Una historia: ejercicio pasa de ser una obligación y se convierte en placer


#1

En este camino de cambio de hábitos hay cosas que cuestan mas que otras, a algunas personas les cuesta mas regular la ansiedad por dulces, harinas o comidas procesadas, a otras regular los niveles de estrés, a otras comenzar a hacer ejercicio y hacerlo de una manera regular.

Y de eso quería hablarles un poco hoy, cuando eres diagnosticado con una condición como la diabetes, una de las cosas que el doctor te recomienda es por lo menos 30 minutos de ejercicio al día, lo que para algunas personas puede ser un tiempo muy corto pero para otras una eternidad.

Y es que el ejercicio no solo tiene beneficios para las personas que viven con una condición, el ejercicio es algo que todos deberíamos incorporar en nuestro estilo de vida porque nos ayuda a tener mas energía, dormir mejor, mantener nuestro peso, regular la presión arterial, regular niveles de azúcar en sangre etc. Sin embargo, en el caso de mi esposo que vive con diabetes tipo 2, es algo que le ha costado incorporar en su estilo de vida mas que los cambios en la alimentación.

Hasta hace unos meses Juan mi esposo hacía ejercicio no por placer sino por receta médica y a veces cuando salíamos a caminar, a regañadientes me decía, “esto para mi no es placer, lo hago como si fuera una medicina que me tengo que tomar”, habíamos intentado diferentes opciones pero no le gustaba ninguna.

Sin embargo, en esas caminatas siempre le decía que tenía que encontrar algo que realmente le gustara, que no fuera una obligación sino algo que realmente moviera su entusiasmo, y así fue como en otro día de ejercicio al aire libre, conversando dimos con algo que amaba hacer cuando era niño, que por una cosa u otra tenía mas de 20 años sin hacerlo y es montar bicicleta. Mi esposo tiene mil historias de cuando era niño, donde pasaba horas en la bicicleta y mi suegra lo regañaba para que fuera a comer porque no quería hacer otra cosa.

Hace tres meses compró una bicicleta, casco, luces y todo lo necesario para estar seguro y ha hecho una ruta alrededor de nuestra casa de unos 40-45 minutos, además a primera hora de la mañana cuando tiene mas energía y no pelea con el cansancio de todo el día de trabajo.

Si soy sincera en mi caso siempre me ha gustado hacer ejercicio, el gimnasio, la zumba, yoga pero no todo el mundo es igual, y desde que comenzamos este camino de cambio de hábitos veía como era algo que a mi esposo le costaba muchísimo, sin embargo, ahora el cambio ha sido enorme, ha sido súper constante, solo descansa un día a la semana y ya no es una obligación sino una diversión.

Mi recomendación es que busquen algo que les guste hacer, que no sea el ejercicio que los demás hacen, que realmente mueva el entusiasmo, se atrevan a probar algo nuevo, algo que siempre hayan querido intentar hacer como yoga, zumba, pilates, natación o algo que hacían cuando eran niños y que dejaron de hacer hace mucho tiempo, de esa manera podrán ser constantes y disfrutarán de todos los beneficios que hacer ejercicio nos proporciona.


#2

A mi me gusta mucho la bici aunque solo la uso para ir al gimnasio por que en las mañanas el tráfico es muy pesado y es mas rapido llegar en bicicleta que en auto, aún cuando estoy a menos de 5 minutos en auto, con un buen flujo de tráfico, si llueve puedo hacer 20 minutos en ese mismo trayecto, por eso me decidí por la bici, aunque ahorita que ya comienza a hacer fresco en la mañana me voy en carro, :sweat_smile:


#3

que rico Selene que la puedas usar para ir al gym, todo cuenta y si ya cuando cambia el clima es un poco mas retador, aunque te cuento un secreto: en mi caso nunca aprendi a montar bicicleta :roll_eyes: jeje fui una niñita super precavida y nunca me atreví, aunque es algo que me encantaría hacer porque mi esposo lo disfruta mucho


#4

Cuanta razón, como todo en la vida tenemos que buscar la actividad física que nos encante. A mi me fascina el yoga y Pilates, tristemente hace mucho no doy con una clase que me encante. Seguiré buscando…


#5

Ellen pues si fuiste una niña precavida sé ahora una mujer atrevida. Decidete a aprender a andar en bicicleta, no te arrepentirás, además de seguro cuentas con el apoyo de tu esposo.


#6

sii María, siempre me dice que me anime y aprenda, voy a intentarlo, sería un gran logro para mi :wink:


#7

Sabes Ellen aquello que nos metieron en la cabeza de que " loro viejo no aprende a hablar"…( y no es que te estoy diciendo que eres vieja, no, Dios me libre de tal cosa…tú me entiendes)…ese refran yo no lo creo así. Si uno se propone a algo lo logra. Por ejemplo hace mas o menos 8 años aprendi a leer y escribir en Braile, tu sabes, la escritura para invidentes y este año me propuse aprender a tocar el cuatro y voy adelantada aunque por las muchas ocupaciones falto a las clases…pero ahi voy un paso adelante y dos pa´tras :laughing::laughing::laughing:

Es emocionante aprender cosas nuevas no importa la edad …y mira que soy una joven pasadiiiiiiiiita del medio siglo.


#8

wow María eres ejemplo para muchas personas, y si como dices yo tampoco creo en esa frase de Loro Viejo no aprende a hablar, lo que hay es que tener disposición y ganas de hacer las cosas…me encanta que aprendiste a escribir en braile, es algo que deberían de enseñar a todas las personas :wink:


Web-Stat web statistics