años más jóvenes que la recomendación anterior.

Los síntomas tempranos incluyen dolor, picazón y cosquillo de la piel. El enrojecimiento y el entumecimiento llevan a un sarpullido. Ampollas se abren y forman costras. Aunque las ampollas y las costras pueden durar unas semanas, el dolor puede durar mucho más, especialmente en pacientes de 65 años y más. Si bien el dolor normalmente se resuelve en unas semanas o meses, puede ser severo y debilitante. Para algunos pacientes, el dolor dura muchos años, interfiriendo con la vida cotidiana.

Si el virus infecta los nervios del ojo, puede producir:

  • Salpullido en los párpados;
  • Infecciones del ojo;
  • Conjunctivitis (pink eye);
  • Infección e inflamación de la córnea (frente del ojo);
  • Ojo seco
  • Visión borrosa y sensibilidad a la luz brillante;
  • Dolor e inflamación dentro del ojo;
  • Inflamación del nervio óptico detrás del ojo, y
  • Deterioro de la córnea tan severo que requiere un trasplante corneal.

“Hágalo y ya está. Eso es lo que yo les digo a mis pacientes”, dijo Dianna L. Seldomridge, M.D., portavoz clínica para la Academia Estadounidense de la Oftalmología. “La vacuna es segura y efectiva. Las consecuencias para la salud de no vacunarse son significativas, al igual que los costos económicos. Los costos médicos de tratar la culebrilla y sus complicaciones se calculan en más de $1 mil millones”.

El virus herpes zoster es el mismo virus que causa la varicela. Más de un 95 por ciento de las personas nacidas en los Estados Unidos de más de 40 años han tenido la varicela. El virus perdura en el cuerpo y puede reactivarse como la culebrilla muchos años después. Esto puede atribuirse al proceso natural de envejecimiento del cuerpo. O puede deberse a cualquier cosa que debilite su sistema inmune.

No está claro por qué el riesgo ha aumentado en casi un 70 por ciento en los últimos 15 años. Pero está claro que la culebrilla ya no es solamente una enfermedad de personas mayores. La investigación muestra que el riesgo aumenta después de los 40 años y sube considerablemente a los 50 años.

Desafortunadamente, solo el 33.4 por ciento de las personas elegibles de 60 años y mayores son vacunadas, y aproximadamente el 5 por ciento de las personas entre 50 y 59 años, según los Centros para el Control de Enfermedades (CDC).

Los CDC recomiendan que los adultos saludables de 50 años y mayores reciban dos dosis de la vacuna contra la culebrilla, con un intervalo de dos a seis meses.


#2

Ayer tristemente nos confirmaron que en México esta vacuna sólo existe a nivel privado.

Desafortunadamente no la tenemos en el esquema básico. Por lo que nos explican este herpes es la reactivación del virus de la varicela que se quedó latente en alguna época de la vida generalmente asociado a estrés o en personas con alguna inmunosupresión por alguna razón.


#3

wow siempre lo había escuchado como un virus que se manifiesta en la piel mas no sabia que podia afectar los ojos y la visión, tampoco que había una vacuna. Aunque la recomendación es para los adultos saludables de 50 años y mayores, me imagino que es recomendable en general para las personas que han tenido varicela


#4

Tampoco lo sabia y si aqui solo existe en privado… Tampoco se difundirá publicamente.


Web-Stat web statistics