Tomando Control


#1

Navidad es celebrar el nacimiento de Jesús, el “Hombre del Calvario”. “El nació en un verdadero establo, el lugar más sucio del mundo, allí nació el único puro entre los nacidos de mujer. El Hijo del Hombre que había de ser devorado por las bestias que se llaman hombres”… Giovanni Papini

Quiero que nos centrémonos en el título del tema: Tomando Control. Todos somos consciente que ha llegado la Navidad del 2009, en la primera década del siglo XXI. Y en esta Navidad, sinónimo de alegría y felicidad, es el momento de poner en práctica el verdadero conocimiento que tenemos de nuestra diabetes.

Las cosas cambian, el consumismo y “el gusto por la buena mesa impera”. La Navidad mayormente debería ser una época de celebración del hombre que unió el cielo con la tierra y no de cometer excesos. Por lo tanto sugiero que sería muy recomendable preparar la cena de Navidad en casa, de ese modo tendremos control sobre los ingredientes y un mayor cuidado de nuestra salud.

Pero algo debe quedar en claro, no por ser Navidad o Año Nuevo, vamos a dejar de lado las rutinas de ejercicio, la dieta equilibrada y balanceada que estamos tratando de llevar a cabo día tras día. La tendencia en estas fechas es consumir más calorías de las que quemamos diariamente. Si estamos en control, no dejaremos que los excesos afecten nuestra salud. Tomemos el control y disfrutemos en familia esta Navidad, sinónimo de juguetes y alegría.

Uno de los órganos más afectados en las fiestas navideñas, es el corazón, en una persona sana. ¿Te imaginas lo que puede ocurrir en una persona diabética? Si para los sanos “la alimentación navideña, puede causar aumento de peso y el inicio de muchos problemas de salud”. Ahora si el individuo es diabético, hipertenso que sufre de colesterol o triglicéridos altos, de hecho su enfermedad empeora. ¿Y del alcohol? Bueno de eso ni hablemos porque nuevamente podríamos entrar en controversia.

En esta Navidad y Año Nuevo, muchas personas van encontrar difícil moderar su hábito de consumo alimenticio. Las mejores alegrías de los sabores son perfectamente complementarias a la responsabilidad del consumo de ingredientes que producen riesgos. Piensa y grita a los cuatro vientos “yo estoy en control, primero mi salud”.

Si cambiamos nuestra manera de pensar, vamos a consumir menos grasas animales o las vamos a cambiar por grasas vegetales. Si estamos en control vamos a elegir las carnes y los productos de origen animal que menos grasa contenga, pavo por dar ejemplo. Como resultado de comer inteligentemente, nos vamos a sentir mejor física y emocionalmente.

Evitar el “pellejito” del pollo, el “gordito” de la carne, el “chicharroncito”.y todo aquello que agrada al paladar, pero daña la salud. Preferir carne magra; es decir la que menos grasa contiene, bastante verduras y elegir fruta que puedas comer con cáscara, que sean fibrosas y que no esté muy madura. Una vida plena y totalmente saludables es posible realizarla, aun con diabetes. Recuerda que ser diabético, no esta reñido con comer bien y saludable.

Es importante comenzar disfrutando con alegría la Navidad y el Año Nuevo. No te deprimas, no consientas que el “veneno de las emociones negativas” llegue a tu mente, tú estás tomando el control de tu vida. Piensa que no conseguimos nada con deprimirnos y llenarnos de ansiedad, recuerda que estos sentimientos y emociones aumentan la glucemia.

Quiero desearte desde aquí a miles de kilómetros de distancia, pero unidos por la diabetes, una Feliz Navidad y un Próspero Año Nuevo. Recordarte además que tú eres más inteligente que un “turrón, un mazapán, un panetón, un dulce de leche o pan de pascua, etc., etc.”. Los diabéticos somos como los peces; no nos meteremos en problema si mantenemos la boca cerrada a los antojitos navideños.

Tomando control y poniendo en práctica todo lo que sabemos de la diabetes.

Luis L. Gavin


Web-Stat web statistics