Y los Argentinos y sus investigaciones: "BEBIDA PARA NO TENER HAMBRE"


#1

Experimento para aumentar la saciedad

El Departamento de Investigación de la Sociedad Argentina de Nutrición Clínica inició el desarrollo de un alimento en forma de bebida, que pudiera ser de ayuda para controlar el apetito.

Dr. Carlos Washington Castells

La obesidad y el sobrepeso se presentan en este siglo como una epidemia, causada por malos hábitos y desajustes en la conducta alimentaria y el estilo de vida "normal" del individuo. Podríamos teorizar qué es un hábito normal o ideal y qué no, ya que si tomamos la definición de normalidad, podemos pensar que este estado de conducta hipercalórica y de vida sobre-exigida, con un alto componente de sedentarismo, es lo normal para una gran parte de la población mundial, de hecho, por esa razón se le ha dado en llamar "la epidemia de Obesidad".

Entonces, es allí donde podemos reflexionar y pensar que si esta conducta llega a ser normal, el ser humano podría llegar a desarrollar mecanismos de adaptación fisiológica, tendientes a minimizar los riesgos para la supervivencia que, por otra parte, es lo que nos ha mantenido vivos en el planeta.

Este instinto genético de supervivencia podría sufrir profundas adaptaciones de tipo fisiológicas como, por ejemplo, pasar a un menor aprovechamiento de la oferta calórica, o bien, adaptar el organismo a esta nueva situación, con lo que dejarían de ser tan frecuentes las patologías asociadas a la obesidad.

Quizás este cambio ya esté comenzando. Por lo pronto, en un llamativo estudio recientemente publicado, se puede observar que un 50% de los pacientes con sobrepeso y un 33% de pacientes con obesidad no tienen complicaciones en su salud, a pesar de que los médicos solemos ser terminantes y pragmáticos acerca de la causa-efecto en relación con la obesidad y las enfermedades cardiometabólicas (1).

Mas allá de lo polémico y motivador que pudiera resultar este tipo de análisis, es importante destacar que la lucha contra el sobrepeso y la obesidad se está librando en todas partes. Se nota una fuerte presencia en los medios de comunicación que incitan a volver a una vida saludable, dejar el estrés en el trabajo y disfrutar de comidas sanas y livianas. Esta situación ideal dista mucho de la realidad cotidiana, donde el hombre común prefiere la comida rápida para volver al trabajo o incluso para no salir de él, o no dispone del tiempo necesario para relajarse o para realizar actividad física. Este tipo de individuo es el candidato ideal para desarrollar no sólo sobrepeso, sino una serie de patologías ligadas a su estilo de vida.

El análisis de esta situación nos lleva a pensar que quizás no sea posible cambiar el hábito de un gran número de personas, por lo que se hace imperioso buscar una solución que se adapte a las necesidades de la vida moderna, tal como la conocemos.

Este tipo de soluciones podría estar apareciendo de la mano de los alimentos funcionales, que no sólo proporcionen menores niveles energéticos con el mismo sabor, sino que además incorporen sustancias útiles para el control del apetito (aumento de saciedad) o bien ayuden a disminuir el estrés y la ansiedad.

Un proyecto en forma de bebida

Bajo el concepto antes expuesto, el Departamento de Investigación de la Sociedad Argentina de Nutrición Clínica inició el desarrollo de un alimento en forma de bebida que pudiera ser de ayuda para controlar el apetito, pero que además proporcionara alguna característica saludable, más allá de producir saciedad y de disminuir el aporte energético.

Siguiendo la tendencia actual en el campo de la dietética, optamos por un alimento que fuera bajo en carbohidratos, con muy bajo tenor graso y que además pudiera gelificarse para proporcionar sensación de saciedad.

Este producto, que se encuentra en fase experimental, fue concebido en base a un mix de proteínas de origen vegetal y animal de alta solubilidad, a la que adicionamos levadura de cerveza, una mezcla vitamínica y mineral más un compuesto denominado CRB-1, proporcionado por Laboratorios SIGMA, que actúa como gelificante y está compuesto de mucílagos, gomas y otros aditivos que proporcionan un gel estable a pH ácido.

Implementamos el uso del producto en un grupo de pacientes, de manera observacional, sin confrontarlo aún con un grupo control, ya que nuestro objetivo todavía está centrado en el diseño del producto. Este tipo de bebidas ya han sido probadas con éxito y se proponen como una alternativa interesante que complementa el plan dietético integral (2).

Efecto anorexígeno y saciedad

Nuestro aporte, en este caso, fue sumar proteínas a la mezcla logrando una relación de 30/50/10/10 (Proteínas, H de C, Grasas y Fibra). La suma de un concentrado proteico mixto (vegetal y animal) viene sustentada en el hecho de que este tipo de relación entre macronutrientes ha mostrado mejores resultados en el control del sobrepeso, disminuyendo el apetito por aumento de la Ghrelina y disminución de la Leptina (3). Este efecto anorexígeno moderado se suma a la saciedad producida por el contenido en fibras y mucílagos.

Por otra parte, una ingesta moderadamente aumentada de proteínas ha demostrado ser capaz de inducir a la producción de péptido intestinal YY, responsable de la supresión central del apetito (4).

Por último, el aporte de fibras solubles ricas en galactomananos (Fibra Guar) aportan beneficios extra sobre el control de la glucemia, tanto en individuos diabéticos como normoglucémicos. Sobre este último punto, existe variada y consistente bibliografía, aunque un reciente estudio profundiza sobre los efectos en el tratamiento de la obesidad (5).

Nuestros resultados preliminares son muy alentadores, ya que hemos observado una disminución variable del apetito de entre 2 y 4 hs. después de la ingestión del preparado. Este aumento de saciedad es suficiente para ayudar al individuo a cumplimentar su plan alimentario o simplemente para controlar los denominados "ataques de hambre", producidos por la falta de ingesta a intervalos regulares.

Bibliografía

1. Wildman RP, Muntner P, Reynolds K, McGinn AP, Rajpathak S, Wylie-Rosett J, Sowers MR.Abstract. The obese without cardiometabolic risk factor clustering and the normal weight with cardiometabolic risk factor clustering: prevalence and correlates of 2 phenotypes among the US population (NHANES 1999-2004).Arch Intern Med. 2008 Aug 11; 168 (15):1617-24.

2. Pelkman CL, Navia JL, Miller AE, Pohle RJ. Novel calcium-gelled, alginate-pectin beverage reduced energy intake in nondieting overweight and obese women: interactions with dietary restraint status. Am J Clin Nutr. 2007 Dec; 86(6):1595-602.

3. Foster-Schubert KE, Overduin J et al. Acyl and total ghrelin are suppressed strongly by ingested proteins, weakly by lipids, and biphasically by carbohydrates. J Clin Endocrinol Metab. 2008 May; 93(5):1971-9. Epub 2008 Jan 15.

4. Cell Metabolism 2006; DOI: 10.1016/ j.cmet.2006.08.001.

5. Brennan CS.Dietary fibre, glycemic response, and diabetes. Mol Nutr Food Res. 2005 Jun; 49(6):560-70.


#2

Fuente: Revista Énfasis Alimentación.


Web-Stat web statistics