“Tuve aflicción por no tener zapatos…Hasta que vi a alguien que no tenía pies”


#1

Harold Abbot era un hombre vencido. Había perdido todos sus ahorros, y además había contraído grandes deudas. Su almacén de víveres se había cerrado, Harold iba en busca de un préstamo al banco y el préstamo era para ir a la ciudad para ver si conseguía empleo.

Harold cuenta que estaba derrotado…vencido…había perdido el espíritu de lucha y la fe. Mientras caminaba, vio que venía por la calle un hombre sin piernas. Estaba sentado en una plataforma de madera equipada con ruedas de patín. Se empujaba con unos tuquitos de madera que llevaba en cada mano. Harold comentó “acababa de cruzar la calle y en el momento que lo vi, sus ojos se encontraron con los míos. Me saludó con una amplia sonrisa, 'buenos días, señor’, linda mañana ¿Verdad que sí?”

Harold Abbott después de esta experiencia, escribió la siguiente cita en el espejo del baño para leerla cada mañana: “Me avergoncé de la compasión que había sentido hacia mí mismo. Me dije que, si aquel hombre podía ser feliz y animoso sin piernas, yo ciertamente lo podía ser con dos piernas.”

La vida es como una escalera, si miras hacia arriba siempre habrá personas que estén encima de de ti, perro si miras hacia abajo verás que hay millones a quienes les gustaría estar en tu lugar. La vida es como una moneda, puedes gastarla en lo que quieras, pero una sola vez.

Luis L. Gavin y sus dulces “garabatos”


Web-Stat web statistics