Transplante de pancreas


#1

Fue el lunes 3 de marzo de 2003. El Hospital Carlos Haya lograba por primera vez en España realizar un transplante de islotes pancreáticos. La intervención fue todo un éxito. A los seis meses de la operación, el primer paciente diabético que se sometió a este tipo de transplante, Domingo Calabuig -entonces con 42 años-, ya no tenía que inyectarse insulina.

Pero pese al éxito de este tipo de operación, no todos los diabéticos se pueden someter a ella. «Esta intervención se realiza en determinados tipos de diabetes inestable», puntualizó el doctor Bernat Soria.

El proceso que se seguía antes de la normativa europea consistía en que los cirujanos, tras extraer el páncreas de un cadáver, separaban en el laboratorio los islotes o células pancreáticas, que a continuación se cultivaban en una cámara especial. Los islotes se trataban con colagenasa (o derivados), que es una enzima que se encarga de digerir la parte fibrótica. Cuando los islotes se purificaban por completo en el laboratorio, se inyectaban en el paciente por vía laparoscópica (sin bisturí y mediante una pequeña incisión) para que llegasen al hígado.

La principal ventaja de estos trasplantes para los diabéticos es que aumenta su calidad de vida, puesto que dejan de inyectarse insulina y superan la hiperglucemia que padecen.


Web-Stat web statistics