Vencer el Miedo


#1

Vencer el miedo

Dos hombres fueron condenados. La sentencia consistía en que en un día determinado, en veinte años, serían torturados lentamente hasta la muerte.
Al escuchar la sentencia, el más joven se retorció de la pena y del dolor, y a partir de ese día, cayó en una profunda depresión.

“¿Para qué vivir?” se preguntaba, "si de todas maneras van a arrebatarme la vida, y de una manera inconcebiblemente terrible?"
Desde ese día nunca fue el mismo. Cuando alguno de sus cercanos, compadecido por su estado, le ofrecía apoyo para tratar de alegrarlo, respondía rencorosamente diciendo:

  • Claro, como tú no tienes que cargar mis penas, todo te parece fácil.
    En otras ocasiones también replicaba:
  • Tú no sabes lo que sufro, no es posible que me entiendas…
    Y, a veces, alegaba en voz alta:
  • ¿Para qué me esfuerzo? Si de todas formas…

Y así, poco a poco, el hombre se fue encerrando en su amarga soledad y murió mucho antes de que se cumpliera el plazo de los veinte años.

El otro hombre, al escuchar la sentencia, se asustó y se impresionó, sin embargo a los pocos días resolvió que, como sus días estaban contados, los disfrutaría.
Con frecuencia afirmaba:

  • No voy a anticipar el dolor y el miedo empezando a sufrir desde ahora.
    Otras veces decía:
  • Voy a agradecer con intensidad cada día que me quede.
    Y, en vez de alejarse de los demás, decidió acercarse y disfrutar a los suyos, para sembrar en ellos lo mejor de sí.

Cuando alguien le mencionaba su condena, respondía en broma:

  • Ellos me condenaron, yo no me voy a condenar sufriendo anticipadamente y, por ahora, estoy vivo.

Fue así que, paulatinamente, se convirtió en un hombre sabio y sencillo, conocido por su alegría y su espíritu de servicio.
Tanto, que mucho antes de los veinte años, le fue perdonada su condena.

El 99% de tus miedos no se realizarán. Cree en tu fuerza, disfruta la libertad de ser feliz. La verdadera libertad no está en lo que haces, sino en la forma como eliges vivir lo que haces, y sólo a ti te pertenece tal facultad.


#2

Todo el mundo tiene miedos, y son inevitables. Hay que vivir el día a día, y el futuro… es tan incierto que nadie está a salvo de nada. Lo que pasa es que los diábeticos vamos sobre aviso y nos adelantamos, intentamos cuidarnos lo mejor posible para que lleguemos al futuro de la mejor manera.


#3

Muy buen aporte Luis Carlos.

La gente exitosa suele decir que la mayoría de las cosas que temieron que sucedieran en su vida, nunca llegaron, lo cual nos dice que muchos desaprovechamos el recurso no-renovable más valioso que tenemos; el tiempo.
Vivir preocupado no le ha servido aun a nadie para resolver un problema, sino al contrario, lo agranda. Lo mejor para un problema no es preocuparse sino ocuparse.

Saludos,
Daniel


#4

Que dificil es a veces manejar tus temores cuando enfrentas situaciones tan difíciles y críticas, cualesquiera que estas sean, como que no te suena lógico andar de buen ánimo cuando sabes que la situación “no lo amerita”.

Pero luego entiendes que el mejor camino es enfrentar el asunto con el mejor ánimo sin duda…

Gracias por compartir!


#5

Gracias Luis Carlos por compartir esto con nosotro, estoy pasando por una situación dificil y me ha hecho recapacitar, Gracias también Tamara, Daniel, George, son palabras muy reconfortantes. Hay que seguir adelante y dejar los miedos de lado, pero…¡¡¡¡como cuesta a veces!!!

Saludos desde España


#6

Sin duda que cuesta vencer el miedo, de ahí que al lograrlo podemos estar realmente orgullosos, pues al vencerlo nos preparamos para cosas grandes.
Siro dijo “Nadie llegó a la cumbre acompañado por el miedo” y me parece irrefutable, como lo es el que el deseo vence al miedo.
Un abrazo,
Daniel


#7

hola !
muy buena y llena de verdad la refrexion, al pricipio el miedo llena todo, yo veia a mis hijas
lloraba mas , pensaba en las cosas que ya no haria con ellas cuando me muriera!!!
estaba mal gastando esos momentos tan bellos en lamentaciones ,

pero gracias a Dios lo pense mejor y aki estoy luchando porque este con ellas , hasta el final
no me ire antes , claro que no…


#8

Excelente enseñanza, pocos son mis miedos no los niego, pero como soy pequeño casi nada me da miedo, ahora bien, este material le sirve a mi mami que desde que estoy con mi nueva condición vive llena de miedos, creo que se ha ido recuperando poco a poco y la entiendo, yo de mi parte la abrazo y la lleno de besos y aunque no hablo bien se que ella capta el mensaje “arriba mi manager, tu eres fuerte y por eso yo lo soy”.

Gracias por esta reflexión amigo…


Web-Stat web statistics