Un simple análisis de sangre podría detectar el Alzheimer


#1

CHICAGO (Reuters) - Un simple análisis de sangre podría diagnosticar el Alzheimer, lo que brindaría a las personas la oportunidad de realizarse una prueba de la enfermedad, dijeron investigadores estadounidenses.

Otros equipos de investigación han demostrado que los análisis de líquido espinal, que requieren una punción en la médula, pueden detectar los primeros síntomas de Alzheimer, que afecta por lo menos a 26 millones de personas en todo el mundo.

Empresas de diagnóstico por imagen como Avid Radiopharmaceuticals, GE Healthcare -perteneciente a General Electric- y la alemana Bayer compiten por terminar sus ensayos clínicos sobre nuevos agentes que puedan hacer visibles las lesiones cerebrales conocidas como placas en las tomografías por emisión de positrones (TEP).

Sid O'Bryant, del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Tecnológica de Texas, explicó que un análisis de sangre podría hacer mucho más sencillo el diagnóstico del Alzheimer.

"El análisis de sangre es accesible para todo el mundo. Cualquier centro médico puede hacerlo. Incluso las enfermeras de asistencia a domicilio podrían hacerlo", dijo O'Bryant, cuyo hallazgo fue publicado en la revista médica Archives of Neurology.

El Alzheimer, una enfermedad cerebral incurable y degenerativa, es la causa más común de demencia. Actualmente se diagnostica mediante la observación de sus síntomas, y sólo puede confirmarse mediante el examen del cerebro después de la muerte del paciente.

Para conseguir imágenes del cerebro, los pacientes necesitan tener acceso a un centro donde se puedan hacer las pruebas correspondientes, mientras que el análisis medular requiere de una punción lumbar, un doloroso procedimiento que la gente preferiría evitar, dijo O'Bryant en una entrevista telefónica.

El problema de las pruebas sanguíneas, agregó el experto, es su precisión.

Los análisis de sangre de O'Bryant examinan más de 100 proteínas, combinando esos datos con otra información sobre los pacientes, como por ejemplo si éstos tienen el gen APOE4, que aumenta el riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer.

Posteriormente, un análisis informático obtiene una puntuación que evalúa las posibilidades de que el paciente desarrolle la condición. Los investigadores calcularon esa puntuación en personas con y sin Alzheimer.

"Nuestro porcentaje de éxito global en la detección de la enfermedad es del 94 por ciento", dijo O'Bryant.

El siguiente paso será averiguar si la prueba puede predecir quién desarrollará la enfermedad en el futuro, cosa que la punción lumbar parece haber conseguido.

Otra investigación publicada en la misma revista parece concluir que un medicamento para la diabetes llamado pioglitazona -comercializado bajo el nombre de Actos por Takeda Pharmaceutical- alivia la inflamación que puede eliminar las células cerebrales en los enfermos de Alzheimer.

Un estudio piloto realizado por el doctor David Geldmacher, del Sistema de Salud de la Universidad de Virginia, probó el medicamento en 25 personas, la mitad de ellos con Alzheimer y la otra mitad con unas funciones cerebrales normales. Ninguna de ellas era diabética.

Geldmacher dijo que la investigación había probado que el test es factible y subrayó que éste se había realizado antes de que hubiese ninguna señal de que los medicamentos de ese tipo pueden ocasionar problemas de corazón.

Sin embargo, el experto dijo que los recientes resultados de un estudio concluían que Avandia, de la farmacéutica GlaxoSmithKline, o la rosiglitazona -un medicamento del mismo tipo- no producen beneficios en el tratamiento del Alzheimer.

"Creo que al final los actuales medicamentos para la diabetes no van a resultar efectivos para el tratamiento del Alzheimer", dijo Geldmacher en una entrevista telefónica.

Los investigadores creen cada vez más que la mejor manera de tratar la enfermedad es diagnosticarla en las primeras etapas, antes de que las proteínas tóxicas que se forman en el cerebro eliminen demasiadas células.

(Traducido por Aida López en la Redacción de Madrid; Editada en español por Ana Laura Mitidieri)


Web-Stat web statistics